La absoluta importancia de la Formación Política en los partidos

La absoluta importancia de la Formación Política en los partidos

Venimos de un periodo de profunda crisis del sistema de partidos a causa de su desideologización lo cual ha significado que su actuación se desarrolle al margen de orientaciones y un sentido que, al final de cuentas, se expresa en una agenda programática. La ausencia de vida programática llevó a la política por la senda del pragmatismo que reduce sus objetivos a la colocación de sus militantes en los puestos de dirección del Estado, sin importar lo que ahí harán. Las negociaciones son meramente aritméticas y con la lógica del casino: cuántos puestos por cuántos votos. El efecto de esta situación fue la disminución a cero de la calidad de la democracia. Una democracia sin contenidos que, a su vez, se manifiesta en gobiernos mediocres.

Con lo cual, queda muy nítida la relación entre el tipo de sistema de partidos y la calidad de los gobiernos. El diagnóstico que pone de manifiesto el desencanto en la democracia, afirma que esta última no ha logrado resolver los grandes problemas púbicos. Los ciudadanos observan que los políticos hablan de mejores escenarios democráticos, pero la pobreza sigue rígida y la desigualdad cada vez peor. El tema es que la democracia de casino de los partidos ha sido la causante de dicho desencanto. La solución a la democracia de casino es poner en el centro las agendas programáticas en el interior de la vida partidaria. Todos los partidos tienen en sus organigramas carteras o institutos de formación política, pero los convirtieron en centros de propaganda. Las ideas las denigraron a spots.

Ahí radica la importancia de volver a la formación de cuadros, a la educación política y a la capacitación en procesos de gobierno. Regresar a la ideología es devolver a los partidos sus colores específicos, los principios bajo los cuales norma su conducta y orienta su práctica. Sólo con educación política los militantes pueden debatir las estrategias y las grandes decisiones que le dan rumbo al Estado. Y una cosa de suma importancia: si llegan a ser gobierno podrán implementar los programas que dicen abanderar.

Por lo antes dicho, es reconfortante saber que hay un partido que nace con la preocupación de formar a su militancia. Podemos compartir o no la ideología de Morena, pero es bueno que emprenda en serio la capacitación política de sus miembros. Ojalá y todos los partidos hagan lo mismo, desde la mirada particular de las ideas que justifican su existencia. Lo importante es desterrar el desolador pragmatismo en que se hundió el sistema de partidos completo. Mejorar la calidad de la democracia pasa por expandir la educación política de las personas que dan vida a los partidos. Aplaudimos la iniciativa de crear un instituto de formación política en Morena, sólo falta saber cómo lo planten hacer: con qué contenidos y formatos van a trabajar. Esa es otra discusión, que será muy interesante entablar. La educación no sólo liberará al país, salvará a los partidos de la mediocridad en la que ahora mismo están hundidos.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70