16.4 C
Zacatecas
miércoles, 31 mayo, 2023
spot_img

Visión del desarrollo en Zacatecas está centrada en la acumulación por despojo

Más Leídas

- Publicidad -

Por: ALMA RÍOS •

■ Importante, la existencia de comunidades que defiendan el territorio: Franck Gaudichaud

- Publicidad -

■ “El momento actual representa un gran peligro para la democracia en Latinoamérica”

“Zacatecas está en el ojo del huracán extractivo, donde la visión del desarrollo se propone desde un modelo económico completamente destructivo y centrado en la acumulación por despojo, es decir, un saqueo de los recursos existentes sin transformación, dejando después el territorio y por tanto sus comunidades, en un estado terrible de desastre medioambiental, pero también, social y democrático, expuso Franck Gaudichaud, docente-investigador en la Université Grenoble-Alpes de Francia y colaborador en el portal rebelión.org

A nivel local se ve la traducción de lo que ocurre en el correspondiente nacional, regional y mundial, pues observó, “las multinacionales son esas nuevas carabelas del despojo”, y fue enfático al señalar que éstas trabajan en alianzas casi siempre con capitales locales.

“Entonces no solamente viene desde afuera este despojo, también hay actores, hay que recordarlo, que son de acá, de este territorio, de Zacatecas o de México”.

Por eso es importante la existencia de comunidades que defiendan el territorio, trajo a colación el ejemplo el caso de Los ronderos, una comunidad campesina en Conga, Perú, que se enfrentó a sus élites locales y al mismo tiempo a una multinacional.

 

“Hay una articulación ahí que es central para defender el territorio. Yo creo que la defensa del territorio es el primer paso para la organización de la alternativa. Si no hay primero defensa del territorio, del entorno, ya no hay posibilidad de organización alterna al modelo del capitalismo extractivista”.

La lectura refiere los daños del extractivismo tanto dentro de los denominados gobiernos progresistas, pero también en los neoliberales, estos últimos, que han gobernado México y Zacatecas en los últimos años, al adoptarse también por partidos políticos de izquierda, de derecha o de centro.

A nivel Latinoamérica comentó respecto de los casos de los gobiernos progresistas en sus variantes “bolivarianas más socioliberales”, en los últimos años basaron su economía en la renta producto de sus recursos naturales, “en los precios altos del petróleo, de la soya, etc.”.

Esto permitió una cierta redistribución de esa renta hacia los más pobres mediante la que se disminuyó la pobreza durante los recientes 10 años, pero ahora los precios han bajado, y “vemos toda la debilidad de todo ese modelo extractivo que no tiene capacidad para responder a la gran dependencia del mercado mundial”.

En ese contexto económico tenso, de crisis, también se expresa una crisis política y democrática que está aprovechando la derecha.

En algunos países hubo derrotas electorales muy grandes, la de Cristina Fernández de Kichner, en Argentina, la de Evo Morales en el referéndum, en Bolivia; o la pérdida de la mayoría en el parlamento de Nicolás Maduro.

“No son poca cosa, y juntas hacen un contexto de mucha dificultad, si apostamos a profundizar el cambio social en una postura emancipadora, que sea post neoliberal, pero también que apunte a cambiar el modelo productivo capitalista extractivo”.

Franck Gaudichaud explicó entonces lo que pasa en Brasil como un resumen de lo que sucede en toda la región, donde hay una presión desde afuera, imperialista, pero también desde adentro, que aprovecha las debilidades y contradicciones de estos gobiernos progresistas.

No obstante precisó que lo que hay detrás del impeachment de Dilma Ruosseff, “es un ataque contra los intereses populares, la conquistas sociales de la última década, y contra la democracia en América Latina”.

El docente-investigador en la Université Grenoble-Alpes de Francia y colaborador en el portal rebelión.org dijo que el momento actual representa un gran peligro para la democracia en general en Latinoamérica y en particular para estas experiencias de gobierno progresistas.

“Lo que está pasando actualmente es algo muy peligroso porque estamos hablando de un golpe de estado parlamentario institucional”, donde el juicio político a Rousseff es también un ataque en forma desde la oligarquía más reaccionaria de Brasil, que utilizó este recurso institucional para volver a tomar el control de todo el poder.

Aunque el Partido de los Trabajadores al que pertenecía tanto la presidenta como su antecesor Luiz Inácio Lula da Silva pactó con estas élites, esto es, con el capital nacional y el trasnacional, a éstos no les ha bastado, actualmente con el país en una crisis económica, la oligarquía brasileña “quiere tomar todo el poder y lo hace de manera violenta, utilizando el recurso institucional del juicio político”.

Aunque todavía son procesos abiertos por los que transitan los gobiernos progresistas de Bolivia, Ecuador, Argentina, Brasil, Venezuela, un primer balance de ellos muestra su debilidad, y la de los cambios obtenidos, “frente a una derecha que se organiza, y la dificultad de romper con la matriz extractivista” en que sustentaron sus economías.

Una visión autocrítica del progresismo no debe perder de vista que “estamos ante adversarios muy potentes”, un imperialismo muy activo que tiene en los medios de comunicación corporativos un elemento esencial de la organización de la oposición derechista, y nuevos partidos en esta misma línea que forjan opinión pública.

Pero la crítica desde la izquierda no debe hacerse sólo a estas gobiernos bolivarianos, sino también a las variantes radicales dijo Franck Gaudichaud, “porque tampoco hoy día hay alternativa real país-popular desde la izquierda anticapitalista”, una dentro de la cual se reconoce él mismo.

Volviendo al caso de México agregó que el país ha aportado mucho a la reflexión sobre las alternativas al capitalismo como es el caso del movimiento zapatista que ha tenido un impacto mundial, recordó al respecto las palabras de Pablo González Casanova, quien ha dicho que actualmente se tiene “un neoliberalismo de guerra”, un contexto complejo de mucha violencia, mucho despojo que coexiste con el surgimiento de movimientos populares que resisten.

Por ello, “más que todo” quiso destacar la necesidad “de la solidaridad que tenemos que aportar a todo esta experiencia mexicana y ver que lo que pasa en el resto de América Latina, también impacta en lo que pasa en México”.

Franck Gaudichaud estuvo la semana pasada en Zacatecas participando en el 4 Seminario Internacional de Estudios Críticos de Desarrollo. Repensando el desarrollo en América Latina: Hacia un nuevo paradigma para el siglo 21.

- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias

- Publicidad -spot_img