Librería Don Quijote, un remanso del conocimiento

Librería Don Quijote, un remanso del conocimiento

Mucho se habla en estos rumbos y se afirma, sin el menor asomo de pudor, que Zacatecas capital es una urbe dedicada a la promoción de la cultura, se le ha nombrado Patrimonio Mundial Cultural y este año ostenta el pomposo nombramiento de Capital Cultural de América. Cualquiera se va con la finta de que deveras aquí se respira, se absorbe y se suda cultura, dado que existen todas las condiciones para que esto sea cierto y la Bizarra Capital pueda pavonearse muy oronda afirmando y confirmando estos epítetos. Como en todas las demás partes del país, se cree que hacer cultura es importar eventos de parangón o traer a grandes artistas y a algunas vacas sagradas en el terreno del conocimiento de las artes y de las ciencias, pero la realidad es que esto está lejos de significar que tal o cual lugar escurre cultura. La verdadera cultura es la que nace horizontalmente del sentir de los que crean arte y conocimiento desde una perspectiva regional y luego la proyectan hacia alturas insospechadas para luego trascender más allá del entorno local.

Y no es que estas manifestaciones no existan, porque las hay en cada rincón de la ultra barroca metrópoli, pero la mayoría de creadores locales ven inhibidos y a la larga desvanecidos, sus sueños de trascender. Lo que no es privativo del entorno íntimo de la ciudad. En entregas anteriores, se analizó el ejemplo de los teatros. De nada sirve tener la infraestructura si esta no es utilizada correctamente. De esta manera los artistas se encuentran cada vez más desamparados y la sociedad se pierde en espejismos seudo culturales porque no recibe ofertas de conocimiento para que las viva a plenitud.

Otro de los factores que inciden en este fenómeno que es a su vez causa y efecto es el alejamiento del hábito de lectura del ciudadano común y corriente. Los mexicanos ocupan el lamentable y bochornoso penúltimo lugar de los países que forman parte de la Organización para la Cooperación de Desarrollo Económico (OCDE). Lo que quiere decir que en este país no solo no se lee, sino que no se entiende lo que se ha leído. Así que no hay que repartir culpas, sino hay que buscar soluciones.

Y un buen ejemplo de esto es el esfuerzo que hace el Lic. Roberto Sánchez con la Librería “Donn Quijote”, que se encuentra en la calle Villalpando. En este lugar, no se venden solamente los textos que se comercializan, sino que se ha transformado en un espacio de estudio y de consulta para ciudadanos ávidos de conocimiento y de pasar un buen rato en torno a sesiones de lectura, realización de tareas escolares, formación de grupos de estudio y creación basados en el hábito de la lectura y la comprensión de la misma. Para amenizar los momentos de cultivo del conocimiento se puede disfrutar de un excelente café y de infusiones originales con recetas de la casa, sobresaliendo una original bebida a base de cafecito, llamado “Dulcinea”. Está de más decirle que bajo estas condiciones se pasa la gente un muy buen rato.

Dos aspectos extraordinarios que sobresalen es la oferta gourmet de los desayunos rupestres, confeccionados con alimentos sanos y que rompen radicalmente con las evolucionadas costumbres de las comidas especializadas cada vez más complejas y complicadas que a su vez generan complicaciones gástricas y de salud.

Y un aspecto sobresaliente es que se ha vuelto costumbre que cada miércoles haya eventos que tienen que ver con la cultura y las artes: presentaciones de libros, recitales de poesía, conciertos de música y canciones tradicionales y la presentación de obras de Teatro. Loable el esfuerzo que sería bueno multiplicar para que, poco a poquito se pueda presumir que se está haciendo cultura.

¿Verdad que suena bien?

Y para rematar lo anterior, escrito en prosa, se lo confirmo en rima con las siguientes décimas:

Zacatecas resplandece
en la altura de sus cerros,
se confunde con el cielo
y de sueños abastece.
Entre fantasías se mece
al vaivén de los rincones
que marcan sus callejones
y sus soberbias casonas,
los matices se amontonan
y explotan las ilusiones.

Nace por Santo Domingo
una calle singular,
que a la Alameda va a dar
muy recta y sin tanto brinco.
Si se observa con ahínco,
hay mansiones agradables,
la Ciudadela es notable.
Destaca la Cineteca
y también la Fototeca
con eventos memorables.

Y entre viendo y caminando,
encuentra uno un gran tesoro,
que luce con gran decoro
en la calle Villalpando.
Y se siente galopando
en pleno siglo veintiuno
brillando como ninguno
la presencia de “El Quijote”,
que es de la cultura un brote
y de la cordura ayuno.

Librería que ofrece tomos
de excelsa sabiduría,
hay además, quién diría,
café y té de muy buen tono,
un desayuno con todo
que da la Naturaleza,
productos que con esmero
le prepara el mero mero
de esta fuente de riqueza.

Pero no se queda allí,
se ha vuelto sede de muchos
que se quieren volver duchos
y mostrar un potosí.
El miércoles, por aquí,
el arte es enriquecido
el saber fortalecido
con evento cultural.
Ahí hay mucho que ganar
con tanto tema aprendido. ■

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ