El Preprimer lugar de las Precampañas

El Preprimer lugar de las Precampañas

Terminan una vez más las precampañas electorales rumbo a las elecciones del próximo julio del 2018, y por supuesto que las encuestas no se dejaron esperar. Es claro que las tres fuerzas políticas a nivel nacional, o más bien las tres coaliciones, no esperaron para evaluarse ante sus competidores a través de alguna encuesta. Los resultados varían sin embargo, la tendencia es clara: Meade a la baja, Anaya a la alza, López Obrador estancado pero en primer lugar. Sin embargo, citando al Presidente de Encuestas Mitofsky, Roy Campos, las encuestas sirven para absolutamente todo, menos para saber quién va a ganar, si no, preguntenle a López Obrador.
Este posicionamiento podría considerarse injusto ante sus competidores ya que la cantidad de tiempo y oportunidades que ha tenido Andrés Manuel López Obrador ha sido bastante considerable a comparación de sus adversarios, quienes comparten un denominador en común: nunca habían competido por un puesto de elección pública. A esto podemos agregar que ha formado parte de 3 partidos políticos durante sus 42 años de afiliación partidista, y 12 años en campaña.
Dentro de un análisis muy general de su 60 días de precampaña, podemos comenzar por mencionar las propuestas de Andrés Manuel López Obrador que han sobresalido, como siempre, por ser claramente una oposición extrema y radical a la manera en la que se gobierna actualmente. Tuvimos oportunidad de escuchar, una vez más, unas cuantas propuestas interesantes por parte del precandidato a la Presidencia de la República, por ejemplo, paradójicamente propone la construcción de seis nuevas refinerías en el país, sin embargo alenta a la transición de las energías renovables; o qué decir de la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, la venta del avión presidencial, o la amnistía a personajes del crimen organizado. Tomando estas propuestas como ejemplo, no me da una impresión de una estrategia clara, si no de un discurso enfocado a lo que quiere escuchar cada grupo de personas con el que se reúne.
Entrando un poco en el tema de comunicación, es importante destacar que de acuerdo a un estudio realizado por la Consultoría Intergralia, las principales palabras que ha utilizado López Obrador en su discurso son corruptos, revolución, cúpula y por supuesto, mafia. Al resaltar estas palabras, queda claro que el discurso, lejos de ser inclusivo y propositivo, es un discurso de crítica, culpables y que carece de propuestas que verdaderamente aporten. La intención es toda la contraria, un discurso de odio que se ha alimentando con los años y que aparte, se ha vuelto muy común en diferentes partes del mundo aprovechando la fuerte desilusión y la decepción de los ciudadanos ante los actuales gobiernos que se propaga, ahora, de manera masiva a través de las redes sociales.
Y ya que andamos en el tema de las redes sociales, actualmente AMLO cuenta con una red de poco más de tres millones y medio de seguidores en Twitter, de los cuales únicamente 165 mil se sumaron durante los 60 días de precampaña y se posicionó el ya famoso hashtag #YaSabesQuien, sin duda un gran acierto de su parte, ya que sobrepasó las fronteras de las redes sociales para convertirse en la frase del momento. Debemos tomar en consideración que en México, de acuerdo a Expertaria, el 66% de los mexicanos usa esta red social, que a pesar de ser una cantidad considerable de usuarios, se posiciona por debajo de Facebook, Whatsapp, y Youtube. Mientras tanto, en facebook tiene dos millones y medio de seguidores, de los cuales poco más de 250 mil se sumaron durante los 60 días de precampaña con un promedio de 30 mil reacciones por publicación. Sin embargo, me gustaría resaltar que la estrategia realizada en facebook por el precandidato panista, Ricardo Anaya, fue mucho más comentada y sobresaliente dentro de la red social más usada del país.
A pesar de su discurso tanto en eventos como en redes sociales donde sobresale la crítica hacía el gobierno actual y toda la mafia del poder, Andrés Manuel utilizó sus spots de radio de una manera más inteligente. Mientras sus contrincantes utilizaron este medio para dar a conocer sus propuestas, realizar ataques o realizar mensajes muy genéricos, el precandidato de Morena utilizó el cien por ciento de sus spots para hablar acerca de sus cualidades como precandidato. En este ámbito, podríamos decir que son puntos a su favor, ya que durante estos 60 días nos tocó escucharlo un total de 85 horas de cobertura en medios de comunicación como el radio y la televisión.
Finalmente, ante cualquier análisis de precampaña que podamos realizar de manera objetiva a cada uno de los candidatos, personalmente la mayor sorpresa de estos 60 días no fue necesariamente el notable repunte de Ricardo Anaya en las encuestas, si no la actitud de López Obrador durante este tiempo. Verdaderamente me gustaría resaltar el cambio drástico de actitud del precandidato a la presidencia de la República tan relajada, tan tranquila, incluso bromista. Esto me lleva a una cierta incertidumbre y a preguntarme si su liderazgo en las encuestas lo tiene de buenas, o si acaso estamos siendo engañados y el verdadero él regresará en caso de triunfar el dos de julio.
Lo que si me queda claro es que el preprimer lugar en las encuestas, el precandidato por la alianza de Morena, el Partido del Trabajo y el Partido Encuentro Social, sabe muy bien que independientemente de que su porcentaje en conocimiento y en intención de voto sobrepasa al resto de los precandidatos, echarse a dormir en sus laureles no es opción y que a pesar de que vaya encabezando, por experiencia propia puede saber que las encuestas sirven para saber absolutamente todo, menos quien va a ganar. ■

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70