25.8 C
Zacatecas
jueves, 26 mayo, 2022
spot_img

Zacatecas: Frente al desastre una Economía de Guerra.

Más Leídas

- Publicidad -

Por: RODOLFO GARCÍA ZAMORA • admin-zenda •

Tal como lo denunciamos durante seis años, el gobierno de Miguel Alonso Reyes fue crónica de un desastre anunciado. Así, el 12 de septiembre de este año, cuando asume la gubernatura estatal el C.P. Alejandro Tello C. integrante del gabinete anterior, encuentra un desastre financiero e institucional con una deuda mayor de 12 mil millones de pesos considerando adeudos con proveedores, deuda a corto y largo. La quiebra financiera involucra a todos los municipios del estado y con ello se acentúa la recesión económica y crisis política y social en la entidad, agravando los indicadores económicos y sociales de 0.9% del PIB nacional, 850 mil pobres, 280 mil pobres alimentario, 90 mil en miseria, 121 mil “Ninis”, déficit acumulado de 180 mil empleos, el riesgo de deportación de 100 mil zacatecanos por la victoria de Trump en Estados Unidos y una violencia creciente y generalizada en el estado y la zona metropolitana.

- Publicidad -

La segunda quiebra que sufrimos los zacatecanos el pasado 12 de septiembre fue en las expectativas de cambio del “ nuevo” gobierno que se anuncia que va gobernar de forma diferente, pero,  aparece integrado mayoritariamente por operadores políticos (“mapaches millonarios”) e integrantes de la administración y cómplices de la corrupción alonsista, como pago a los servicios de campaña sin preparación profesional, sin capacitación técnica ni experiencia en el diseño y gestión de políticas públicas en Secretarías tan importantes como Secampo, Desarrollo, Social, Agua y Medio Ambiente, entre otras.. Esta “mapachización” del gabinete de Alejandro Tello se extiende a sus asesores y responsables de la Unidad de Planeación haciendo mayor el desastre financiero e institucional dejado por Miguel Alonso, al tener a todos los operadores políticos en el gabinete, pero, sin tener el equipo de personal profesional, capacitado y con experiencia en la administración pública para superar la crisis institucional y enfrentar la profunda crisis del gobierno actual por la deuda de 12 mil millones de pesos, las enormes limitaciones del equipo de Tello y ser este rehén de sus propias limitaciones, de su equipo de mapaches y sus compromisos con Miguel Alonso ( no existe ninguna investigación seria sobre su enorme corrupción que tiene al estado en la banca rota).

Los impactos de la doble quiebra de Zacatecas, la financiera y la del equipo de gobierno, en el contexto de quiebra financiera de las finanzas del gobierno federal con una deuda de 9.2 billones de pesos y una reducción de 239 mil millones de pesos en 2017, se manifiesta rápidamente cuando Alejandro Tello  va a la Secretaría de Hacienda a solicitar un apoyo de 2 mil millones de pesos para enfrentar el desastre financiero y los compromisos con el magisterio al final de año sin ninguna propuesta seria ante esa situación, más allá de reducciones marginales en uso de telefonía, del parque vehicular y otros gastos menores. La negativa rotunda de la Secretaría de Hacienda ha sido la prueba contundente a la incapacidad del equipo de Tello para elaborar propuestas y proyectos técnicamente bien sustentados para lograr apoyos extraordinarios ante la profunda crisis actual.

La enorme debilidad  técnica del actual equipo de gobierno se manifiesta en tres propuestas recaudatorias precipitadas, sin sustento técnico, sin soporte institucional y desconociendo la normatividad fiscal del gobierno federal. La primera consistió en invitar a todos los zacatecanos morosos a pagar sus deudas con la Secretaría de Finanzas con la reducción de todos los recargos como estímulo, buscando recabar 40 millones de pesos; el establecer un nuevo impuesto de $1 400 pesos aproximadamente a 40 mil autos irregulares  de procedencia extranjera (“chocolates”) para inscribirlos en un padrón estatal ( que de facto legalizaría su circulación en la entidad), recabando $56 millones de pesos y el establecimiento de un nuevo impuesto minero por contaminación a las grandes corporaciones mineras por cada cien gramos de oro y plata producidos que aportaría hipotéticamente 400 millones de pesos al erario estatal. Los resultados han sido otro sonoro fracaso, una baja recuperación de los adeudos, el rechazo de la Secretaría de Hacienda a imponer un impuesto y legalizar de facto los autos “chocolates” y el rechazo público de las corporaciones mineras a ser gravadas  por el gobierno estatal con un nuevo impuesto por contaminación ambiental al no estar en sus competencias de acuerdo al Artículo 6º de la Ley Minera, al ser está sólo una atribución del gobierno federal.

Esta última iniciativa del gobernador Tello es doblemente peligrosa para el futuro de Zacatecas, ya que muestra la ignorancia del propio gobernador y de su equipo sobre las atribuciones hacendarias en el país de los gobiernos estatales sobre las actividades mineras. Lo que resulta deplorable en alguien que fue Secretario de Finanzas en el Estado y asesorado directamente en esta iniciativa por el actual Secretario de Finanzas, quienes han pretendido encubrir la falta de sustento legal del pretendido impuesto minero con un macro-soborno de 400 millones de pesos  a las corporaciones mineras que explotan y destruyen los ecosistemas del Semidesierto de Zacatecas, para suspender la propuesta de Zona Natural Protegida Reserva de la Biosfera con 2.5 millones de hectáreas, que en 2014 con todos los estudios técnicos de CONAVIO y otras instituciones nacionales de reconocido prestigio internacional se planteó ante SEMARNAT para su aprobación y publicación en el Diario Oficial de la Federación. Fue la oposición de esas mismas corporaciones mineras en 2014  a la creación de la Zona Natural Protegida de esa región la que explica  que el gobernador “minero”  Miguel Alonso congelara la iniciativa, como una prueba más de la subordinación del gobierno estatal a esos intereses corporativos.

El doble rechazo de la Secretaría de Hacienda al rescate financiero de Zacatecas y al impuesto a los autos extranjeros, así como la reducción en mil millones de pesos en el Presupuesto 2017 para Zacatecas, motivó una estrategia desesperada del gobernador de Tello de ir a la Ciudad de México y plantear ante SEMARNAT la suspensión de la propuesta de la creación de la Zona Natural Protegida del Semidesierto de Zacatecas por “atentar” contra la actividad minera y el desarrollo del estado, sin ningún estudio técnico, sin ninguna investigación científica que avalara semejante mentira. La ignorancia y la subordinación  al Cluster Minero no tiene límite en el gobierno anterior y el actual, 470 años de minería en Zacatecas, de extracción de riqueza para el exterior, de destrucción de la naturaleza, de los ecosistemas y desplazamiento de las comunidades demuestran que  nunca la minería ha generado desarrollo económico y social sostenible en Zacatecas. Por el contrario, como “maldición de la abundancia”,  como economía de la muerte de la megamineria actual, destruye masivamente toda el agua, la tierra, los ecosistemas y el futuro de las poblaciones dejando enormes desastres ambientales que los gobiernos son incapaces de enfrentar al final del despojo corporativo como sucedió en Real de Ángeles.

Así, hoy el soborno corporativo minero para permitirle la destrucción de 2.5 millones de hectáreas y los ecosistemas donde viven 95 mil zacatecanos es la única propuesta del gobierno “diferente” de Alejandro Tello. Para ello realiza reuniones escenográficas con burócratas estatales, con sus empleados ignorantes y sumisos, con diputados incondicionales y los representantes de las corporaciones mineras y asumiéndose como la sociedad de Zacatecas a través de los medios de comunicación se decreta  declarativamente que todos (todos ellos, por supuesto), están de acuerdo en ser cómplices para apoyar al gobernador Tello como principal ecocida del estado de Zacatecas, al entregar la tercera parte del estado para la voracidad y destrucción de la megaminería mexicana y canadiense.

La crisis financiera  y la crisis de incompetencia del equipo de Alejandro Tello ( el gabinete de los ejotes”, según autodefinición del Secretario Jorge Miranda); aunada al desempleo, la marginación, la caída en el ingreso y los indicadores de salud y la violencia generalizada en el estado y en la zona metropolitana como foco rojo, en el contexto de fracaso y repudio al gobierno de Peña Nieto, caracterizado por la ineptitud, corrupción e impunidad que caracteriza a todos los gobiernos del partido de la corrupción institucional y de sus aliados en el país, se manifiesta en la creciente incredulidad y el repudio al gobierno estatal, que cotidianamente contradice su discurso de gobernar diferente con la actuación de la mayoría de los “funcionarios-mapaches” caracterizada por su ignorancia, ineptitud y complicidad con la corrupción del gobierno anterior.

El pasado 24 de noviembre en contexto de la ausencia de propuestas serias para enfrentar el desastre financiero e institucional en el estado, así como el creciente repudio a la administración estatal, Alejandro Tello  en forma discursiva hace un balance de su gestión, sin ningún sustento técnico, sin ninguna base cuantitativa. Sin propuesta alguna informa ante  el Consejo Estatal del Desarrollo Económico, que representa fundamentalmente a las corporaciones mineras y los asesores y cómplices de Miguel Alonso, (que siguen lucrando con las finanzas estatales, los recursos naturales, riqueza y futuro de todos los zacatecanos), que todo va bien en su gobierno y  para los intereses de las corporaciones mineras y cervecera. Alejandro Tello,  nuevamente, hace gala de buenos deseos, de buenas intenciones, sin ninguna propuesta técnica seria para resolver los problemas estructurales del estado, de generar empleo y seguridad humana para toda la población cuando la violencia ha llegado de forma implacable a la zona metropolitana del estado. Reconociendo el desastre que le dejo su amigo y compañero de Partido, Miguel Alonso, anuncia que “va a poner orden en el estado”, que se “realizan acciones que en próximos meses van a cimbrar a la entidad. Sin  ninguna información sobre la pobreza, sobre la marginación, sobre el desempleo, sobre las violencias y asesinatos crecientes, sin ninguna propuesta frente a la banca rota financiera, ni ante la eventual deportación de 100 mil zacatecanos de Estados Unidos, se limita a decir que después de dos meses  y medio que no ha hecho NADA para resolver los problemas centrales del estado (deuda, desempleo e inseguridad), que  se ha dedicado a “poner orden” en la entidad. Ante la cúpula del poder económico y político en el estado (patrones de Miguel Alonso y parece también de Alejandro Tello) les anuncia la defensa de sus intereses en contra del futuro de 95 mil zacatecanos y de toda la población estatal con la destrucción de toda el agua y los ecosistemas de la tercera parte del estado con el anuncio de la carta de defunción declarativa de la Zona Natural Protegida, que le valió los elogios corporativos mineros, de ejecutivos extranjeros y de los depredadores, que fungen como responsables del fantasmal  Consejo Estatal de Desarrollo Económico, preocupado sólo por los intereses de esas corporaciones y su onerosa y estéril presidencia para la mayoría de los zacatecanos.

La lógica implacable del poder económico y político en Zacatecas del gran capital nacional y extranjero sobre el gobierno anterior y el actual nos siguen cimbrando durante 6 años y tres meses con la subordinación  a la lógica del despojo territorial, del uso de las instituciones estatales y federales, la destrucción de los ecosistemas, la impunidad del desastre ambiental en todo el estado y la ineptitud del gobierno estatal y la indiferencia y evasión del Congreso del Estado que parece no tiene ningún compromiso con los problemas reales de 1 millón 579 zacatecanos en la entidad y 600 mil que viven en Estados Unidos.

Cien días son el periodo que a nivel mundial se considera como el plazo necesario para conocer la capacidad de una nueva administración de enfrentar sus responsabilidades del bien común con eficacia, responsabilidad y honestidad. Los hechos demuestran tristemente que el gobierno actual luego de 75 días es más de lo mismo del gobierno anterior. Lo diferente son las buenas intenciones, la cruda realidad son la ignorancia, la incompetencia, la complicidad, de la mayoría del gobierno estatal actual con la corrupción del gobierno anterior y la ausencia del Congreso estatal preocupado sólo por el botín de sus enormes retribuciones sin ningún aporte a la solución de la grave situación que vivimos todos los zacatecanos.

Las violencias económicas y sociales se están mezclando con las violencias físicas en todo el estado, más robos, secuestros y asesinatos en el estado en general, y en particular la zona metropolitana. Esta situación obliga a una verdadera Economía de Guerra de hacer un esfuerzo colectivo urgente para  revertir el modelo de la economía de la muerte con una verdadera política pública de seguridad humana sostenible que genere 10 mil empleos anuales  o prepararnos para la ingobernabilidad y para las consecuencias de la continuidad de ese modelo de la muerte por la incapacidad del gobierno estatal, el Congreso y el poder Judicial actual, por su indolencia, incompetencia y complicidad. Escenario en el cuál solo seguirán ganando los funcionarios públicos de alto nivel, los políticos y partidos, las grandes corporaciones y sus empleados en los membretes fantasmas de desarrollo económico frente  a la destrucción de la vida social y la seguridad humana en todo el estado.

El desastre actual en Zacatecas, la destrucción de su estructura económica y de la vida social, obligan  a un cambio radical en toda la administración pública y la sociedad zacatecana. Se requiere un diagnóstico integral de las causas estructurales del atraso y la marginación en Zacatecas, de su incapacidad estructural para generar empleo, de la perniciosa vigencia de la maldición de la abundancia, se sigue destruyendo al estado para saquear su riqueza sin ningún aporte serio a la solución de sus problemas estructurales, etc. Se requiere construir políticas públicas de cambio en la matriz productiva extractivista que reproduce la dependencia, el ecocidio y la destrucción comunitaria. Urge una nueva matriz productiva basada en la educación, la ciencia, la tecnología y la cultura. Ello requiere de la participación de todos los sectores económicos y sociales, de todas las instituciones educativas y organizaciones sociales, pero, de forma central, exige   de un cambio a fondo en el equipo de gobierno actual. La situación del estado es tan dramática que  exige un cambio a fondo en el gabinete, se requiere integrar a los mejores ciudadanos por su preparación, por su capacidad, por su experiencia en la administración pública, diseño, aplicación y evaluación de políticas públicas.   Se requiere cimbrar el Congreso y al poder judicial  para que recuperen su función de representantes ciudadanos responsables y honestos, comprometidos con la verdadera solución de los problemas del estado, con la construcción de un proyecto de desarrollo humano integral y sostenible para todos los zacatecanos y no dedicados sólo a la rapiña  de los recursos públicos.

La última iniciativa del endeble gabinete estatal (“de los ejotes, que truenen todos los días”) es la entrega el 11 de noviembre pasado al Congreso del Estado  de una propuesta cosmética del Plan de Desarrollo Estatal 2017-2021 hecha al vapor, con la misma metodología, el mismo equipo de “planeación” de Miguel Alonso apoyado por nuevos mapaches, que sin ningún diagnóstico serio del mundo, del país, del estado, de sus problemas estructurales, sin   políticas sectoriales y regionales,  sin propuestas de un verdadero desarrollo humano y sostenible en el estado; sin propuestas concretas sobre la profunda crisis financiera e institucional, sólo enuncia cuatro etiquetas para Zacatecas como en el sexenio anterior: gobierno abierto y de resultados, seguridad humana, competitividad y prosperidad, medio ambiente y desarrollo territorial. Mismo equipo, misma simulación de consultas y réplica del plan anterior, que sólo sirve de cortina de humo para ocultar el despojo territorial, la destrucción del agua y de la tierra por parte de las corporaciones mineras y cervecera, la subordinación del gobierno estatal actual a ellas y la muy probable corrupción e impunidad que se desprende de esa subordinación y que caracteriza al partido oficial y sus aliados en el estado y el país.

Economía de Guerra u otro desastre gubernamental de cinco años. Si existe la mínima responsabilidad del Ejecutivo Estatal y del Congreso de tomar con seriedad su compromiso ante el millón 579 mil zacatecanos  en la entidad y los 600 mil que viven en Estados Unidos de gobernar con eficacia y honestidad en beneficio de ellos, esa propuesta de Plan debe discutirse públicamente, ver sus aportes, detectar sus numerosas limitaciones, integrar todas las propuestas de mejoramiento y articularla  coherentemente con el diseño de los presupuestos participativos para el 2017 y hasta el 20021, como prometió  en campaña Alejandro Tello para generar 8 mil empleos anuales. Esta apertura puede significar el inicio  del cambio radical que se requiere en el manejo de toda la administración pública en el estado, el poder ejecutivo, legislativo y judicial, junto con todos los partidos políticos, deben cambiar para revertir el desastre actual a que han llevado a Zacatecas. En sus responsables está la oportunidad de pasar a la historia como quienes promovieron la Economía de Guerra institucional que salvó a Zacatecas  del modelo actual de la economía de la muerte, que destruye la economía estatal, su territorio, los ecosistemas, la democracia y la cohesión social. De ellos depende en gran medida, junto con la participación decidida de todos los ciudadanos, la construcción de un futuro con empleo, bienestar, seguridad humana y sostenibilidad para siguientes 50 años o de lo contrario  serán los responsables de las consecuencias de la economía de la muerte en Zacatecas, de su ecocidio institucional en marcha, del despojo territorial corporativo y la destrucción de todo el futuro de Zacatecas. Como dijo el Comandante Fidel: la Historia  y los zacatecanos los juzga ya y los juzgarán a todos. ■

- Publicidad -
Artículo anteriorKINTSUKUROI
Artículo siguienteAdiós Fidel, la lucha continúa
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -spot_img

Últimas Noticias