Bordando ideas: una semana de lucha por el cambio climático. (segunda y última parte)

Bordando ideas: una semana de lucha  por el cambio climático. (segunda y última parte)

Ahora es nuestro momento para la acción” contra el cambio climático
Leonardo DiCaprio

Es importante trazar una breve “balance”, de  lo sucedido especialmente en  Nueva York, donde la Marcha de los pueblos, logró concentrar alrededor de  400 mil personas, junto a las acciones en las 2,800 ciudades en más de 150 países.

Con ello,  se convierte en la más grande manifestación (global/local)  realizada con este objetivo. Pero no nos interesa como récord Guinness, sino por esa plantita frágil y vivaz de la radicalización  democrática, que sigue creciendo con el nuevo ciclo de luchas, y que ahora  puede (re)integrar a su agenda, la cuestión de la “ecología política”.

La tarea política que debemos asumir, es cartografiar la mundialización efectiva del capitalismo, incluyendo, especialmente desde la perspectiva que aquí abordamos,  las crisis ecológicas; traduciendo  nuestros “mapas”   en acciones de conservación y regeneración ecológica.  La preocupación  por el medio ambiente -moral  y política- tiene que ser   asumida por una mayoría social (global/local),  única capaz de cambiar de rumbo a escala planetaria. Se trata de una tarea política urgente, debemos ir más allá del “buen rollo”,  e incluso de las “buenas prácticas”, cuándo se reducen exclusivamente a la vida privada, implicándonos en construir ese mundo común.

Necesitamos ponernos -individual y colectivamente- las pilas,  emprender una  “mutación ecológica”,  de nuestro  propio y múltiple  ser y de la sociedad que somos.  Incidiendo,  en  los modos de reforzar continuamente  nuestras capacidades para llevar nuestra  “ecología política”, en un tránsito incesante,  globalizándola  desde lo  local, y  relocalizándola desde lo global.   Socializando  -masivamente –  la ecología  política como  una preocupación mayor asumida “desde abajo”.

La  semana de lucha,  subraya la importancia central de  la creación   de una “masa crítica”,  ciudadana, con una  decidida  voluntad política,  capaz de marcar la diferencia,  para, a -piñón fijo- enfilar nuestras  naves  -territorialmente ancladas-,  hacia  la “Gran Transición”,   a través de mil y  un meandros,   resistencias contra la destrucción de la ecósfera, luchas en defensa de lo común,  emprendimientos “verdes” integrales y escalables.

Necesitamos dar ese  “golpe de timón”, urgente y necesario, combinando, la  fuerza de una  miríada  de rupturas – o micro-movimientos-, junto  con la “confluencia  virtuosa”  en un movimiento de movimientos, capaces  de alterar las instituciones,  y  de “torcer”  el crecimiento económico ilimitado  por criminalmente  ecocida,  al mismo tiempo  que generamos  “parcelas  demostrativas” de cómo podemos vivir juntos.

En la semana de lucha, ciudadanos de todas partes de Estados Unidos, y de los más diversos países,  compartieron relatos  y experiencias  que nos muestran  -vívida y fehacientemente- las consecuencias  humanamente atroces e inaceptables de las políticas decidas en las cumbres y  en las reuniones internacionales,  como la del martes 23 en la ONU, por parte de los responsables de los gobiernos.

Lo sucedido evidencia un divorcio  -dramático-  entre  dos polos antinómicos.  Uno que apunta  a la construcción de un mundo común,   el otro, a la destrucción de la ecósfera  en aras de una acumulación financiarizada,  al servicio de elites  anómicas,  absolutamente contrarias  al bien común.

Basta con analizar  las noticias de esa semana, de lucha,  para  advertir esos dos  polos antinómicos. Por el lado del polo de la radicalización democrática,  se puede leer: “Piden que los movimientos se pongan al frente de la lucha por el cambio climático”;  “De cómo ganar la  lucha del clima desde los movimientos de base”, entre otras. Por el otro polo, el del capitalismo destructivo, (o de la “la transición al colapso”)  se leen  encabezados tales como “Líderes impulsan objetivos no vinculantes de emisiones en cumbre climática de la ONU”;  o también,  “Arrestan a más de 100 personas en la protesta “Inundemos Wall Street” contra el cambio climático” o,  “El calentamiento global y la guerra: dos crisis mundiales íntimamente ligadas”.

Cerraré con un testimonio recogido en el gran reportaje de Amy Godman “Detienen a manifestantes contra el rol de los gigantes financieros en el calentamiento global”  a cuya lectura completa les invito:

“Soy veterano de la guerra de Afganistán, [..] estoy aquí para hablar sobre el cambio climático y sus conexiones con el militarismo.[…]cuando vamos al extranjero, vamos por los recursos y la influencia social y política. Específicamente por el petróleo. Todo se reduce a los recursos que están en el suelo que estamos desenterrando y quemando, y que se acumulan en la atmósfera y, que finalmente, nos están poniendo en una posición en donde no hay un futuro para nuestros hijos. La próxima generación de veteranos, van a ser los veteranos del clima. Entonces, yo como un veterano de las últimas guerras, Quiero que todo esto pare. Y esto significa, en parte, un cambio de paradigma. […]Las personas en Wall Street son los que se benefician de estas guerras. Hoy es el día donde cambiamos la marea”. ■

 

(ver/dossier)http://www.democracynow.org/es/blog/2014/9/26/2014_ny_cumbre_sobre_el_cambio

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70