“Necesario, que la paternidad se enfoque en emociones y no sólo asuntos prácticos”

“Necesario, que la paternidad se enfoque en emociones y no sólo asuntos prácticos”
En la medida en que el contexto histórico/cultural avanza, el paradigma de las funciones parentales va evolucionando ■ foto: la jornada zacatecas

■ Aún falta mucho para que haya un nuevo paradigma, pues muchos padres están ausentes

■ Se debe borrar la visión de que lo masculino es agresivo, poderoso y proveedor: Escobar

 

“Necesitamos educar en lo emocional. No sólo informar, sino ayudar a que los niños experimenten, conozcan, acepten y expresen sus necesidades emocionales, que se nutran de esto”, aseguró Ricardo Escobar, psicólogo clínico, terapeuta infantil, con respecto a las denominadas “nuevas paternidades”.

Según el experto, para hablar de paternidad es necesario primero definir este término; en este sentido explicó que hay un aspecto biológico y un aspecto psicosocial en el hecho de ser padre: “paternar implica lo segundo, es decir, todas las acciones que lleva a cabo una persona con el fin de proteger a un ser humano en desarrollo, salvaguardar su integridad y promover su crecimiento”.

La última definición, enlazándose con una “paternidad responsable” o las ya mencionadas “nuevas paternidades”. Para Escobar, estos términos se acuñaron debido a que, en la medida en que el contexto histórico/cultural avanza, el paradigma de las funciones parentales va evolucionando.

En este tenor, “hoy en día es urgente que la paternidad no sólo se enfoque en los aspectos prácticos del día a día (alimento, casa, techo), sino también en los aspectos emocionales, en la estructura, ritmos, rutinas, contacto y presencia emocional”, sostuvo, pues “la conexión entre padres e hijos garantiza el desarrollo de la regulación de emociones en el niño o niña”, afirmó.

Por suerte, la situación es favorable y alentadora, que parece estar promoviendo lo anterior; desde su experiencia, el doctor en Psicología con acentuación en Personalidad, Diagnóstico y Psicoterapia, expuso que ve nacer “un paradigma donde papá hace equipo con mamá, donde juntos atienden todas las necesidades de los niños, desde cambiar el pañal, disciplinar, abrazar”.

Este equipo hace contraste con las prácticas tradicionales: “antes la figura de papá era la de un proveedor y de quien marca los límites; a quien había que temer que se entere de nuestras travesuras y hasta una forma de amenazar a los niños (‘si no te portas bien, le diré a tu papá’, ‘espera a que tu padre se entere de esto’, etc.)”, dijo, aunque, por fortuna, esto va quedando en el pasado.

Sin embargo, “creo que aún falta mucho”, lamentó Escobar, esto debido a que “aún hay muchos padres con esta idea de que proveer o disciplinar es su única chamba; por otro lado, el contexto aún no apoya del todo. Necesitamos entender que hay padres que están ausentes por sus jornadas laborales, no por elección, como también hay padres que eligen no estar; los últimos sólo cumplen la función biológica (procrear) pero no psicosocial (paternar)”, explicó.

Para mejorar esta situación, el psicólogo precisó que, además de ser un soporte para las necesidades emocionales de los hijos, (compañía, reconocimiento, etc.), es también necesaria la educación emocional, así como educar en género; “borrar la visión de lo masculino como únicamente algo agresivo, poderoso, proveedor, y permitir que las emociones, llorar, abrazar y amar, sean parte también, porque eso no es un aspecto femenino, sino humano; es más, creo que es justamente lo que más nos hace humanos”, sostuvo.

Asimismo, el especialista mencionó como importante “hacer algo con nuestro ritmo de vida; el sistema nos exige estar cada vez más tiempo ocupados, acelerados, sin tiempo para jugar y verdaderamente estar”; esto sin mencionar la reevaluación de conductas el “amor condicional que manejamos con los hijos, donde los amamos ‘incondicionalmente’, mientras cumplan nuestras expectativas, y les retiramos nuestro amor cuando se salen de la norma, o se equivocan”.

Para concluir, Escobar recordó que es necesario entender que “ser firmes y ser amables no son cosas antagónicas. Los padres (y madres) creen que se debe ser una u otra, y no es así; para ser amables no necesitamos ser permisivos, y para ser firmes no necesitamos ser violentos”, afirmó.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ