Andy Warhol, estrella oscura y los ‘millennials’

Andy Warhol, estrella oscura y los ‘millennials’
Andy Warhol. Foto de Jack Mitchell

La Gualdra 312 / Arte

Por primera vez en nuestro país se presentó una exposición tan vasta del artista Andy Warhol, que estuvo en exhibición por un periodo de casi cuatro meses, del 2 de junio al 17 de septiembre. La exposición Andy Warhol, Estrella oscura, muestra otra cara del artista, una que a mí me sorprendió. A través de la curaduría, se hizo una cuidadosa selección de más de cien obras dispersas en los cuatro pisos de este museo, tejiendo un discurso en el que cada objeto encajó a la perfección con una trama provocadora, igual que el artista.

Andy Warhol nació en Pittsburg en 1928 y su verdadero nombre fue Andrew Warhola, nació en el seno de una familia inmigrante de húngaros y creció con fuertes tradiciones culturales. A los nueve años recibió un regalo que le cambió la vida, una cámara fotográfica, y a partir de entonces comenzó a descubrir el mundo por medio de la lente. Estudió la carrera de ilustrador en su ciudad natal pero obsesionado por ser famoso, decidió mudarse a Nueva York en 1949.

Con su estilo único, Warhol le dio la bienvenida a la antesala de las redes sociales; ésta fue una de las premisas de la exposición, a través de exhibir a un repertorio de personajes: famosos, políticos, asesinos, y personas anónimas que terminaron su vida en accidentes fatídicos. Tal vez sea por esta razón y este concepto curatorial que la exposición fue tan visitada por los jóvenes y youtubers que difundieron a través de sus canales la muestra. Esto me sorprendió, en la fila de más de doscientas personas que esperábamos entrar al museo, la mayoría de quienes estaban formados y después de los que deambulaban por las salas de exhibición, eran chicos de entre quince y treinta años. Esto quiere decir que el proyecto curatorial fue exitoso, dirigido a los jóvenes, presentándoles a un personaje nada lejano de la realidad actual: frívolo en apariencia, oscuro en personalidad, individualista al que le gustaba exhibir su vida y la de los otros a través de su arte.

La exposición se dividió en cinco núcleos temáticos organizados de forma temática, ya que cada uno de ellos abarcó distintos aspectos de la vida del artista: los archivos de Warhol, los dibujos de Warhol, el cine de la Factory, Factory Films y la Factory plateada. Títulos atractivos y concretos, con textos cortos. Cada sala tenía cédulas temáticas y algunas de las obras también se acompañaban de breves reseñas sobre el por qué del tema tratado por Warhol. Gracias a este cedulario, complementado con los objetos, no fue difícil hilar y descubrir la historia contada. Otro aspecto sorprendente fue que era difícil detenerse a leer el cedulario, incluso en ocasiones tuve que formarme ya que la mayoría de los que estaban leyendo eran justo los jóvenes. Así que podemos dilucidar que mientras que los textos de una exposición sean breves, con un lenguaje simple y sin academicismos, concretos y con tipografías sencillas, es muy probable que un millennial se detenga a leer.

Al subir por el elevador para iniciar la exposición, entre las indicaciones que se nos dieron fue que no tomáramos fotografías de la obra, tanto por los derechos de autor como por conservación. Pero a cambio de eso permitieron a todo el público, antes de entrar a cada una de las salas, tomarse selfies y fotografías en un fotomural con la obra de Warhol: Cow wallpaper (pink on yellow).

Algo más de sumo atractivo para los visitantes que navegan por Spotify fue que en cada piso estaba la sugerencia de ingresar a esta plataforma musical para escuchar el playlist Andy Warhol, dark start, en la cuenta del Museo JUMEX. Por cierto aún se encuentra activa y es bastante recomendable para transportarse a los años sesenta.

Finalmente en el último piso, en el tema dedicado a La Factory plateada, quienes visitamos pudimos ver distintas fotografías originales del artista con otros famosos y excéntricos. Se ambientó un espacio en el que también se permitieron las fotografías, con globos de helio, tal como el artista lo hizo en su Factory con la intención de “pensar en plateado”. Al salir de este espacio me encontré con el hashtag #WarholMuseoJumex para Instagram. Aquí dejo el link: https://www.filepicker.io/api/file/0mzQrSmRPe97V0a2ZBOp.

En esta sociedad, el hombre hipermoderno, tal como apunta Gilles Lipovetsky, tiene un consumo individualizado, puede llegar a tener una vida alterna, sólo suya a través de internet. Este espacio virtual e individualizado es lo que ahora caracteriza a muchos de los visitantes de los museos y el reto es hacer propuestas vanguardistas, tal como este interesante proyecto del Museo JUMEX que devela a un Andy Warhol oscuro, narcisista, inmerso en las drogas, obsesivo con sus composiciones tautológicas, a una víctima de su propia época.

 

*Curadora.

 

https://issuu.com/lajornadazacatecas.com.mx/docs/la_gualdra_312

 

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ