Café Acrópolis, un centro de reunión cotidiano para las familias del estado

■ Además de la gama de productos que ofrece el lugar, se convirtió en una galería de arte

■ Said Samán y Katie Zajur fundaron el espacio; comenzaron vendiendo pasteles, café turco y nieve

El café y restaurante Acrópolis ha sido, durante años, un punto de reunión para las familias zacatecas, y se ha convertido en parte de la vida cotidiana de muchos ciudadanos. “Para Zacatecas, este espacio ha representado un lugar de reunión de amigos, un lugar informal donde se encuentran personas, donde hay convivencia, incluso aquí se encuentran y conviven los representantes de los distintos partidos políticos”, dice el gerente Frad Samán.

No sólo el buen café, el servicio y la gama de productos son lo que ha mantenido tantos años al restaurante, sino que tiene un atractivo extra, pues el espacio se ha convertido en una especie de galería de arte.

Aquí se pueden encontrar obras de reconocidos artistas locales y nacionales que han tenido la oportunidad de visitar el café. Entre ellos, personalidades como Manuel Felguérez, Pedro y Rafael Coronel. Así como Rufino Tamayo, Francisco Toledo, y escritores como el ya fallecido Carlos Monsiváis, y Elena Poniatowska.

De Rufino Tamayo hay una anécdota de unos escritos que dejó el artista y su esposa. Cuenta que en los años 80 llegó Tamayo al café, acompañado de un grupo de personas y le solicitó que escribiera un saludo para recordar su estancia en el lugar.

Tamayo escribió en un papel que dejaba saludos a los zacatecanos. Cuando le pidió a su esposa Olga que escribiera algo, la mujer puso “lo mismo que mi marido”. Un rato después, se le pidió a Tamayo plasmar un pequeño dibujo.

El Acrópolis ya tiene cerca de 35 años ubicado en el Mercado González Ortega

La esposa, al darse cuenta, escribió en el mismo papel “faltó el cheque”. Lo que sorprendió al gerente, pues no sabía que la mujer del artista también era su manager y no dejaba que regalara sus dibujos ni su obra.

Varios políticos mexicanos han llegado a este café, como el ex candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Luis Donaldo Colosio, el ex presidente Miguel de la Madrid, entre muchos otros, así como gobernadores de la entidad y artistas de la talla de Jane Fonda.

Frad Saman señala que este lugar nació gracias a la iniciativa de su padre, Said Samán Farah y su esposa Katie Zajur. Said, de origen sirio, llegó a Zacatecas porque una hermana de él se había casado con un mexicano, y radicaban en la entidad.

La intención era visitar a su hermana un tiempo, pues extrañaba a su familia. A los 18 años tomó un barco para cruzar el continente. Llegó primero a la ciudad de Veracruz y luego viajo a Zacatecas.

En ese entonces, el joven solamente hablaba el idioma francés y el árabe, no sabía español. Con el tiempo aprendió el idioma y se quedó más tiempo de lo que tenía planeado, por lo que pensó en conseguir un empleo.

Conoció a una persona de origen griego que radicaba en Zacatecas, que tenía una nevería llamada Acrópolis. En ese entonces, el negocio se encontraba en la Avenida México, en donde actualmente está el Banco Nacional de México.

Esta persona le vendió el negocio a Said y él inmediatamente pensó en cambiar el giro del negocio. Comenzó vendiendo pasteles, café turco y nieve. Sin embargo, en ese entonces, en los años 40, los únicos lugares de reunión que existían eran las cantinas, exclusivas para hombres. Las amas de casa y los menores de edad solamente convivían dentro de los hogares.

Frad Samán, gerente del café y restaurante, considera que uno de los factores que ha ayudado a crecer el negocio es que es atendido por familiares ■ FOTOS: MIGUEL ÁNGEL NÚÑEZ

Por lo que pensó que el espacio podría ser enfocado para que se reunieran familias y grupos de mujeres y para iniciar el negocio decidió dejó el nombre original que tenía la nevería, Acrópolis.

Posteriormente, y conforme a la demanda, adquirió una máquina para preparar café americano y poco a poco incluyó platillos hasta convertirse en lo que actualmente es, un café y restaurante formal.

Luego el negocio se cambió cerca de Catedral y en el año del 83, el ex gobernador Cervantes Corona le pidió a Said que se instalara en el Mercado de González Ortega, justo enfrente de la Catedral Basílica.

Al sirio no le agradó la idea al principio, pues anteriormente los ciudadanos solamente realizaban sus actividades de la parte de Portal de Rosales hacía la avenida González Ortega y no había una afluencia de turismo como la que se registra actualmente.

Por lo que temía que fuera a perder a sus clientes. Pero el punto fue estratégico con el paso de los años, y mejoró su ubicación con la ampliación del Centro Histórico. A partir de eso, el café ya tiene cerca de 35 años en este lugar.

Poco a poco fueron llegando los grupos de amigas y amigos con la intención de tomar un buen café y convivir. “Hay personas que tienen 30 años viniendo diariamente. No falla, y llegan a determinada hora, y ya tienen su lugar preferido para estar. Y si éste se encuentra ocupado, esperan por su silla”, dice el gerente.

Incluso, cuando se tiene que cerrar el local por alguna circunstancia, los clientes en tono de broma, reclaman que se interfiera en su vida diaria, pues es un día que no toman su café o su platillo favorito.

Para el locatario, uno de los factores que ha ayudado a crecer este negocio es que es atendido por familiares. Espera que las nuevas generaciones sean quienes atiendan y mantengan Acrópolis durante muchos años más.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ