Las + Recientes

Décadas atrás, cuando universidades eran críticas, hubo animadversión del Gobierno Federal

Décadas atrás, cuando universidades eran críticas, hubo animadversión del Gobierno Federal

A pesar de no sancionar la participación de algunos docentes y ex funcionarios en “La Estafa Maestra” ni cumplir con la conformación del Sistema Universitario Anticorrupción (anunciado en el primer informe de labores de la actual administración), el Consejo de la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ) inició este lunes el proceso del Foro de Reforma.

Asistieron como invitados los rectores de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca, Eduardo Carlos Bautista Martínez y la Universidad Autónoma de la Cuidad de México, Vicente Hugo Aboites Aguilar, los representantes de los rectores de la Universidad Autónoma de Nayarit, Adrián Navarrete y de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Héctor Pérez Pintor, así como Axel Didriksson Takayanagui, investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Aboites Aguilar cuestionó que décadas atrás, cuando las universidades eran críticas, hubo animadversión del Gobierno Federal, pero ahora que tienen una visión neoliberal, tampoco se les otorga el apoyo necesario para su funcionamiento. En consecuencia, “la universidad se convirtió en un supermercado de cursos y diplomados”.

En el ámbito de la conducción institucional, comentó que paulatinamente hubo una descalificación a los Consejos Universitarios y a la idea que los estudiantes participaran en ellos, lo cual es necesario porque “en un sistema educativo tan autoritario, la autonomía creaba condiciones de libertad y participación que no existen en ningún otro nivel educativo en el país”.

Después de 30 años de someter a las universidades a esas modificaciones, “la respuesta la tenemos ahora con más claridad, en el sentido de que nos las arreglemos como podamos. No nos querían entonces, cuando éramos universidades críticas y progresistas, pero ahora que nuestras universidades se transformaron en esta idea de universidad neoliberal, tampoco nos quieren”.

Aboites Aguilar señaló que frecuentemente se crean universidades tecnológicas o instituciones politécnicas, mientras las universidades autónomas están a punto de sucumbir e incluso de desaparecer.

“Lo que tenemos que hacer es un balance y decidir qué vamos a hacer nosotros, porque esta ruta está agotada pues se nos dice que aunque seamos de calidad en los criterios que ellos fijan, de todas maneras no aumentan el presupuesto”, dijo.

Consideró que, “lo que lograron con estas políticas fue callarnos, llevaron las universidades a un silencio cómplice respecto a la realidad nacional y ahora no se pronuncian más que ocasionalmente por la inseguridad, los feminicidios o la migración”.

Por su parte, Didriksson Takayanagui se refirió al Encuentro Universidad 2018, realizado en La Habana, Cuba, evento preparatorio de la Conferencia Regional de Educación Superior de la Unesco, donde “me solicitaron expresar este mensaje internacional de solidaridad con la UAZ y las universidades públicas de México”.

El mensaje expone que “los rectores, investigadores, intelectuales, profesores, estudiantes, autoridades, universitarios todos que nos encontramos debatiendo y analizando las condiciones que se presentan en las universidades de América Latina y el Caribe, hemos conocido la terrible condición financiera, operativa e institucional que padecen debido a los sucesivos recortes presupuestales y la falta de una verdadera política de Estado en materia de educación superior, ciencia y tecnología, y al muy escaso interés del Poder Ejecutivo  y de los representantes de las Cámaras de senadores y diputados”.

En lugar de golpear y controlar a las universidades, estas deben ser colocadas en el papel de agentes de desarrollo nacional, aseguramiento de la libertad y la democracia, del pensamiento crítico y de la formación de generaciones de jóvenes.

El pronunciamiento señala que la falta de una política de Estado hacia la universidad pública en México atenta contra los acuerdos y declaraciones que los universitarios han suscrito en las reuniones regionales de la Unesco, expuso Didriksson Takayanagui.

Informó que México ocupa el primer lugar en el mundo en lo que se refiere a tendencia a la mercantilización y privatización de la educación superior, con lo cual se reducen las posibilidades de los jóvenes para acceder a la educación.

En el marco del 50 aniversario de la autonomía de la UAZ, el Rector Antonio Guzmán Fernández convocó a toda la comunidad a sumarse a la iniciativa del proceso interno de reforma universitaria, el cual “se debe emprender con inteligencia y responsabilidad, y es por la dignificación, fortalecimiento y revalorización de las instituciones públicas de educación superior”.

Expuso que la educación superior en México enfrenta una pérdida acelerada de egresados universitarios, ya que se ven obligados a emigrar. Entre ellos hay al menos 1.2 millones de profesionistas, incluyendo 300 mil posgraduados y 30 mil doctores que han abandonado al país en las últimas décadas.

Según comentó, México registra la tasa de gasto por estudiante más bajo de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), además que la tasa bruta de financiamiento de la educación media superior y superior es de sólo 2.2 por ciento del gasto público, el cual se concentra en una decena de universidades públicas, dejando a más de 20 universidades dispersas en el territorio en precariedad y crisis.

Ello limita el incremento de la matrícula y genera condiciones degradadas para la admisión de estudiantes por no contar con los recursos para suficiente para infraestructura, mantenimiento y prestación de servicios escolares de calidad, así como el pago de salarios dignos para los trabajadores universitarios, según explicó.

Guzmán Fernández afirmó también que la universidad pública se ha vuelto un espacio más selectivo, que privilegia a los sectores de medianos y altos ingresos, esto en detrimento de las clases populares que muestran menos posibilidades de desarrollo y se vuelven presa fácil de los mercados laborales altamente precarizados, la migración o actividades ilícitas.

“México atraviesa por un profunda crisis multidimensional que se manifiesta en una violencia creciente, acompañada de elevados niveles de pobreza, migración y violación de los derechos humanos. En este contexto, la universidad pública está llamada a cumplir una misión social estratégica para impulsar un desarrollo incluyente y la consolidación de la vida democrática”, expresó.

Por último, el Rector enumeró los 10 principios fundamentales para enderezar el rumbo de la educación superior en el país: Autonomía responsable, plural y crítica; Universidad como agente de desarrollo y transformación social; pensamiento crítico, creativo y propositivo; Universidad pública como espacio común y libertario; Gobierno universitario democrático y participativo; Gratuidad, inclusión y acceso universal a la educación universitaria; Pedagogía crítica para la formación integral, creativa y emancipadora; Debate académico y político de grandes problemas nacionales, regionales y locales y sus alternativas; Honestidad, eficiencia y transparencia administrativa y rendición de cuentas a la sociedad e Internacionalización de la educación.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70