Contra el bloqueo y a favor de Cuba: otro mundo es (debe ser) posible

Contra el bloqueo y a favor de Cuba: otro mundo es (debe ser) posible

Cuba ha logrado sobrevivir a través de los enormes cambios en los últimos 70 años. La revolución cubana tuvo lugar en plena guerra fría, cuando el mundo se dividía en dos bloques de poder: el pacto de Varsovia (socialistas) y la OTAN (capitalismo). Cada bloque contaba con una zona de influencia y los llamados ‘países no alineados’. Este país pasó por crisis que estuvieron a punto de provocar una guerra caliente, como el delicado caso de la conocida ‘crisis de los misiles’. En esos momentos, Cuba era vista por los EEUU como ‘la amenaza del otro bloque de poder’ en la zona de influencia norteamericana, justo a 90 millas de su territorio. En esos tiempos la isla era apoyada por la Unión Soviética en el empuje de su emergente economía: compraban azúcar, donaban tecnología y becaban académicos.

Sin embargo, después de que la Unión Soviética cae en insolvencia económica, fracasan los planes de reformas progresistas y termina colapsando en los 90’s, la situación del mundo cambia: cae el mundo llamado socialista (en los que en realidad había un estatismo autoritario) y triunfa el bloque encabezado por EEUU. En otras palabras, deja de haber guerra fría y los dos bloques de poder enemigos, dan paso a tres polos en competencia, pero todos capitalistas: Asia, Europa y los propios Estados Unidos. El llamado ‘fantasma del comunismo’ desaparece. Con esto último también desaparece la justificación con la cual los norteamericanos impusieron el bloqueo económico a la Isla. En pocas palabras: la guerra fría que daba justificación ideológica al bloqueo económico a Cuba terminó; entonces, ¿por qué no terminó el bloqueo?

El discurso de ‘la defensa de la libertad’ que aducen para afectar a los cubanos e impedir que puedan despegar en su desarrollo económico y social es una verdadera impostura, cuando EEUU sostuvo y alentó prácticamente todas las dictaduras militares en América Latina. Berdaberry en Uruguay, la eterna dictadura de Strossner en Paraguay por más de 35 años, el terrorismo de Estado de Videla en Argentina, Trujillo en Dominicana, Somoza en Nicaragua, Torrijos en Panamá, el grito herido de los salvadoreños y, claro está, la sanguinaria dictadura de Pinochet en Chile, donde se realizó el piloto del neoliberalismo. Después de que todas las dictaduras apoyadas y dirigidas por Estados Unidos, ¿ahora justifica la agresión al pueblo cubano en nombre de la libertad? ¡Es grotesco!

Cuba tiene la más alta tasa educativa del continente, la cobertura universal de salud, quien fabricó una vacuna contra la peste del siglo 21, no tienen crimen organizado, y regala servicios sanitarios en el mundo, ¿y es tachada porque no tiene sistema de partidos políticos? Preguntemos a la estulticia: ¿la democracia debe tener necesariamente sistema de partidos? ¿O puede haber democracia con un sistema de representación distinto a los partidos políticos? Si la representación es por territorios o sectores sociales y no por partidos, y toda la población se siente representada en el espacio parlamentario, ¿es ilegítimo? ¡Claro que no!

Antes de la revolución, Cuba era un burdel de las mafias que operaban en Estados Unidos, y se convirtió en la esperanza de todo el continente donde ni una sola persona se ha quedado sin educación, ¿por qué se le sigue atacando? El valor de la revolución cubana es más que sus logros empíricos actuales, es el símbolo mismo de que se puede aspirar a la vida digna por fuera de los valores de la rapacidad del Capital, por eso es importante defender al pueblo cubano a pesar de los errores que puedan haber cometido. Rechacemos el bloqueo y apoyemos a Cuba: hermanos de la esperanza.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ