Reto de la UAZ: pensamiento científico e innovación ante la pandemia

Reto de la UAZ: pensamiento científico e innovación ante la pandemia

El manejo de la pandemia necesita un creativo equilibrio entre cuidado de la salud y las necesidades emocionales, educativas, económicas y culturales. En una situación donde se está disparando la brecha de la desigualdad en los alumnos que cursan sus estudios profesionales en los cuales se despegan aquellos estudiantes que tienen recursos para acceder a formación por medios alternativos y aquellos que dependen de las actividades escolares para lograrlo. Esto no es ‘un detalle’ sino que se trata del futuro de esos profesionistas que entrarán en selvática competencia al egresar. La calidad de vida de los jóvenes se ve afectada con el encierro y lejos del esencial ser social que todos somos. La parálisis de la economía regresa en forma de precariedad que impide a los jóvenes seguir estudiando: deben interrumpir sus estudios para conseguir el sustento de la vida diaria. Vivimos un mundo que es un sistema omni-conectado: economía, emociones y educación dependen unas de otras.

Si los profesores y alumnos están vacunados, no hay muchas razones para seguir en confinamiento. El caso de los alumnos de bachillerato y secundaria no entran en este juicio. Pero si maestros y alumnos tienen la vacuna se cuenta con la base para soportar una estrategia de regreso sumando un modelo de protección efectivo. ¿Y cómo obtener esto último? Pues con un poco de sentido de ciencia: un modelo de protección se contrasta en la experiencia, se estudia dicha propuesta de acción y se valida en la realidad. Se mide y explica el factor que contagio resultante, se toman medidas pronósticas y se retroalimenta el protocolo de seguridad sanitaria para que sea altamente efectivo. En una Unidad Académica se toma un grupo académico como grupo de control (piloto) y se ve en forma metódica, cuántos contagios hubo, por qué fueron, en qué circunstancias y cómo se podrían evitar. Si en este experimento resulta que los contagios son pocos y los factores son evitables, entonces este nuevo conocimiento de precisión se incorpora al modelo de protección y ya: listos para regresar todos a clase.

Sin embargo, mientras el regreso ocurre, las clases deben cambiar la calidad actual. Los alumnos se quejan amargamente de ausencia docente, monotonía, cursos sin interés del profesor y cosas por el estilo. Así, es vital que a la brevedad la universidad se asegure que las clases en ambientes virtuales eleven su calidad, que no está demás comentar, los recursos técnicos son amplios para hacer clases llenas de estrellas y calidad suprema. Esto es, la virtualidad ya no es pretexto para tener malos cursos. Los ambientes virtuales han logrado recursos de película, pero no se usan. En otras palabras, una medida que la UAZ debe emprender es capacitar de forma intensiva a todos sus docentes en herramientas y habilidades para la virtualidad educativa. En suma, de una institución de educación superior, se espera, que actúe sobre la base de pensamiento científico y promueva la innovación en la solución de los problemas.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ