Las + Recientes

Consumo interno y orgullo nacional

Consumo interno y orgullo nacional

La llegada de Trump a la Presidencia de los Estados Unidos, sus primeros discursos y declaraciones, han confirmado nuestros peores temores: Tendremos como líder del país vecino a un impulsor del racismo, la segregación y el proteccionismo comercial (que aplicará siempre y cuando beneficie a los EU), y cuya parte importante de su agenda es colocar a nuestro país como el chivo expiatorio y ejemplo de lo que se tiene que hacer para recuperar su “grandeza nacional”, cancelando el TPP por mencionar un tema.

Esta situación, independientemente de los resultados de las próximas negociaciones, obliga a nuestro país a reflexionar sobre la relación comercial que tenemos con ese país, con el mundo, y de manera fundamental, debemos replantear la situación de nuestro mercado interno.

El acelerado proceso de apertura comercial que hemos vivido en las últimas décadas ha sido una especie de “sálvese quien pueda” de nuestra economía interna, donde algunos sectores han ganado, otros han perdido y muchos, desgraciadamente, han desaparecido. La lógica de las políticas públicas fue apoyar e impulsar empresas o sectores que en el panorama mundial pudieran competir” en precio o volumen sin importar la calidad o la sustentabilidad de las mismas. Poca fue la atención que se le dio al mercado interno y al aprovechamiento de nuestras potencialidades tanto para la producción como para el consumo. Las consecuencias saltan a la vista, más ante la amenaza Trump: pocos sectores industriales fuertes, un sector agrícola fuerte pero que no genera valor agregado, y una dispersa y debilitada estructura de empresas pequeñas y medianas, por mencionar solo algunos ejemplos. Dicha lógica de las políticas públicas de libre mercado exacerbado, por llamarlo de algún modo, también tuvo impacto en los patrones de consumo de los mexicanos hasta llegar a lo que vemos actualmente como un consumismo acelerado de productos a la moda (o de marca) y pero de corta utilidad, principalmente importados, y en muchos casos de muy baja calidad, eso sí, de altos precios.

Es en este aspecto donde quiero centrar mi reflexión, pues si bien es cierto que las medidas implementadas por los diferentes niveles de Gobierno generan impacto y distorsiones en el consumo, también es cierto que la sociedad y los individuos en lo particular tenemos mucho de culpa en fortalecerlos y difundirlos. Voy a poner dos pares de ejemplos sencillos pero muy explicativos, hace unos días en gira de trabajo por el estado de Oaxaca tuve la oportunidad de conocer a dos pequeños productores que además podemos decir con todo orgullo que son también artesanos, en el primer caso un grupo de familias que trabajan los tapetes para los cuales utilizan únicamente elementos naturales para teñirlos a partir de la grana cochinilla, un curioso insecto que genera un color rojo intenso y que en tiempos coloniales se consideraba en Europa como el oro por sus posibilidades de volver colorida la ropa, pero que además, gracias al conocimiento de muchas generaciones al mezclarlo con flores y otros minerales logran una gama de colores muy diversa y completa, pero es igual de rescatable que para la elaboración de uno de ellos pueden llevarse hasta cuatro meses de trabajo con jornadas de hasta seis horas diarias, lo que los hace entonces productos ÚNICOS, mientras tanto existen productos importados similares que son  pintados con químicos y que su producción en masa se lleva escasos minutos y de los cuales existen cientos de miles alrededor del mundo, porque entonces preferimos éstos últimos o regateamos su precio como si les hiciéramos un favor a los artesanos a los que se los compramos. Otro ejemplo claro es el mezcal, donde tuve la oportunidad de conocer varios palenques (forma en que se suele denominarse a una fábrica de mezcal) y en ellos el proceso de producción artesanal, una parte del proceso que más me impresiono fue un tipo de agave llamado Tepextate, el cual tarda de 25 a 30 años su proceso de maduración,  cuando se convierte en mezcal tenemos un producto excepcional el cual ha impresionado a muchos productores de destilados en el mundo, en especial a los de Coñac  en Francia ante los cuales han comparado su proceso y producto final y la definición que dan fue:  estamos ante una joya internacional.

De esta manera me pregunto, ¿Por qué regateamos el precio y despreciamos estos productos en los anaqueles? ¿Por qué no valorar que en Zacatecas, somos uno de  los principales productores a nivel Nacional de  avena, lechuga y cebolla? Estas mercancías cobran real importancia ya que se producen alrededor de 194,711 toneladas que van destinadas al consumo interno nacional, donde son sembradas más de 8,500 hectáreas y los principales municipios son Río Grande, Ojocaliente, Fresnillo y Zacatecas, según datos del sistema SIAP ¿Por qué no potenciamos que el ganado bovino se quede en el mercado interno? Ya que actualmente sólo se exporta al mercado norteamericano, nuestros ganaderos pueden voltear a ver el mercado asiático donde las regulaciones han disminuido, pero ante esto cabe recalcar que tenemos todo para competir con los mejores cortes tanto de Sonora como Nuevo León. En el caso del mezcal zacatecano nuestro estado ocupa el segundo lugar a nivel nacional en cuanto a la producción, ya que se estiman más de 5.28 millones de litros al año lo importante aquí es potenciar este producto en el mismo Estado; los productos zacatecanos y en especial estos que menciono están a la altura  para llegar no sólo al extranjero, sino ser una fuente de consumo a nivel nacional

En esta ocasión sólo dejare esta reflexión ¿Estamos listos realmente para compartir la responsabilidad del consumo interno?

No quiero despedirme sin reconocer la gran labor que ha desempeñado el diario La Jornada Zacatecas en nuestro estado, como un medio abierto, plural y que no teme a la crítica constructiva. Nuestra solidaridad en esta etapa de complejidad económica por la cual está pasando y desde luego nuestro completo respaldo para apoyar en todo lo que esté a nuestro alcance. ■

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70