Reflexiones sobre la Justicia, la Política y la Democracia

Reflexiones sobre la Justicia, la Política y la Democracia

Conceptos como la justicia, la democracia y la política se encuentran actualmente muy devaluados, gracias a la desafortunada actuación de muchos políticos que han transitado en la vida pública de México y de Zacatecas. Sumamos a lo anterior, el ejercicio indebido de personas desprovistas de toda ética que han tenido la oportunidad de servir al pueblo para trascender positivamente en la historia de esta gran Nación y han desaprovechado su momento y su paso por la vida. Así las cosas, la pobreza, el desempleo y la inseguridad son producto de prácticas desafortunadas y de acciones corruptas que se han ejercido por los distintos partidos políticos y sus actores en detrimento de la República Mexicana. Hoy, los políticos siguen aplicando las enseñanzas de Nicolás Maquiavelo quién murió el 21 de junio de 1527, desde entonces, el fin ha justificado los medios para acceder al poder, permanecer en él y engañar al pueblo, aunado a sistemas de control que han emergido del clero y los medios de comunicación. Hoy quiero defender a la política, aunque estoy consciente que ella misma se salvaguarda; con tal fin, permítanme recuperar las ideas iniciales que proponía Aristóteles sobre esta práctica. De acuerdo con el filósofo griego, en política el hombre obra siempre con el fin de lograr lo que es bueno; para este gran pensador, quién considera las cosas en su origen y principio, ya se trate de la ciudad u otra cosa, es el que logra una visión más clara sobre ellas, de ahí la importancia de que los políticos estudien y se preparen en todos aquellos órdenes en los que pretenden incursionar, la improvisación no debe tener cabida en el ejercicio político, eso lo agrego yo. Uno de mis párrafos preferidos del texto La Política de Aristóteles, es el que se refiere a la prevención: “el capaz de prever debido a su inteligencia es el que la naturaleza erige en amo y señor, y el capaz de realizar tal previsión concurriendo corporalmente es el súbdito, esclavo por naturaleza; de aquí que amo y esclavo tienen el mismo interés”; hoy tenemos que hay muy pocos intelectuales y existen en abundancia los esclavos. Aristóteles afirmaba que el hombre es el mejor de los animales cuando se ha perfeccionado y, cuando se aleja de la Ley y de la justicia, es el peor de todos. Traducido a nuestra realidad tenemos que el cúmulo de hombres y mujeres que se han alejado de la Ley y que actúan fuera de la justicia, han edificado un sistema antijurídico en donde prevalece el miedo, la irracionalidad y la desesperanza. Aristóteles sentencia que la injusticia armada es lo más peligroso; el hombre nace provisto de armas que debe emplear con inteligencia y prudencia, pudiéndolas usar también teniendo a los peores fines; por lo tanto, continúa Aristóteles, si no es virtuoso, será la más impía y salvaje entre las bestias. Para defender a la política, me asisto también del maestro Giovanni Sartori, cuyo legado seguirá vigente por mucho tiempo; al referirse a los políticos, intelectuales y tecnócratas en su obra La Política, Sartori señala que en esencia, el problema consiste en cómo el saber (el que sabe) se relaciona con el poder (el que manda) y, en este contexto, describe cuatro combinaciones posibles: 1. Poder sin saber. 2. Saber sin poder. 3. Los que saben tienen también el poder. Y, 4. Los que tienen el poder también saben. En esta tesitura, Sartori afirma que, hasta el advenimiento de la sociedad industrial, los que tenían el poder, poco o nada sabían; y los que sabían, poco o nada podían. Paradójicamente tenemos pues que vamos actualmente en la vía correcta: el detrimento de la política obedece precisamente a que los que llegan al poder no saben qué hacer con él (como en los dos últimos sexenios priistas) y, los que han acrecentado un nivel intelectual por medio del estudio y el esfuerzo, poco o nada pueden hacer ya que no son invitados a participar activamente en la toma de decisiones; visto de esta forma, si la política está degradada ante los ojos de la sociedad, es porque hemos permitido el secuestro de ella por individuos que muy poco saben, por lo que desde mi percepción, llegó la hora de que los intelectuales optemos por la incursión en la vida política del país, no como un sector privilegiado, maiceado y sectorizado, sino como una verdadera posibilidad de cambio, esta última, como aspiración demandada hasta el hastío por el pueblo de
México.

[email protected]

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ