Actualmente en los CIJ se atiende a 80 personas que consumen “cristal”: director

Actualmente en los CIJ se atiende a 80 personas que consumen “cristal”: director
Las autoridades advierten que ha crecido la producción de drogas sintéticas en el país ■ FOTO: LA JORNADA

■ “Se ha marcado más el consumo en comparación con el 2017”

 

Pedro Rodríguez de la Torre, director de los Centros de Integración Juvenil (CIJ) Zacatecas, mencionó que en los últimos dos años se ha observado un incremento en el número de consumidores de la droga llamada “cristal”, por su permisibilidad.

Actualmente en los CIJ son atendidas 80 personas que tienen contacto con esta droga.

Tan sólo en este año se ha marcado más el consumo en comparación con el 2017, pues aumentó 18 por ciento el número de pacientes que consume cristal, ya sea de forma experimental, ocasional o recurrente.

Mencionó que entre los jóvenes de 13 a 19 años, las principales drogas ilegales de consumo son la mariguana y el cristal, en ese orden. Mientras que en los adultos, de los 22 años en adelante, reportan consumo de mariguana y le sigue la cocaína.

El especialista señaló que este aumento en el consumo se debe a que los jóvenes pueden conseguir de manera más fácil la droga. Otro factor es que existe demasiada permisibilidad en el tema familiar, donde hay flexibilidad para ciertas conductas nocivas. Aunado a que los jóvenes por su edad e inexperiencia tienen una baja percepción del riesgo.

Advirtió que el problema con esta droga es que es una sustancia sintética. Y presenta daños a la salud, por ejemplo, afecta los pulmones, al ser aspirada, así como los riñones, hígado, y la capacidad de retención de memoria y de respuesta.

Al ser una droga estimulante, al momento de dejar de consumirla, puede causar depresión. Y esto provoca en el consumidor cuadros severos de depresión, así como de ansiedad, lo que origina que aumente el consumo.

En este sentido, la droga afecta las áreas del trabajo, el espacio escolar, la convivencia en el entorno familiar. Puede incrementar las posibilidades de que el consumidor se involucre en conductas nocivas.

Un ejemplo puede ser el robo en el mismo hogar, el robo a transeúnte o negocios para adquirir dinero y seguir comprando droga. Existe la posibilidad de que se involucren en el narcomenudeo, para que el consumo sea más fácil.

De la Torre detalló que se trabaja de 3 a 6 meses en el proceso de rehabilitación para empezar a notar cambios, pero para que una persona deje de consumir una droga de este tipo, se habla de 90 días de hospitalización para desintoxicar, sensibilizar e iniciar a la persona en un tratamiento. Para que el tratamiento sea efectivo se habla de un proceso de 3 a 4 años de tratamiento.

En este sentido, recomendó a los padres de familia poner atención en los cambios de conducta de sus hijos. Si se observa una señal de alerta, buscar el apoyo de un especialista, para confirmar o descartar el consumo. Y así generar un programa de intervención en corto tiempo. No sancionar, sino acompañar y apoyar para buscar alternativas de solución en equipo.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70