Con la música en la sangre

Con la música en la sangre

La Gualdra 490 / Río de palabras

Para Mario Morones, con solidaridad y cariño

Se paralizó de pronto, no podía creerlo, el niño en cuanto escuchó el sonido del violín empezó a calmar el llanto que durante toda la noche les había impedido dormir tanto a ella como a su marido. Debe ser por el sonido agudo y sostenido, pensó. Como nunca antes agradeció a la vida el vivir en un barrio de músicos. El niño embelesado con el sonido por fin pudo conciliar el sueño que en toda la noche por más arrullos de su madre no pudo conseguir. La madre realizó sus faenas sin pendiente, hasta pudo tomar, tranquilamente, la siesta que tanto había ansiado desde que dio a luz. Llegó la noche y el barrio se quedó tranquilo, todos los vecinos trabajaban en el “hueso”: serenatas, tertulias, fiestas, restaurantes. Así que el silencio volvió a reinar. Pero entonces volvió el llanto, el niño comenzó a llorar una vez más. La madre empezó a tocar el piano; su esposo era músico, afinador y laudero, oficio más que conveniente en ese punto de la ciudad, aunque a ella, llegó a confesarlo una noche después de ver llegar a su marido pasado de copas mientras por la mañana había recibido el asedio de los cobradores: no le gustaba la música. Al primer sonido de las notas volvió a cesar el llanto, niño y música eran uno solo. Luego de que se quedó dormido, la madre se durmió a su lado, mirándolo con ternura su asombro se convirtió en certeza: este niño había nacido con la música en la sangre. 

https://issuu.com/lajornadazacatecas.com.mx/docs/la_gualdra_490

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ