Las personas desaparecidas: sin prioridad del Estado

Las personas desaparecidas: sin prioridad del Estado

¿Qué efectos tiene que un miembro de la familia esté desaparecido? La idea que un grupo delictivo o fuerzas del Estado levanten a una persona y termine en alguna de las incontables fosas clandestinas acaba con la vida de miles de familias. Según el registro de personas desaparecidas se calcula que 91 mil personas están no-localizadas desde el 64. Y en 8 estados, Zacatecas entre ellos, se concentra el 76 por ciento de las desapariciones. Sinaloa, Sonora, Tamaulipas, Jalisco, Michoacán, Nuevo León, Guanajuato, Estado y Ciudad de México, y así: las entidades que coinciden con la presencia funesta del crimen organizado. Los estados donde escurre la sangre y se hunden las familias en la densa oscuridad de la angustia. Una familia que pierde una persona queda suspendida: ni el duelo pueden elaborar. Sufrimiento.

Existe una ley de desaparición forzada y de desaparición cometida por particulares, y no se ha logrado que se constituya un sistema de búsqueda efectiva. Los familiares se organizan solos para buscar a sus hijos o hermanos o padres. Buscar es una actividad de alto riesgo porque implica enfrentarse a la monstruosa red de criminales que han sido bestializados y, en muchos casos, asesinan a los buscadores para evitar que las investigaciones los impliquen. Los matan para evitar la verdad. Saber la verdad puede traen no sólo justicia sino elaboración del duelo. Con la verdad se puede salir del limbo que tiene la vida suspendida en la nada: descansar. En este caso, la verdad libera. Si una ley no construye instituciones efectivas para la búsqueda o la prevención de las desapariciones, de poco sirve.

¿Quiénes son las víctimas de la desaparición? Evidentemente los desaparecidos, claro está. Sin embargo, toda la familia es también víctima de ese atroz acontecimiento. Y el Estado debe atender no sólo la búsqueda de la persona desaparecida, sino también acompañar y atender a las familias. Y ahora mismo, las víctimas que sufren la desaparición de un familiar están prácticamente abandonadas. No hay búsqueda ni contención. El Estado nos ha abandonado a las manos de hordas delictivas que imponen el terror en estos 8 estados. Una muestra del abandono no sólo es el resultado incontenible de personas no encontradas, sino el presupuesto lleno de ceros en estos renglones. En los 17 programas prioritarios de gobierno federal no está contemplado ni el tema de violencias ni las desapariciones ni la búsqueda ni la atención a las víctimas. Ese dolor y azote no está en las prioridades.

Es claro que la verdad es esencial para abordar este problema: ‘verdad’ significa ‘aparecer’ de un saber o una esperanza o un alivio. Pero, ¿una ‘comisión de la verdad’ es suficiente para las dimensiones de este problema? Parce una manera de suavizar a la prensa más que enfrentar el problema. Si no hay interés desde el ejecutivo en el tema, el legislativo puede reelaborar las leyes mencionadas para dotar al país de instituciones que tengan mayores capacidades de atender este hoyo negro social. En este momento hay ocho estados donde a la entrada hay un letrero que dice: “en este lugar olvide toda esperanza”, como puso Dante en su antiguo poema.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ