15.8 C
Zacatecas
sábado, 28 mayo, 2022
spot_img

■ Punto & Aparte

Más Leídas

- Publicidad -

Por: FERNANDO SANTACRUZ MORENO • admin-zenda •

La libertad es el derecho de escoger a las personas que tendrán la obligación de limitárnosla.

- Publicidad -

Harry S. Truman

Era difícil definir distancias, colores, bueno, hasta sabores. El lugar era nauseabundo y era prácticamente imposible transitar, estaban unos arriba de otros, como agentes de tránsito, de esos que aplican leyes anacrónicas y que obedecen a un jefe que a ojos cerrados y sin respetar la autonomía del municipio, recibe instrucciones y las aplica, porque son emanadas del jefe mayor. Y si usted encuentra un lugar para estacionarse en alguna de esas calles del llamado Centro Histórico, ni se le ocurra, porque hay la instrucción de que nadie puede estacionarse en esas calles o avenidas y si lo hace, se llevará su infracción pero  no solo eso, tendrá que acudir a las oficinas, a pagar la multa y a darle dinero a los propietarios de las grúas, empresarios que han crecido y crecido enormemente, vaya usted a saber con qué clase de artimañas.

Le decía, era difícil definir el lugar porque no había iluminación y la calle era oscura, no había luz al final del túnel, aquél viejo, cargado con un costal (luego supe que llevaba frijol), se miraba ya cansado, pero afortunadamente logró llegar a su destino, una tiendita de abarrotes en la que pronto pudo vender su frijol, unos 50 kilos por los que el abarrotero, con cara de esos que parecen funcionarios, le dio escasos 350 pesos, ni lo justo ni suficiente para los alimentos de una semana, pero el viejo al guardarse el dinero en el descolorido pantalón, se encontró con un papel que alguien por ahí en el camino le entregó. En el papelito le decían claramente que fuera al partido, que ahí estaban repartiendo dinero, después de medio “ler” enfiló sus pasos rumbo a la Encantada, allá por donde hace años estaban las oficinas de petróleos mexicanos y casi casi en frente, unas ruinas que con el tiempo fueron rescatadas por algún personaje de la política zacatecana, ahí se construyeron las oficinas del PRI y hasta allá llegó aquel amigo.

Tenía miedo llegar porque le previnieron que la mujer era muy mal encarada, la candidata pues, pero se hizo nudo y se amarró  bien las correas y llegó por su lanita, pronto y el mismo día se le hicieron 850 pesitos, muy buenos para salir de problemillas menores. ¡Ah! pero a cambio le pidieron su credencial de elector, documento que afortunadamente no traía (porque nunca lo ha tenido), así que quitarle lo que ya le habían dado era definitivamente imposible y el hombre, antes de irse a su rancho compró por ahí en una bodega las cebollas, jitomates, chiles, papas y las tortillas, “pa’ llegar a cenar con su familia.  Se fue a su rancho y pronto le habló a dos o tres vecinos y les comentó el suceso, pero cuál fue su sorpresa: a ellos les llevaron el dinero hasta su casa, pero bueno, todos felices y con algo de recurso porque ya no tenían, el procampo ya se los hicieron de “agua”, quien sabe cuándo les toque (si les toca).

Este año ya se fue, quedan unos cuantos días y que los que gobiernan deberán de aprovecharlos, al máximo, hablarle bien a la gente, ser atentos, no infraccionar, en fin, ser buenos hijos de…Dios y de la patria para que en esta navidad “Santa” no les vaya a fallar, ta gueno”. Y a los amigos del campo sigan confiados en sus representantes, porque ya ven, en el bloqueo de Aserca, se pidió con respeto la presencia del titular de la Secretaría del Campo y del delegado de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) y nunca llegaron, esa sí fue una bofetada porque si haces las cosas dentro del orden establecido, no te hacen caso, entonces, no queda de otra, hay que agarrar el 30 30 y llegar a las oficinas por la fuerza, de alguna manera tienen que responder, porque eso de que dame la carta, siempre no habrá apoyos para tu tractor, quédate con la deuda como que huele mal, muy mal y de seguir así las cosas, al que gobierna le están aventando unas cucharadas de brasas al pecho y la cosa se les va a poner dura, muy dura para esos proyectos que tienen para 2018.

Ya les anda con el problema del precio del frijol, ahora dicen que ya anda por los 16 pesos el kilo, pero también señalan que no se puede poner un precio “piso” porque hay una ley o un organismo que se los prohíbe y mientras, los compradores externos, así les llaman ahora a los coyotitos, están haciendo de las suyas en donde pueden. Que la agricultura por contrato es una buena medida, tal vez sí lo sea, pero cuando no puedes cubrir la demanda nacional de frijol y quieres sembrar otros granoso forrajes, ¿a quién o a quiénes quieren beneficiar?, la cultura del campesino zacatecano ha sido esa, la de sembrar frijol y apartar su semilla, pero ahora los inteligentes quieren cambiar las cosas. Este año se sembraron menos de 600 mil hectáreas de frijol, la cosecha se disminuyó a menos de 50 por ciento de una cosecha tradicional, ¿a dónde vamos a parar?…

Hasta aquí mi comentario, nos veremos en la próxima entrega. ■

 

[email protected]

- Publicidad -
Artículo anteriorLos 3 amigos
Artículo siguienteJornada Inclusiva de Seguridad y Paz
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -spot_img

Últimas Noticias