La ciencia e innovación, ¿para cuál desarrollo?

La ciencia e innovación, ¿para cuál desarrollo?

Todos sabemos que la innovación es esencial para el desarrollo de un país o un estado; la UNESCO afirma que 25 por ciento del crecimiento de una nación en vías de desarrollo se debe al factor ‘inversión en ciencia y tecnología’. Sin embargo, ese es un promedio: hay países que pueden estar por encima de él y otros por debajo. Para empezar, México es de los países que menos inversión en investigación científica hace, su aportación está en 0.56 por ciento del PIB. Cuando hay países como Israel que lo hacen con el 3.2 por ciento. Pero no basta el porcentaje de inversión de recursos públicos o privados en el tema, es necesario observar cómo y dónde se invierte. Esto es, preguntarnos bajo qué modelo se realiza el proceso de la innovación en el estado.

El modelo de la innovación depende de haber definido antes, el modelo económico para el estado. Y la pregunta es, ¿el esquema de crecimiento económico está sustentado en el enfoque general definido en el Plan Estatal de Desarrollo, en torno al Desarrollo Humano (DH)? Si fuera afirmativa la respuesta a esta pregunta, entonces, es muy probable que el modelo de la innovación también estará armonizado al DH. Pero todo parece indicar que no es así. Por ejemplo, las prioridades para la innovación son la agroindustria, la minería y las tecnologías de la información. Los cuales están orientadas a satisfacer demandas de la productividad de algunas empresas transnacionales atraídas como inversión extranjera directa. Esto es, no hay un esquema de prioridades orientada al mercado interno y la búsqueda de la equidad en el mercado de trabajo. La innovación tiene como finalidad elevar la productividad de la actividad económica y social, la pregunta es, ¿de quienes exactamente? Y esto se ve claro cuando la empresa invitada al Consejo Consultivo es ‘el clúster minero’. ¿Se piensa innovar a favor del extractivismo primario exportador? Pues eso NO ES Desarrollo Humano, es brutal y mediocre neoliberalismo.

No se puede hacer innovación en abstracto. Siempre se define en dónde, para qué y para quienes. Una estrategia de innovación con enfoque de Desarrollo Humano implicaría definir el modelo de desarrollo que potenciara a los actores económicos locales para que dejaran de ser PyMEs improductivas o de baja renta, pero eso implica una potenciación mutua. Y la entrada del conocimiento no es una abstracta difusión de la ciencia, sino una Localización Territorial del Conocimiento (LTC). Se definen los actores a quienes van dirigidas y las necesidades precisas de conocimiento; el cual puede ser no sólo ‘tecnología’ entendida como ‘maquinaria nueva’, sino como ‘un saber cómo se hacen las cosas’, entre las que se incluyen también saberes de las ciencias sociales y humanas que pueden transferir metodologías del quehacer organizativo que hagan realidad el trabajo productivo y realizante. Se debe ampliar la mirada. En suma, parece que los enfoques de la gestión de ciencia aplicada a la economía está en manos inadecuadas para sincronizarlo al eje declarado del propio PED: el Desarrollo Humano. La innovación es un tema esencial y de primer orden, no permitamos que se haga mal.

 

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ