Un rockcito para todos los roles / Rock para la cultura IV. El retorno de Náhuatl

Un rockcito para todos los roles / Rock para la cultura IV. El retorno de Náhuatl

Casi para concluir la década de los sesenta, en el 69 concretamente, se dieron a conocer algunos sucesos mundiales: el hombre en la Luna, Los Beatles de la greña, la incógnita de que si en verdad habían estado con María Sabina -sólo dos, pero allí anduvieron en Huautla-, Los Creedence oscilando entre lo chido y lo pesado, “El Chicas”, Peter Alonso y quizá otros dos personajes del barrio, de la Rodríguez en Guadalupe -decían- contaban entre su discografía a estas leyendas del rock, los que escuchaban a estos conjuntos –así se les conocía entonces– eran “macizos”; el resto de los mortales bailaba y cantaba al ritmo del Acapulco Tropical y los meros meros “Maestros” cargaban bajo el brazo, entre sus libros, unos discotes extraños con portadas extravagantes, sicodélicas –decían– y órale, ponte el Are you experience?, del Hendrix, y por la radio y la televisión, Lorenzo conoció a una bandota que se hacía llamar Grand Funk Railroad, con Mark Farner en la guitarra y vocales, externando cascadas de voz y gritos con ese tono aguardentoso que caracterizaba a los “Gruesos” y ´ora toca la de Inside looking out y Heart breaker, que se convirtieron en clásicas cuando iniciaba la nueva década, la de los grandes grupos, la setentera, la de la caída de Los Beatles, la de los excelsos discos de larga duración, Deep Purple, Uriah Heep y ELP destacaban por su frescura; Led Zeppelin y Black Sabbath delineaban lo que a la postre llamaríamos heavy metal.

Zacatecas entraba a la era del rock pesado con las bandas Criollo, Fire Fly Company, Fórmula Uno y Mr. Máquina. Los primeros se fusilaban perfectamente a Grand Funk, Stones y Beatles, eran Los Hermanos Cortez; La Banda del Fuego Volador era más acá, sicodélicos; Doors, Hendrix, Garabito en los tambores, Ovalle en los teclados, Almanza en la primera guitarra y, como invitado en las vocales, Chew, para completar la agrupación; empero, algunos músicos sesenteros decidieron entrarle al rock pesado, y en sus inicios, tocaban a Deep Purple, Hendrix, Cream, para continuar una etapa más pop con los hits del momento, Bee Gees, Wings, Stones con Poncho Bautista, “El Chicles”, Carrillo, “El Chato Valadez”, Collazo, e ir sustituyendo algunos integrantes para concluir una década con Cuco Medina en la guitarra, “El Mota”, su hermano, en el bajo, el maestro Muro en la batería, su esposa Billy en las vocales y, por supuesto, Poncho Bautista en guitarra o teclados.

Sin decir agua va, surgió la mejor banda que ha existido en Zacatecas, Mr. Máquina, como un aporte a la cultura del rock, ya fuera con Jaime López en la batería, “El Chobby” en guitarra, bajo o voz, Nacho Rosales en guitarra o bajo, “El Guerras”, Carrillo o Poncho como bajistas, Lalo López en el requinto, y los que esporádicamente tocaron allí. Justamente en ese año fue cuando saltó a los escenarios de México una banda que se hizo legendaria: Ricardo Ochoa, guitarra y voz, Ramón Torres, bajo y voz, y Carlos Bozzo Vásquez, en la batería. La iniciativa por crear una banda de carácter nacionalista con música más de aquí, con tendencias culturales que inclusive en los momentos cruciales de la permanencia en Peace and Love y las exigencias a Gobernación para que se diera apoyo al rock nacional, ésta fue de las más activas en el movimiento llamado Rock sobre Ruedas, con el Three Souls, Keko Figueroa de Tinta Blanca y otros destacados músicos; nada se logró, sólo el veto y la represión hacia todo lo que oliera a rock.

Náhuatl se llamó esa banda que dejó los ritmos latinos del Peace and Love, más que nada por ir a la búsqueda y dar un giro a la musicalidad que en esos momentos Ricardo había logrado en las vertientes que tocó con El Ritual y Polvo, que fueron determinando en ese año del 72 y que hasta la fecha conserva.

Náhuatl, banda legendaria que se presentó el 10 del mes en curso. Ricardo Ochoa, Ramón Ochoa y Ramón Torres, en la imagen

José Peña, representante de Dug Dugs, mandó la invitación para ser testigos del regreso de Náhuatl en un concierto que se efectuó el 10 de los corrientes en el teatro Morelos. A conseguir para el traslado… y en la mañana de ese día, ya estaba rumbo a la Ciudad de México, y luego de once horas de camino, sorteando retenes, lluvia, embotellamientos y más lluvia, abordamos el metro para quedar cerca del teatro, llegando barridos a escuchar de nueva cuenta a una agrupación que hace aproximadamente 31 años no escuchaba en vivo.

Ya había comenzado el show, pero alcanzamos a ser partícipes del material clásico del primer disco, dostrés piezas del segundo, una del tiempo de Supernáhuatl, Te necesito; una pieza que no se grabó por diversas circunstancias, Hay que subir, y algunas rolas nuevas como Mujer de fuego.

Muy emotivo para un aferrado al rock volver a oír Machismo, El hongo, Tiempo perdido, Contaminación y dos piezas de Peace and Love, Latin Feeling y We got the power. Cuando interpretaban Tenemos el poder, la banda comenzó a corear el estribillo y los veteranos del rock que estaban en primera fila se pusieron a bailar, a cantar, a evocar el memorable Festival de Avándaro; “El Trini” y Ramón García del Chopo, Rafael Catana y toda la banda eufórica en movimiento. Los músicos, extraordinarios, tocando con el alma en un homenaje a su baterista fallecido hace unos seis años, Carlos Bozzo Vásquez, en cuyo lugar tocaron Víctor Illaramendi, Ricardo Ochoa –sobrino- y Ramón Ochoa.

Lo mejor llegó cuando arribaron al Chopo al día siguiente. Varios centenares de rockeros volteaban para todos lados, sorprendidos por la presencia de tres leyendas vivientes del rock nacional, a quienes Carlos Alvarado entregó unos reconocimientos por su aportación al rock de aquí. Apenas los recibieron cuando la banda comenzó a cantar al unísono “Tenemos el poder, tenemos el poder”, y el poder de esa gran audiencia chopera atrajo la magia y la energía del rock del Peace and Love; se dejó escuchar al momento en que Ricardo Ochoa se colgaba la guitarra de la banda que abrió el espacio para su intervención, Ramón hizo lo propio con el bajo, aventando la chamarra a un costado, mientras Ramón Bozzo Ochoa lentamente avanzaba hacia la batería, sostenido en sus herramientas de apoyo -la gente no dejaba de corear “Tenemos el poder, tenemos el poder”-, para ocupar su lugar y darle a los tambores como en los mejores tiempos del Peace and Love. Apenas la banda se recuperaba de la sorpresa y la energía del ritmo latino, cuando Ricardo ya estaba tocando los acordes de la clásica rola setentera El hongo, pieza que dejó perplejos a la mayoría de los que escuchamos con atención a una de las bandas que México ha dado para beneplácito de sus seguidores, aunque radiquen en Los Angeles, California, Estados Unidos.

La música de Náhuatl es una propuesta muy honesta, encaminada hacia la cultura, a abrir conciencias, pues lo mismo aborda temas sobre la contaminación, la drogadicción, el machismo, el amor, el pacifismo, y propone un rock contestatario, de denuncia, y es muy probable que vengan a tocar a Zacatecas en los próximos meses. Habrá que pugnar porque una banda de esta talla nos acompañe, para, de esa manera, contribuir con ese cúmulo de experiencias en actos culturales.

Es muy importante dejar en claro que el rock es una forma de expresión de la música de los jóvenes y los no tanto, y que no deben pasar desapercibidos los acontecimientos de los estudiantes desaparecidos, asesinados, reprimidos, y que el gobierno, por medio de sus autoridades prepotentes e inconscientes, se ha encargado de crear un caos tremendo con sus primitivas formas de gobernar, mismas que el día que el pueblo decida dar la batalla, terminarán con esta tiranía, con este autoritarismo. Los mexicanos no merecemos esto. ¿Por qué retroceder?, ¿por qué tanta explotación, tanta reforma que sólo ha acrecentado la crisis? México merece gobernantes que sean líderes, que apoyen a la población en sus demandas, no que la asesinen, los reprima, los desaparezca; en fin, la cultura del rock presente, como alternativa para un México mejor.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ