18.8 C
Zacatecas
lunes, 28 noviembre, 2022
spot_img
[balazo_top]

Carmen Lira: “siempre total, la entrega de Josetxo Zaldua a ‘La Jornada’”

[ljz_balazos]

Más Leídas

- Publicidad -

Ciudad de México. A un año del fallecimiento del periodista Josetxo Zaldua Lasa, quien fue coordinador general de edición de La Jornada durante un cuarto de siglo, ayer se develó una placa en su memoria en uno de los muros de su ex oficina, en la cual se lee: “Irreverente y generoso, periodista comprometido con los pueblos y la justicia. El hombre libre que ‘no renegó de nada ni comulgó con todo’. Siempre jornalero”.

En una ceremonia a la que acudieron amigos, colegas, así como su compañera de vida, Sandra García, y su hija, Amaia Zaldua García, la directora de este diario, Carmen Lira Saade, recordó que “tras años de un periodismo combativo que requería de la trashumancia, Josetxo encontró casa y refugio en México, primero en nuestro unomásuno y luego en La Jornada. Su compromiso con la causa de la independencia vasca le había valido persecución y exilio, y su compromiso con la verdad de los pueblos lo llevó a ser corresponsal en Nicaragua, el resto de Centroamérica y enviado a otros países”.

- Publicidad -

En 1996, cuando Lira Saade asumió la dirección jornalera, después de Carlos Payán Velver, invitó a Zaldua a trabajar “codo a codo” con ella. Eran momentos en que La Jornada necesitaba en el puesto “a un hombre de compromiso que estuviera a mi lado. Sabía que iba a ser muy difícil para él dejar la calle, el campo, la reporteada, pero era necesario. Se necesitaba un hombre fuerte, resistente, que lo había probado en sus luchas, porque lo que le esperaba no era sencillo.

“En ese momento, La Jornada necesitaba que me acompañara un guerrero, como lo eran ya todos los demás compañeros que habíamos pasado los primeros 12 años de Payán y conocían muchas de las dificultades de nuestro diario.

“Por eso elegí a Josetxo, por su capacidad para la resistencia, sobre todo, y por su disciplina, su creatividad, el rigor periodístico con imaginación y otros principios fundamentales y fundacionales del periódico, sobre todo porque compartía con nosotros esta pasión por el periodismo, esta fe en este oficio, esto que nos hace pensar y creer que vamos a lograr cambios, que vamos a cambiar muchas situaciones del país, que nos va a permitir lograr un país más justo.”

Fue así como Josetxo Zaldua se sumó a la defensa contra las asechanzas y el acoso que La Jornada ha vivido desde su nacimiento, continuó Lira Saade, “porque nuestro proyecto informativo debía preservarse en el tiempo, preservar sus principios fundacionales, así como mantener su fidelidad a la verdad, a la responsabilidad periodística y a sus lectores; debía hacerse fuerte frente a las vicisitudes económicas por las que atravesábamos y las que ha padecido en diversos momentos del país en su conjunto.

“Durante 25 años, jornada tras jornada, Josexto cumplió a cabalidad esa tarea. Podía estar afable, ácido, risueño o hecho un demonio, pero en ese cuarto de siglo su divisa fue siempre el amor y la entrega a La Jornada. Nada de lo nuestro le era ajeno.

“Aquí libró sus batallas, aquí trabajó; esta fue su trinchera y una de las anclas de su vida, y aquí queremos recordarlo siempre, o mejor dicho, recordar que aquí sigue, porque nos dio mucho de sí mismo. Gracias, Josetxo, por haber compartido con La Jornada.”

- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Últimas Noticias

- Publicidad -spot_img