17.8 C
Zacatecas
lunes, 26 septiembre, 2022
spot_img

Tortas japonesas

Más Leídas

- Publicidad -

Por: HERÓN EDUARDO DOMÍNGUEZ • Araceli Rodarte •

Si hemos de convertirnos en un destino preferente de las inversiones globales debemos rechazar a toda costa el reclamo de algunos sectores, por muy mayoritarios que sean, de la renuncia de Peña Nieto,  misma que inevitablemente se convertiría en un poderoso disuasivo; ¿pues quién invertiría en un país donde quienes desembolsando cantidades astronómicas rentan con opción a compra la presidencia de la República, sólo para ser desahuciados sin haber recuperado siquiera su capital de trabajo?

- Publicidad -

“Aportaremos nuestros mejores esfuerzos al servicio de los ciudadanos, sin amedrentarnos por juicios injustos; algunos sin duda , erróneos, carentes de fundamento, mal intencionados y que la institución armada nacional no merece”, afirmó el general Salvador Cienfuegos Cepeda, secretario de la Defensa Nacional (quien días más tarde se negó a comparecer ante el Congreso), en ocasión de la colocación de la primera piedra de lo que será el cuartel de la Policía Militar en el municipio de Escobedo, Nuevo León.

Y si bien omitió el señor secretario precisar la manera en que se aprestan los de verde a servir a los ciudadanos, tocante a los de a pie por lo visto hasta ahora bien podría ser a la plancha, a la parrilla o quizás a la igualteca, o séase al carbón.

Lo que sí resulta deplorable es el triste caso de las fosas clandestinas, y no porque evidencien la ausencia de un Estado de Derecho, graves violaciones a los derechos humanos u otras cantaletas, como solía llamarlas el insigne estadista Felipe Calderón, sino por cuestiones de real y verdadera importancia, como por ejemplo su impacto negativo en la industria funeraria, misma que al generar innumerables multiplicadores incide de manera decisiva en sectores tales como la industria de la construcción (léase mausoleos, capillas funerarias, etc.), automotriz (carrosas, ambulancias, etc.); las artesanías (esculturas, coronas, velas etc.) y los servicios (religiosos, legales, financieros, etc.); al grado que a partir del sexenio calderonista se ha vuelto el motor de la economía nacional, y cuyos legítimos beneficios se han visto sistemáticamente mermados por las fosas antedichas, que sustraen a las empresas decenas de centenares de clientes satisfechos, y proliferan por todo el país. ■

- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

Últimas Noticias