José Cruz García, mejor conocido como El Estudiante, comenzó a boxear a los 13 años

José Cruz García, mejor conocido como El Estudiante, comenzó a boxear a los 13 años
Arriba de un ring se llega a valorar la vida, opina “El Estudiante”, conocido así porque combinaba sus entrenamientos con el estudio fotos: miguel ángel núñez

Practicar este deporte cambia para bien; fomenta hábitos sanos y forja una disciplina

Entrena de forma gratuita a niños y a jóvenes en un gimnasio que construyó en su casa

 

“En alguna ocasión un alumno dejó de ir a entrenar. Cuando le pregunte por qué, me dijo que su mamá no lo dejaba ir. Hable con ella y me decía que no lo dejaba ir más porque el box era un deporte peligroso. Le contesté que es más peligroso la calle y los vicios que ver a su hijo en un ring”, dice el reconocido ex boxeador José Cruz “El Estudiante” García.

Aunque no se llegue a figurar y a alcanzar la fama como muchos sueñan, practicar este deporte cambia la vida de las personas para bien, dice el ex pugilista, pues les fomenta hábitos sanos y les forja una disciplina.

Quien práctica el boxeo nunca llegará a arrepentirse, pero quien se dedica a la vagancia y a los excesos termina siempre por arrepentirse de perder su tiempo. Ahora, dice orgulloso, es una satisfacción ver a niños y jóvenes cambiar su vida, gracias a él y a que les fomentó el amor por el boxeo.

Arriba de un ring se llega a valorar la vida, opina “El Estudiante”, conocido así porque combinaba sus entrenamientos con el estudio. Se preparó como docente en la Escuela Normal Ávila Camacho.

“Yo invito a los niños y jóvenes a que practiquen el boxeo o el deporte que les guste, pero que dejen la calle. Por eso, en mi gimnasio no se les cobra a los niños, sabemos que sus papás no tienen dinero, son del barrio, y aquí les prestamos guantes, vendas, los apoyamos”, dice el entrenador.

Aunque se debe impulsar este deporte a nivel estatal y reconocer a los talentos que hay, ya que lamenta que el box en el estado no haya tenido apoyo de la asociación de box y lucha de Zacatecas, la cual se fundó hace 40 años.

“Como muchos boxeadores yo soy gente de pueblo, que viene de abajo, y que traemos esa hambre de campeón”, señaló “El Estudiante”

Sin embargo, y aunque hubo una época en que aparecieron destacados boxeadores en el estado, el apoyo hacia los pugilistas era nulo por parte de quienes dirigían la asociación, la cual recibía recursos, pero no se les daba un centavo a los peleadores, señala García.

Además de no darles un pago por su pelea, tampoco se les ofrecía un vaso de agua acabando la pelea para poder enjuagarse la sangre, recuerda el boxeador. Ni un garrafón de agua les llevaban al vestidor.

García empezó a boxear desde los 13 años de edad en el Barrio La Soledad, donde había un espacio donde entrenaba a niños y jóvenes el conocido entrenador Fito Aguayo y Gerardo Espinoza, quien trabajó con los hermanos Jesús y Rafael Aparicio, mejor conocidos en el box como Los Sirenos.

De ellos, recuerda una pelea de box que tuvo con Jesús Sireno, a quien tumbó en el primero round. Aunque reconoce que se confió, pues en el segundo El Sireno le soltó un gancho que lo sacó de combate.

Peleó durante tres años como amateur. Contendió en 50 peleas, comenzando en peleas de cuatro rounds, luego de seis, posteriormente de ocho. Llegó a ser peleador estelar en carteleras de la Ciudad de México, Monterrey, Guadalajara, Durango, Tamaulipas y en la zona del Bajío.

García tuvo el apoyo de su padre, pues observó que se había hecho disciplinad, ya que se levantaba a temprana hora para correr y entrenar y posteriormente iba a la escuela, de ahí su mote de “El Estudiante”.

Peleó en ese tiempo en La Soledad, luego en la Plaza San Pedro, y posteriormente en el palenque de las nuevas instalaciones de la Feria Nacional de Zacatecas. Lugares emblemáticos del boxeo zacatecano y donde se forjaron muchas historias.

“Como muchos boxeadores yo soy gente de pueblo, que viene de abajo, y que traemos esa hambre de campeón, de querer ser alguien en la vida. Y que aunque perdamos una pelea, seguimos aguerridos”, menciona el entrenador.

Después de que se retiró del boxeo, muy joven a los 26 años, puso un costal en su casa, en la colonia Benito Juarez, del municipio de Zacatecas. Poco a poco los niños lo veían golpearlo, y se acercaban.

“Se arrimaron los chamaquitos, no pensaba entrenar, pero les iba diciendo cómo pegar. Después llegaron más niños, y ya tengo más de 20 años como entrenador. La última medalla de plata que obtuvo Zacatecas la ganó Cristobal García, que se formó aquí, y hay otro prosprecto que es Manuel García, que se fue a Estados Unidos y está peleando profesional allá”, comparte Jesús.

Actualmente, el entrenador es promotor de box en el Instituto de Cultura Física y Deportes del Estado de Zacatecas (Incufidez) y continúa entrenando a niños y adolescentes en un modesto gimnasio que improvisó en el patio de su casa.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70