15.3 C
Zacatecas
viernes, 3 diciembre, 2021

Importante y necesario, regresar a clases presenciales: Unicef

Más Leídas

- Publicidad -

Por: SCARLETT LLAMAS •


■ Letizia Sozzi, especialista en educación y Viridiana Zamora, especialista en agua e higiene, participaron en panel virtual

- Publicidad -

■ Consideran que las niñas, niños y adolescentes se encuentran en menor riesgo ante la contingencia sanitaria por el Covid-19

■ “La evidencia demuestra que, con la aplicación de las medidas apropiadas, las escuelas no se han convertido en centros de contagios”

 

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef por sus siglas en inglés) asegura que es importante y necesario regresar a clases presenciales; si bien esto no quiere decir que sea “un regreso masivo”, porque como en todo, tendría que tratarse de un regreso paulatino, sí se espera que “sea un espacio más” reaperturado en la llamada “nueva normalidad”.

Durante un panel dedicado a orientar y dar tranquilidad a los padres sobre el regreso a clases presenciales, Letizia Sozzi, especialista en educación, y Viridiana Zamora, especialista en agua e higiene, ambas trabajadoras de Unicef, explicaron por qué es necesario que las escuelas vuelvan a abrir sus puertas y las pantallas queden parcialmente en el pasado.

Para dar inicio, reconocieron que el regreso a clases presenciales es un tema que le importa y preocupa a todos, pues involucra al sector de mayor interés de la población, las Niñas, Niños y Adolescentes (NNA); sin embargo, la Organización No Gubernamental (ONG) precisó que, es justo este sector, el que se encuentra en menor riesgo ante la contingencia sanitaria por el Covid-19.

Para corroborar esto, la organización se dio a la tarea de, por medio de una encuesta realizada entre diciembre del 2020 y febrero del 2021, registrar la estadística en contagios de menores de edad; como resultado encontraron que los niveles de contagios en niños en dicho periodo fue de apenas el 2.2 por ciento, y del 7.3 por ciento en el caso de los adolescentes; con base en esto, las especialistas afirmaron que las NNA “sí tienen un contagio menor con respecto a otros grupos”, y esta realidad, más medidas de prevención, hacen posible la reapertura de centros educativos, “y debería hacerse”, dijo Sozzi.

Para que la nueva transición se dé de manera más tranquila, precisaron las expertas, es importante pensar en el regreso “como una oportunidad de aprender, socializar y desarrollar habilidades para los menores, quienes en sus distintas etapas necesitan estar y convivir con sus pares”, señalaron.

Lo anterior toma carácter de urgencia al considerar que “en México las escuelas han cerrado 180 días, desde marzo de 2020 hasta febrero de 2021, más que la estimación global (95 días) y regional (158 días), eliminando, en su mayoría, las interacciones que necesitan para su desarrollo las infancias y adolescencias.

Aunado a esto, Unicef considera que, al igual que en las empresas y distintos ámbitos laborales, “las escuelas pueden ser espacios seguros cuando se aplican las medidas de prevención” pertinentes, volviéndose así, incluso, en “espacios más seguros que otros de la comunidad que los niños, niñas y adolescentes están frecuentando”, afirmaron.

Otro factor a considerar, se expuso, es que “la evidencia demuestra que, con la aplicación de las medidas apropiadas, las escuelas no se han convertido en centros de contagios”, por lo que esa preocupación no debería ser el factor principal al considerar si se envía o no a los menores a las aulas.

De acuerdo con los datos recabados, “en 191 países de diferentes regiones la reapertura de escuelas no se ha asociado con aumento significativo en la transmisión del virus dentro de la comunidad”, y la reapertura “no es el principal impulso de los picos de contagios”, asegura la ONG, por lo que niñas, niños, adolescentes y docentes “no están expuestos a mayores riesgos comparado con otros espacios públicos”; por el contrario, pueden resultar más seguros “precisamente porque hay mayores medidas de higiene y prevención”, puntualizaron.

En este sentido, Unicef, en coordinación con la Secretaría de Salud Federal, así como con la Secretaría de Educación, han preparado protocolos de salubridad en dos tiempos: aquellos de preparación para reapertura en primer momento, que incluyen: limpieza y desinfección de escuelas y diagnóstico de la infraestructura; consejos participativos de salud escolar; materiales de limpieza e insumos de higiene; toda la comunidad debe conocer la información sobre protocolos y medidas de higiene y prevención; sobre todo información y corresponsabilidad.

Un segundo paso serían los protocolos con las escuelas reabiertas, los cuales consistirán en: higiene de manos con agua y jabón o alcohol en gel; ventilación de espacios y en vehículos escolares; limpieza y desinfección de espacios escolares; uso correcto de cubrebocas y garantizar su disponibilidad dentro de las escuelas; sana distancia en los diferentes espacios de convivencia escolar; implementación de filtros de corresponsabilidad (casa, entrada escuela, aulas); protocolos de actuación ante sospecha o identificación de casos de Covid-19.

Cabe señalar que, considerando la posibilidad de casos es que se sugiere una reapertura de escuelas paulatina y en la que, de identificarse casos positivos de Covid-19, se pueda ingresar a un programa híbrido o a distancia, y así continuar protegiendo la salud de docentes y alumnos por igual.

Sobre por qué ahora, el Fondo de las Naciones Unidas considera que el regreso a clases debe hacerse a la brevedad para atender el impacto que ha tenido en los pequeños estar frente a una pantalla y no en un grupo.

Entre las afectaciones que ha traído el distanciamiento social prolongado se tiene registro de que, para abril del 2020, el 15 por ciento de los adolescentes declaró sentirse decaído “casi todos los días”, situación que subió a 22 por ciento para mayo; además, el 36 por ciento manifestó que se sentía muy estresado, y un mes después el porcentaje incrementó a 42.

Aunado a esto, los expertos advierten que el uso excesivo de plataformas virtuales puede tener consecuencias de salud mental de los NNA, así como aumentar el riesgo de ciberacoso o violencia en línea, riesgo que disminuye si la educación es presencial; sobre esto último, se dio a conocer que de enero a agosto 2020 en México se han registrado 329 mil ilícitos en agravio de NNA por medios virtuales.

Si bien las clases virtuales han sido “una gran herramienta, no pueden suplir las clases presenciales y las relaciones que se forman”.

El siguiente paso, entonces, es hablarle a los NNA e involucrarnos en el proceso de reapertura; que apoyen en jornadas de limpieza, aclarar sus dudas, y crear confianza entre ellos.

Del mismo modo, hay que brindarle confianza a este sector y en su habilidad para incorporar hábitos de limpieza en el ámbito escolar; “es imposible decir que hay una forma de garantizar la salud dentro de las escuelas, pero implementando protocolos se pueden reducir considerablemente”, reiteraron las ponentes.

Como consejo final para los padres, Unicef recomienda que se acerquen a las escuelas de sus hijos para conocer los lineamientos específicos de la institución, y que así puedan contribuir a su implementación, concluyeron.

- Publicidad -
- Publicidad -

Noticias Recomendadas

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -spot_img

Últimas Noticias