En Jornada Sindical reconocen a mineros de San Martín por huelga iniciada el 30 de junio del 2007

En Jornada Sindical reconocen a mineros de San Martín por huelga iniciada el 30 de junio del 2007
Aspecto de la Primera Jornada Sindical organizada por la Fundación Friedrich Ebert-Stiffung FOTO: ANDRÉS SÁNCHEZ

■ La batalla de los trabajadores no ha sido sencilla y “México tiene antecedentes de resistencia que han sido consistentes, brutales, terribles”

■ La historia del sindicalismo es una historia de sangre y de luto, por eso los colores rojinegros: Gustavo Castillo

Este viernes, durante la Primera Jornada Sindical organizada por la Fundación Friedrich Ebert-Stiffung y los sindicatos de personal académico y de trabajadores de la Benemérita Universidad Autónoma de Zacatecas (Spauaz y Stuaz, respectivamente), la ex gobernadora de Zacatecas, Amalia García, afirmó que “lo que el movimiento feminista es a las mujeres, el sindicalismo es para los trabajadores”, es decir, el espacio para luchar por sus derechos.

El evento se llevó a cabo en reconocimiento a los mineros de San Martín, Sombrerete, por el triunfo de la huelga iniciada el 30 de junio del 2007, ya que fue reconocida por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) luego de múltiples intentos de la empresa por desconocerla.

A propósito de la presentación del cómic “Reforma laboral para todos”, autoría de Pablo Franco Hernández, expuso que la batalla de los trabajadores no ha sido sencilla y “México tiene antecedentes de resistencia que han sido consistentes, brutales, terribles y los movimientos importantes fueron los movimientos sindicales de Cananea y de Río Blanco”.

En el caso de Cananea, recordó que el reclamo era por la diferencia salarial respecto a los que se pagaban en Estados Unidos, donde las condiciones laborales tenían concesiones importantes, mientras que en México tenían condiciones miserables. En Río Blanco, agregó, eran empresarios mexicanos los que explotaban a los trabajadores.

Indicó que el espíritu por la defensa de los derechos de los trabajadores en México proviene de la corriente socialista en el mundo, pues la defensa de los derechos de los trabajadores puso en el centro el derecho a tener garantías y al mejoramiento de las condiciones de trabajo.

Sin embargo, recordó que en el siglo pasado, muchos sindicalistas fueron acusados por el régimen político de extorsión social y fueron encarcelados hasta 11 años, sólo por exigir el derecho a la libertad sindical.

Incluso indicó que durante mucho tiempo no se reconocían los derechos laborales como derechos humanos, pero “aunque fuera como agua en un río subterráneo, ese deseo, esa batalla por la libertad sindical y por el derecho a una negociación colectiva, se mantuvo presente”.

“Yo diría que lo que el movimiento feminista es a las mujeres, el sindicalismo es para los trabajadores. Es decir, es el espacio para dar la batalla por los derechos de las personas trabajadoras”, expresó.

Vía remota, comentó que México llegó a tener uno de los salarios más precarios en Latinoamérica, lo cual también formaba parte del entramado de control de los trabajadores.

Indicó que, durante mucho tiempo, el orgullo para los presidentes mexicanos era la contención salarial, el charrismo sindical, los contratos de protección y que no hubiera huelgas.

Por su parte, el abogado Gustavo Castillo Vera se refirió al cómic “Reforma laboral para todos” y comentó que es un libro que le recordó a obras de Rius, sobre todo por el lenguaje coloquial y divertido y “este texto nos divierte y enseña a la vez”.

Expuso que las crisis recurrentes en la economía “hacen temblar el derecho de trabajo, pero también a la seguridad social. Y ahora es elevado a un rango de derecho humano, solo que en la historia del derecho laboral debería de tener en consideración que tiene una deuda: hay muchos trabajadores todavía sin seguro social”.

Cuando se habla de sindicatos, dijo que comúnmente se piensa que el sindicato es la colocación de una escalera sobre otra para que el líder llegue a la altura del patrón, pero a lo largo de la historia fueron los trabajadores organizados los que pelearon el derecho del trabajo.

“La historia del sindicalismo es una historia de sangre y de luto. Por eso los colores rojinegros. Las masacres a finales del siglo 18 y siglo 19 dan cuenta de que el Estado siempre ha estado apegado hacia la clase burguesa o capitalista”, dijo.

En el evento participaron también José Juan Martínez Pardo y Carmen Saucedo, secretarios generales del Spauaz y del Stuaz, respectivamente, quienes manifestaron que la trascendencia en las modificaciones de una ley depende en gran medida del grado de conciencia que tengan los agremiados a un sindicato.

En ese sentido, Martínez Pardo comentó que la reforma laboral reciente ha derivado en un cambio a lo que estaban acostumbrados en la vida sindical, pues ahora los obliga a adecuar sus estatutos en temas como transparencia, rendición de cuentas y claridad en el modelo de elección.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ