Como un empresario cultural se define el cineasta zacatecano Raúl López Herrera

Como un empresario cultural se define el cineasta zacatecano Raúl López Herrera

■ El nicho de mercado que encontró fue el relacionado con esta entidad, dice

■ “Una empresa no puede permanecer eternamente subsidiada”, señala el productor

Como empresario cultural se define Raúl López Herrera ya que las actividades de comercialización de sus productos audiovisuales, que principalmente narran la historia de Zacatecas, de lugares y hechos emblemáticos del estado, son los que generan la mayor parte de sus ingresos. Un micro empresario por el número de empleados que tiene, pero no “porque sean mis aspiraciones micro, al contrario”, asegura este zacatecano.

Fue durante sus estudios de Ingeniería Eléctrica, en la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ), cuando gracias a un taller de cine al que pudo asistir comenzó a interesarse por este arte. Un interés que pronto se convirtió en pasión y le llevó a dedicarse casi por entero a las producciones audiovisuales, desde entonces y hasta la fecha.

Primero, cuenta, fue con el formato Súper 8 milímetros. Explicó que este sistema permitía la filmación de “videos caseros”, pues era “una herramienta muy rudimentaria, que no tenía todos los recursos de un formato profesional o semiprofesional, que era el 16 milímetros y ni pensar en el 35 milímetros”.

Sin embargo, la facilidad de grabar que ofrecía fue el elemento central por el que el formato Súper 8 milímetros se convirtió en una “oportunidad de expresarse a través del cine”, aunque con un lenguaje básico y una producción muy simple.

En México, el fenómeno que se produjo y por el que muchos finalmente migraron a otros sistemas conforme se fueron dando los avances tecnológicos en la materia fue que los videos en Súper 8 milímetros debían destinarse por completo, debido a la creencia y exigencia popular, a temas políticos.

En este sentido, López Herrera explicó que el boom de este formato coincidió en México con los sucesos del 68 por lo que se le dio, desde sus orígenes, un trasfondo político. “Las cámaras de Súper 8 milímetros se tomaron por estudiantes y gente que trabajaba en cine y que filmó algunos de los acontecimientos del 68. Posteriormente esto se volvió una limitante porque se suponía que todo el que filmara Súper 8 en México tenía que tener un contenido político”.

Zacatecas, cuenta también, fue un lugar importante en el panorama del cine mexicano en Súper 8 milímetros, pues fue la sede de 1979 a 1983 de un festival en el que se reunían profesionales de este ámbito de otras entidades de la República, como Jalisco, San Luis Potosí y Nuevo León, así como el Distrito Federal; además de originarios de Estados Unidos, Francia y Venezuela.

A la par de la evolución que se dio en los diferentes formatos de grabación de video, por los que fue transitando este zacatecano, también fueron cambiando los contenidos que elaboraba. Desde cuentos y videoclips, hasta cine experimental en el que “yo velaba el rollo (de la película) totalmente y luego con alfileres rayaba y hacía figuras que estaban pasando o pintaba directamente sobre la película sobreexpuesta”.

Después de esos estilos, el nicho de mercado que encontró para llegar hasta sus producciones actuales fue el relacionado con Zacatecas, su historia y la cultura del estado. Por este viraje pasó a ser, como él se define, un “empresario cultural”.

P9 Perfiles (2)

Ahora, continúa comercializando los videos sobre la ciudad de Zacatecas, la Catedral, las zonas prehispánicas en la entidad, el municipio de Jerez, el Convento de Guadalupe, las Morismas de Bracho, la Toma de Zacatecas y el arte de la cantería en el estado, entre otros temas.

En cuanto a su trabajo personal, ajeno a las producciones para su comercialización, aseguró que él mismo se considera un pintor frustrado, pues no pudo fomentar este arte plástico pero aprovechó la llegada de la era digital para potenciar este tipo de creaciones utilizando la computadora.

Respecto a los apoyos oficiales que se requieren en el tema de la cultura reconoció que, aunque se ha acercado a los diferentes gobiernos, estatal y municipal, a lo largo de sexenios y trienios anteriores, “no ha habido una respuesta contundente”.

Sin embargo, concluyó que “una empresa, de cualquier tipo, no puede permanecer eternamente subsidiada. Yo pienso que una empresa cultural debe sostenerse de los servicios que presta o de los productos que vende, yo sí he logrado que esto se sostenga”.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70