Las + Recientes

Unas palabras (segunda y última parte)

Unas palabras (segunda y última parte)

Tal vez, por eso, en el caso de la UAPUAZ, uno de los compromisos de los universitarios es, o debería ser también, el convocar a debate académico o a encuentros académicos, de tiempo en tiempo, a las propias y a las demás instituciones educativas del mismo nivel, para cuestiones en apariencia tan concretas como, por ejemplo, intentar o procurar, elaborar, como inicio, un Inventario de las Tecnologías Autóctonas de Zacatecas e incluso, enseguida, tal vez también el de aquellas consideradas de avanzada para intentar llegar a saber, si con ellas ya se han obtenido resultados exitosos en cambiar hacia mejoras ¿sociales, culturales? o si, con base en ellas, ya se han llegado a obtener incrementos de complejidad, posibles, por ser susceptibles de aplicar o de emplear en la solución de problemas locales, sobre todo aquellos considerados urgentes de atender, o bien, en la de problemas añejos, pero requeridos tal vez de mayor imaginación para poder resolverlos e iniciar a ensayar generar espirales virtuosas para avanzar hacia mejores niveles de desarrollo general, humano, social y cultural, en bien de todos.
Tales inventarios, incluido, el de problemas, podrían ser polos de referencia para que contrastados entre sí, (los problemas,) la actividad y los resultados obtenidos mediante la aplicación, en lo posible, de las innovaciones alcanzadas al nivel mundial, regional, nacional o local, aquellos conocimientos y tecnologías de punta, que fueran amigables con el ambiente, se les pudiera convertir, eventual, experimentalmente, por los profesores o los estudiantes, en elementos referentes para procesar y proponer hasta cambios curriculares específicos en lo que el maestro enseña y el alumno aprende, pues ese aprendizaje, al final de su bachillerato, se espera, lo preparará para cambiar, él y su entorno, o incluso, para planear intervenirlo con sentido de desarrollo, económico, social y humano, que también eso es experimental, y con un sentido futuro, en el cual, individual y socialmente se pueda continuar en obtener o alcanzar incrementos crecientes en la complejidad de su sociedad ¿y sus sujetos?
Con todo, eso generaría o contribuiría a generar, ¿una espiral de desarrollo indetenible? ¿O será, o sería eso, una mejor opción que un desarrollo construido con base en colapsos sucesivos y sin control, ni humano, ni social, ni político, ni cultural, por estar convertida(s) hoy la crisis, las crisis, más en una forma de explotar, sin responsabilidad, a la humanidad y no tan proclive a impulsar, con base en ellas, el desarrollo humano, social y cultural? ¿Cómo serían esas crisis? ¿Cómo serían en ellas los ciudadanos, igual o distintos a como son en los mercados? ¿Qué somos en los mercados? ¿Mercancías? ¿En eso devino el ser humano? ¿Sería una alternativa cultural para todos, pugnar y lograr que el bachillerato fuera escuela obligatoria? Interesante perspectiva humana, social, política y cultural, ¿o no? Por supuesto, sin ignorar los actuales esfuerzos, faltan más para trabajar duro, prepararnos y poder unirnos para echar, al basurero de la Historia, al señor Trump.
Por supuesto, hacia esa vida cívica y hacia ese tipo cambio educativo y cultural al que se habría de aspirar y de obrar para poder hacer realidad una creciente consecución social de incrementos en complejidad cultural, social y política. La UAZ y el sistema educativo de nivel superior al estudio de eso podrían orientar, las prestaciones de becas y estímulos a los docentes, cuya norma legislativa tal vez se habría de reformar, con base en la idea de ampliar ese beneficio al fin de poder potenciar más el enriquecimiento académico para que la UAZ de ese modo pudiera contribuir mejor no sólo al desarrollo sino al desarrollo de la complejidad de la sociedad, de la complejidad política y del Estado, además de potenciar estudiar con mayor insistencia y consistencia (y probar) sus posibilidades académicas, sociales, políticas, culturales, en general.
Otra propuesta, en materia educativa, podría ser clave para elevar la comprensión en lectura y matemáticas, por ejemplo: el iniciar, mediante estudio dirigido, a impartir capacitación para el estudio, por parte de estudiantes de Bachillerato, entre educandos de primaria y secundaria, a través de crear, con toda la profesionalidad posible, una especie de Servicio Social del Bachillerato, que ofrecería la capacitación y extensión académica universitaria, necesarias y adecuadas, para contribuir a ayudar (a los estudiantes ¿y a sus profesores?) a enfrentar con mejor éxito los problemas académicos u otros, antes de ingresar a la Educación Superior. La idea de Servicio Social del Bachillerato es originaria de Axel Didrikson Takayanagi, elaborada y discutida en una de sus visitas, anterior, a ésta última. Entonces se pensó: la Escuela Secundaria sería un lugar ideal para que al egresar del bachillerato, los bachilleres pudieran realizar su Servicio Social del Bachillerato.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70