Editorial Gualdreño 490

Editorial Gualdreño 490
Javier Acosta. Foto de Eusebio Acosta.

“Comencé a escribir al mismo tiempo que me comenzaron a salir espinillas. Estaba servido el coctel: un puñado de poemas memorizados por capricho paterno, una pizca de desesperación amorosa y una congénita predilección por el aislamiento. Quieras o no, la lectura y escritura te alejan —del mundo y/o de ti—. En mi caso, la escritura sirve de pretexto para evitar socializar”, así respondió Javier Acosta a Armando Salgado en La Gualdra 369, cuando este último le preguntaba en la entrevista en qué momento había empezado a escribir poesía. Javier no ha dejado desde entonces de escribir, de investigar y de dar clases, comparte su conocimiento y sensibilidad por donde quiera que va.

Su labor como poeta ha sido más que fructífera, nacido el 16 de junio de 1967, en Estancia de Ánimas, ha vivido en la ciudad capital la mayor parte de su vida. Es Licenciado en Derecho y Maestro en Filosofía e Historia de las Ideas por la Universidad Autónoma de Zacatecas -lugar en donde es profesor e investigador desde 1994- y Doctor en Filosofía por la Universidad Complutense de Madrid. En 2006, obtuvo el Premio Nacional de Poesía Ramón López Velarde por su libro Regla de Tres; además, entre sus premios más importantes están también el Premio Bellas Artes de Poesía Aguascalientes en 2010, por el Libro del abandono; el Premio del Concurso Nacional de Poesía Enriqueta Ochoa 2018 por Ahora caigo; y el Premio Nacional de Poesía Juan Eulogio Guerra Aguiluz, otorgado por la Universidad Autónoma de Sinaloa, por el libro Viejos comiendo sopa, en 2019, entre otros. 

“En cuanto a mis preferencias como lector, encuentro que leo pocas novelas, pero luego, cuando encuentro una buena, no me la acabo. Casi siempre estoy leyendo poesía o ensayo. La elección de lecturas es simple, un libro te lleva a otros. Un libro te lleva a la biblioteca. Borges decía eso, que no existe el libro, sino la biblioteca. También concibió el Libro de Arena, que los contiene a todos. Yo empecé a leer cómics. El primero que me atrapó fue Kalimán. Es fácil. Con el tiempo Kalimán te lleva al Siddhartha de Hesse, espérate poquito y Hesse te lleva a los Vedas, los Vedas a Roberto Calasso, Calasso a Homero, Homero a Borges y Borges a la Biblioteca. Para cualquier lector la cadena es infinita”, continúa en la entrevista que le invito a leer nuevamente para que conozca más de este escritor que además es un extrordinario lector y que este lunes 16 de agosto, a las 10 de la mañana, recibirá por parte del Ayuntamiento de Zacatecas la Medalla al Mérito Literario Poético Roberto Cabral del Hoyo, en el marco del aniversario 108 del natalicio del poeta zacatecano. 

Nos llena de alegría que Javier Acosta sea reconocido con este premio en una ciudad que ha hecho suya y a la que tanto ha aportado con las labores que realiza, no solo como escritor de poesía, sino como profesor universitario y formador de futuras generaciones de poetas. Debo señalar que Javier ha coordinado talleres literarios de los cuales han surgido algunos poetas zacatecanos que han recibido también, como él, el Premio Nacional de Poesía Ramón López Velarde, lo que habla de su buen hacer desde estos espacios en los que la poesía sigue trabajándose como una estrategia de vida para promover, entre otras cosas, la belleza y la armonía. Javier Acosta recibe esta medalla que el año pasado obtuviera también su maestro José de Jesús Sampedro y segura estoy que a Sampedro le debe de llenar de felicidad enterarse de este reconocimiento. 

Hace poco tuve la oportunidad de entrevistarlo para el programa Desiertos Intactos, ahí Javier Acosta nos habló de Ramón López Velarde, a propósito del centenario de su fallecimiento, y yo lo invito, estimado lector, a que vea esta breve charla en la que destaca que traer a la memoria a los poetas es recordarlos, que recordar es “volver a pasar por el corazón” su imagen y su memoria; de ahí que el hecho de que esta medalla que hoy recibe Javier -con el nombre del poeta Roberto Cabral del Hoyo- también contribuye a volver a pasar por el corazón de los zacatecanos a quienes han hecho de la poesía una forma de vida. Muchas felicidades, Javier.

Que disfrute su lectura.

1 “Devenires en la poesía de Javier Acosta”, por Armando Salgado, en La Gualdra 369. https://ljz.mx/2019/01/28/devenires-en-la-poesia-de-javier-acosta/

2 Ver: Desiertos Intactos | Ramón López Velarde | Capítulo 8, en: https://youtu.be/YY7P_O_OCoA

https://issuu.com/lajornadazacatecas.com.mx/docs/la_gualdra_490

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ