Preocupante, que se haya normalizado el asesinato de periodistas: Luis Medina

Preocupante, que se haya normalizado el asesinato de periodistas: Luis Medina
Eleazer Name, Rosy Gausin, Maria de la Luz Dominguez Campos, Claudia Martínez Sánchez y Luis Medina Lizalde FOTO: ALMA RÍOS

Realizan la Mesa Redonda sobre Libertad de Expresión y los Derechos Humanos

 

“Es muy preocupante que se haya normalizado el asesinato de periodistas y que no produzca una gran reacción –social- de repudio”. En cada ocasión, el episodio se ha convertido en un tema del gremio y de los familiares. Esto conmina a reflexionar acerca de “cuál es la distancia que debemos eliminar”, la que nos separa de la sociedad o la que lo hace del Estado. Un Estado que se encuentra en calidad de “piltrafa”, luego que acaba de mostrar “su reducción al mínimo con los tráileres que portaban cadáveres en Guadalajara…un Estado así no la da justicia a nadie”, dijo Luis Medina Lizalde.

Observó que los periodistas seguirán en su “macabra rutina de lamentos” cada vez que otro de los suyos sea atacado, hasta que se asuman como parte de “una sociedad en movimiento”.

Así propuso que el horizonte del periodismo debe fijarse en “la alianza con esa sociedad”; y observó que si insiste “en seguir siendo vocero del poder debe llamarse de otro modo, pero no periodismo”.

En su papel en la defensa de los derechos humanos advirtió otra vez, debe asumir que “no va a haber una salida para los periodistas que no forme parte del mismo desenlace para todos los mexicanos”.

El columnista agregó a la lectura, la necesaria autocrítica del papel histórico que ha jugado el periodismo mexicano “respecto de la realidad que nos ahoga a todos”.

“¿Durante cuántas décadas el periodismo encubrió la tortura; periodistas en particular ¿Durante cuánto tiempo el periodismo se volteaba para otro lado para no transmitir lo que era incómodo para el poder?”.

Medina Lizalde también observó que desde el oficio periodístico en México se han aportado al país “muchos héroes civiles”, sin dejar de acotar que si se requiere para ejercer la profesión en esta sociedad, el ser valientes, es que no es democrática ni civilizada ni madura.

Advirtió que el periodismo se mantendrá en un dilema mientras no se conquiste un orden institucional que ya no subordine su labor a los convenios de publicidad que implican asumir la línea del poder, y al que se refirió como “un candado” del cual no ha podido liberarse.

Ante este escenario la disyuntiva se presenta en su deslinde del poder o de la sociedad, “no hay medias tintas en esto”, subrayó.

Luego que en aras de una racionalización del gasto público se recorten los recursos a comunicación social ya anunciados por Andrés Manuel López Obrador ante la erogación de su antecesor por este concepto, de más de 60 mil millones de pesos, “muchos esfuerzos periodísticos” serán eliminados, agregó otra advertencia.

Esta fue parte de la reflexión final a que convocó la Mesa Redonda sobre Libertad de Expresión y los Derechos Humanos, evento de clausura de la Jornada de Profesionalización para Estudiantes, Periodistas y Comunicadores realizada el viernes 21 y sábado 22 de septiembre en la Fototeca “Pedro Valtierra” por El Colegio de Licenciados en Periodismo y Ciencias de la Comunicación “Francisco Zarco Mateos”.

También en la mesa, María de la Luz Domínguez Campos, presidenta de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Zacatecas (CDHEZ) expuso la relevancia de la doble dimensión, individual y colectiva o social, de la libertad de expresión, ésta última “que muchos servidores públicos no entienden”, dijo.

La libertad de expresión no solamente es de los medios, periodistas, comunicadores o el gobierno, es un derecho fundamental de todas las personas a emitir las opiniones e información que consideren importantes, ejercerla logra la dimensión colectiva a partir de la cual una sociedad informada de manera diversa, plural y sin discriminación, construye democracias igualitarias, tolerantes e inclusivas, pero también al permitirle deliberar de manera abierta y desinhibida sobre los asuntos que nos conciernen a todos.

En este sentido la jurisprudencia que ha emitido la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ha enfatizado la función democrática de la libertad de expresión como condicionante para prevenir el arraigo de sistemas autoritarios y facilitar la autodeterminación personal y colectiva, dijo.

De allí la importancia de la omisión del Estado mexicano para promoverla, protegerla y garantizarla en sus dos dimensiones.

Al respecto del caso de las agresiones a periodistas que significan la violación al derecho humano a la información, la libertad de expresión y de imprenta, la CIDH emitió en junio de 2018 un informe especial.

Domínguez Campos aludió a “sus datos crudos y reales” que evidencian que los ataques y agresiones a los periodistas repercuten en el debilitamiento del estado de Derecho y la gobernabilidad democrática. Y que el ejercicio periodístico en México es ciertamente una profesión de alto riesgo.

Del 2000 al 2018 han muerto en el país más de 118 periodistas, de los cuales 109 son hombres y nueve mujeres. Doce de ellos han sido víctimas de desaparición forzada. Y se han verificado 52 ataques contra medios de comunicación.

El informe registra 23 casos de agresiones graves a mujeres periodistas, y señala una mayor vulnerabilidad de ellas porque cuando se convierten en víctimas, son luego revictimizadas por las autoridades de Procuración de Justicia quienes no hacen las investigaciones con perspectiva de género pero sí poniendo en entredicho su vida personal, a diferencia de cuando se trata de un hombre.

María de la Luz Domínguez Campos también refirió que el 99.6 por ciento de los casos de agresiones a periodistas que incluyen homicidios, desapariciones forzadas, violaciones sexuales, agresiones físicas y psicológicas y secuestros, no han sido esclarecidos y por tanto se mantienen en la impunidad.

Acciones, más allá
de lamentarse
Por su parte, la periodista poblana Claudia Martínez Sánchez, directora del Colectivo Nacional de Alerta Temprana para Periodistas y Defensores de Derechos Humanos, expuso que Zacatecas aún está a muy buen tiempo de proponer e impulsar estrategias que salvaguarden la vida de los periodistas y sus familias, así como su patrimonio, pues afortunadamente la violencia en su contra “no ha sido tan cruel como en otras entidades”.

“Todos podemos hacer un gran cambio si dejamos de lamentarnos de que están matando a más periodistas y comenzamos ya a buscar estrategias y soluciones”.

Destacó entre las necesarias, la creación de una Ley estatal para la protección de personas defensoras de derechos humanos y periodistas, de la que derive un mecanismo de protección para estos actores sociales, y una Fiscalía Especializada en sus casos también de carácter estatal y autónoma, subrayó.

Martínez Sánchez también se refirió a la necesidad de tipificar y sancionar con severidad la agresión contra mujeres periodistas que está cobrando otras características, luego ellas sufren otro tipo de violencias como la violación y el acoso sexuales. Pero también se expresan mayormente vulnerables, ya que son sus hijos e hijas, quienes están siendo víctimas de ejecuciones, desaparición forzada o violación sexual para tratar de censurarlas.

“Están matando a nuestros hijos, a nuestros seres queridos, están violando a mujeres periodistas”.

Dijo a María de la Luz Domínguez Campos que las Comisión de Derechos Humanos del Estado de Zacatecas y todos los organismos de su tipo en el país, “son ese canal, ese puente, esa mano amiga que a nosotros nos va a ayudar” no solo atendiendo las quejas sino mediante el acompañamiento de los periodistas cuando son violentados sus DDHH.

Reconocimiento
a la CDHEZ
En referencia al actuar de la CDHEZ el corresponsal de La Jornada, Alfredo Valadez, comparó la reacción de Domínguez Campos en el acompañamiento de los periodistas hace cuatro meses, cuando sufrieron agresiones por parte de policías ministeriales, con la que en otro momento, hace 16 años, manifestó el Ombudsman en turno, quien de plano, y luego de ser él mismo amenazado, dijo a los afectados: “No puedo apoyarles”.

“Desde esa perspectiva, mi reconocimiento a la Doctora porque también ella está arriesgando su vida al encarar al poder en turno e intentar ayudarnos a los periodistas”.

Valadez Rodríguez recordó de este episodio que al acudir a cubrir la ejecución de una persona, policías ministeriales “nos agredieron directamente. A un grupo de compañeros les tiraron las cámaras, amedrentaron, nos tomaron fotografías a todos, cuando generalmente ellos andan embozados (que es algo ilegal)”.

Luego en una reunión que se tuvo entre 40 reporteros de distintos medios con el Fiscal General de Justicia del Estado, José Francisco Murillo Ruiseco, “surgieron casos de compañeros que nunca habían hablado de agresiones graves” como el haber sido trepados a patrullas y amenazados por policías de levantarlos.

“Después de esa reunión hace cuatro meses la situación en lugar de mejorar empeoró, porque hoy se hace menos cobertura que antes de estos hechos de violencia cotidiana”, dijo.

“La situación es crítica”, porque además el Fiscal “ya no quiere dar la cara” y el gobernador Alejandro Tello que prometió hace dos años que iba a resolver el problema de la violencia y la inseguridad, desde el primero de ellos manifestó que ya no hablaría del tema y que debería preguntársele al respecto a quien se encuentra en la titularidad de la Secretaría correspondiente.

Sobre la salvaguarda de la integridad física de los periodistas, Valadez Rodríguez observó que quien tiene la obligación constitucional de garantizarla es el Estado mexicano mediante sus tres niveles de gobierno.

Mucho por hacer
El pasado sábado también intervinieron en la mesa, Rosy Gausin, presidenta del Colegio de Licenciados en Ciencias de la Comunicación en Durango, quien mencionó la participación que esta organización ha tenido en la creación de la una Ley de Protección para Periodistas y Activistas de Derechos Humanos en aquella entidad, donde también refirió, aunque han bajado los niveles de violencia para permitir que el gremio haga su labor informativa, “falta mucho por hacer y no se ha hecho un esfuerzo suficiente por parte del Estado para garantizar el ejercicio periodístico. Eso ha dado como resultado la pérdida de compañeros en el ejercicio de su profesión”.

Finalmente el periodista Eleazer Name, impulsor del naciente Colegio de Licenciados en Periodismo y Ciencias de la Comunicación (COLPECC) “Francisco Zarco Mateos”, destacó esta primera actividad como el principio del cumplimiento de los objetivos de esta organización, que situó en profesionalizar del gremio periodístico.

Agradeció el respaldo en esta empresa de la presidenta de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Zacatecas, y del periodista Luis Medina Lizalde, y de todos aquellos que intervinieron en la mesa, a quienes consideró aliados, así como de los periodistas ya integrados al COLPECC.

“Estamos naciendo, a partir de ahora nos abrimos a la opinión pública; esperamos que haya comentarios positivos”.

Se hizo una manifestación de duelo y exigencia se justicia por los 14 periodistas que está 2018 han muerto de manera violenta en el país, el más reciente, Mario Gómez, quien perdió la vida el pasado 21 de septiembre tras un atentado de sicarios, en Chiapas.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70