Las + Recientes

La MIA de la presa Milpillas: suposiciones falsas, omisiones y contradicciones

La MIA de la presa Milpillas: suposiciones falsas, omisiones y contradicciones

La Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) para la presa Milpillas está disponible en el sitio de Internet de Semarnat (http://www.semarnat.gob.mx/gobmx/transparencia/constramite.html. Clave del proyecto: 32ZA2015HD020). Consiste de tres documentos: El Resumen Ejecutivo, el Estudio de Factibilidad y el Resolutivo. Además, se menciona la existencia de dos anexos no disponibles en el Internet ni en las oficinas regionales de Semarnat en Zacatecas.
El Estudio de Factibilidad es el principal documento y el más largo. Tiene 542 páginas. Fue elaborado por el Gobierno de Zacatecas y la Conagua a un costó de más de 16 millones de pesos. Sin embargo, como observa el Instituto Mexicano de Tecnología del Agua en su opinión técnica al respecto, carece de información básica: por ejemplo, un cálculo para estimar el caudal del río en diferentes temporadas del año, la elevación y la longitud de la cortina, el volumen del agua que se pretende capturar y la calidad del agua. Se presenta esta información en forma resumida en el Resolutivo de Semarnat.
Con todo, la MIA está repleta de suposiciones falsas, omisiones de enorme importancia y contradicciones internas. Aquí presentamos tres botones de muestra.
1) En varias partes de la MIA se señala que el agua de la presa Milpillas permitirá que los acuíferos en la región centro de Zacatecas se recuperen de la sobreexplotación. De hecho, esta es la piedra angular de la justificación del proyecto y se repite múltiples veces en la MIA. Sin embargo, en ningún lugar se presentan los datos y cálculos correspondientes para respaldar esta afirmación. Resulta ser una suposición falsa. Según los datos de Conagua, los cinco acuíferos en la región centro de Zacatecas (Aguanaval, Benito Juárez, Calera, Chupaderos y Guadalupe-Bañuelos) tienen un déficit total de 261.3 millones de metros cúbicos anuales (Mm3/año). Según el Resolutivo, el acueducto tendrá la capacidad de transportar 1,300 litros por segundo de agua a la región centro (entre Fresnillo y la Zona Conurbada de Zacatecas y Guadalupe), equivalente a 41.0 Mm3/año. Si esto resulta en un alivio de la misma magnitud en la explotación de los acuíferos, estos todavía serán sobreexplotados a una tasa de 220.3 Mm3/año.
2). Omite analizar los impactos ambientales aguas abajo de la cortina. El Estudio de Factibilidad señala que aguas abajo de la presa habrá “menor disponibilidad de agua, destinada para el consumo humano y para el riego de terrazas fluviales a lo largo del cauce del río”. Advierte que esta situación “puede producir molestias e inconformidades sociales de las poblaciones humanas de localidades ubicadas aguas abajo del embalse”. Sin embargo, no incluye un análisis de estos impactos. Es más, según el Resolutivo (p. 28) el escurrimiento medio mensual del río Milpillas es sólo 44.7 Mm3/año. Esto quiere decir que, si el acueducto opera a su capacidad, desviará el 92% del caudal del río Milpillas.
3) No queda claro qué parte del volumen del agua extraída de la presa está destinada a llegar hasta la región centro del estado. La confusión se genera porque en algunas partes del Estudio de Factibilidad se señala que el proyecto beneficiará a todos los municipios que el acueducto cruza (ocho en total), al incrementar la disponibilidad de agua para el consumo público urbano, la agricultura y otras actividades productivas; mientras que en otra partes del texto se sugiere que el agua es sólo para el corredor Fresnillo-Zacatecas-Guadalupe. Además, en varias partes del documento se menciona que el agua de la presa Milpillas será no sólo para el consumo público urbano, sino también para proveer más agua para las actividades industriales y de servicios.
Con todo, las suposiciones falsas, las omisiones y las contradicciones en la MIA son tan graves que el proyecto debe pararse de inmediato, antes de atropellar más los derechos humanos de [email protected] ejidatarios y luchadores sociales, y antes de destruir más el territorio de El Potrero y Atotonilco. Pues, como se detalla en una serie de artículos de análisis críticos en torno a la presa Milpillas que saldrá próximamente en la revista El Observatorio de la Unidad Académica en Estudios del Desarrollo de la Universidad Autónoma de Zacatecas, ésta no es una solución a la crisis de agua en la región centro de Zacatecas; su lógica es más bien la de un negocio para lucrar con el agua. Existen alternativas mucho más económicas que giran en torno a la participación ciudadana en la gobernanza del agua, la priorización del agua subterránea de mejor calidad para satisfacer las necesidades humanas básicas, y la difusión de tecnologías para reducir pérdidas y para hacer mucho más eficiente el uso y consumo del líquido vital.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70