Falta de oportunidades y empleo de calidad impide convivencia familiar adecuada

Falta de oportunidades y empleo de calidad impide convivencia familiar adecuada

Actualmente los bajos salarios y la falta de oportunidades impiden a los padres de familia poder dar una atención de calidad a sus hijos, pues tanto el padre como la madre deben buscar ingresos para mantener un hogar, porque con un solo salario se dificulta cubrir las necesidades básicas de sus integrantes.

Jorge Magallanes trabaja en una agencia de automóviles, comenta que en ocasiones su trabajo le exige trabajar horas extras y algunas veces llega tarde a casa, cuando ya están dormidos sus dos hijos de 7 y 15 años.

Mientras que su pareja se dedica a colocar uñas postizas a domicilio para generar un ingreso extra. Así que cuando él llega a casa, y su mujer tiene que salir a trabajar, se hace cargo de sus hijos.

Considera que aunque no pasa toda la tarde con sus hijos, les ha inculcado valores, como el respeto y amor al trabajo. Y opina que no es justo que haya voces en los gobiernos que señalen a las familias como las culpables de que exista violencia.

“Hay otras circunstancias, como la falta de empleo y de oportunidades que orillan a muchas personas a delinquir. Generar esas oportunidades y fuentes de empleo bien pagadas es responsabilidad del gobierno, no de los ciudadanos, uno hace su parte, pero ellos también tienen que hacer la suya”, opina Jorge.

Martha trabaja en un puesto de gorditas por las mañanas, mientras que su esposo trabaja en un taxi. Aunque ella trabaja medio día, su esposo en ocasiones tiene que doblar turno o trabajar de noche.

“Si sólo me atuviera a lo que me lleva mi esposo, no la haríamos. Si así, muy apenas ajustamos para los gastos”, dice. Agrega que el problema de la delincuencia no se origina desde las familias, pues opina que en ningún grupo familiar se alienta a que sus hijos sean delincuentes.

“Yo de mi parte, trato de convivir con mis hijas cuando ya estoy en casa, les inculco los valores que me transmitieron mis padres.

Por su parte, Sergio Sosa tiene sólo un hijo. Y a pesar de que no tiene gastos excesivos, su pareja también trabaja. Sin embargo, su empleo le exige estar fuera de casa, a veces hasta por dos semanas, lo que le impide convivir con más tiempo con su familia.

“Pero pues no hay de otra, con estos salarios de miseria los dos tenemos que trabajar. Pero aun así, cuando tenemos oportunidad salimos a pasear en familia. Pero no creo que por vivir modestamente esté creando a un delincuente, le echamos ganas desde abajo”, enfatiza.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70