12.8 C
Zacatecas
lunes, 25 octubre, 2021

Día Mundial del Ambiente 2021: Restauración de los Ecosistemas

Más Leídas

Este próximo 5 de Junio se conmemora el Día Mundial del Ambiente, fecha en la que en otras ocasiones, hemos tenido la oportunidad de contribuir en la reflexión global orientada a lograr la consolidación de este Derecho Humano Fundamental. El ambiente como conjunto de elementos naturales o inducidos por la especie humana constituye una aspiración constante de equilibrio, de armonía y de sanidad, sin el cual, la propia vida no podría prosperar. Con el pasar de los años, hemos visto pasar una película cada vez más trágica donde las escenas y personajes se modifican en secuencias cada vez más adversas y temibles sin que en lo inmediato, aparezca un héroe que mitigue o desaparezca los agravios inferidos al entorno. Al 2030, el escenario mundial del ambiente tendrá dos grandes caminos que habremos de advertir: el de la esperanza producido por el avance en la consolidación de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible o, por el contrario, el de la consternación colectiva por no haber actuado a conciencia en la protección del ambiente en detrimento de la calidad de vida de las presentes y futuras generaciones. Lamento considerar que acorde a nuestra actuación como seres humanos, vamos más enfocados al segundo escenario y, seguramente, cuando reconozcamos la necesidad de modificar nuestras conductas, tengamos sobre nosotros una enorme lápida que reduzca nuestras posibilidades de supervivencia sobre la faz de la Tierra. Mucho tiempo ha pasado desde que en 1972 la Cumbre de Estocolmo sobre el Medio Humano, insistiera en la necesidad de reorientar el desarrollo que provocaba la contaminación de suelo, aire y agua. Hoy en día, el ambiente enfrenta diversos retos que crecen y lo amenazan, tal es el caso del cambio climático y posiblemente, sigan manifestándose otros fenómenos que pasen factura a la especie humana que no deja de mutilarse hasta pretender exterminarse, pues en la medida que dañamos el ambiente, cavamos nuestra propia tumba. Ya el Covid-19, ha demostrado su diseño estratégico para vulnerar por dentro y por fuera a cada individuo hasta llegar a causarle la muerte. De igual manera, pudieran aparecer nuevas formas de exterminio masivo teniendo como punto de partida el ambiente, pues definitivamente, estamos atentando cada día contra toda la estructura natural. No hemos entendido como sociedad y sobre todo, como tomadores de decisiones que el tiempo se agota preocupantemente, hemos sido cómplices junto con las autoridades cuando les permitimos simular y realizar acciones falaces y sin una orientación debida, lo cual está motivando un cúmulo de problemas que se entregarán a manera de herencia natural deplorable a las siguientes generaciones. De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas (ONU), este 5 de junio de 2021 debemos enfocarnos románticamente a la restauración de los ecosistemas plantando árboles, reverdeciendo ciudades, reintroduciendo especies silvestres en los jardines, limpiar ríos y costas para que de esta forma, hagamos las paces con la naturaleza. Habrá que preguntar si las grandes corporaciones, las mineras y la industria contaminante, quiere hacer declararle la paz a la naturaleza o si por el contrario y, con una visión depredadora al estilo de los setentas, quieren seguir contaminando, degradando y exterminando a sistema natural. Estoy seguro de que hoy como en otros años, no hay mucho por celebrar en el Día Mundial del Ambiente, por el contrario, cada vez más, mi preocupación es mayor y, en el caso de México, los grandes ausentes a la celebración son los municipios, aquellos que ni siquiera tienen un reglamento ambiental o personal capacitado para enfrentar los retos locales, esas demarcaciones donde prevalece la ley de la selva, donde se asientan industrias contaminantes que acaban con ríos, parcelas y con la salud de la población, o donde las mineras ejercen sus actividades a su antojo, sin límites y con la complacencia de las autoridades. Estamos muy por debajo de cumplir en México los Objetivos de Desarrollo Sostenible, ya ni que decir de Zacatecas, ya me da vergüenza insistir tanto en lo que los últimos sexenios nos han quedado a deber en materia ambiental y en otras áreas, lo cual, han generado un incremento en los problemas ambientales. Si no hay una nueva orientación al desarrollo de Zacatecas no podremos hablar de la consolidación de todas las prerrogativas inherentes al ambiente, tal es el caso del agua, la alimentación, la salud y por supuesto, el ambiente. Ojalá que el Universo se ordene y el próximo 5 de Junio tengamos un mejor escenario, con nuevas estrategias y políticas públicas objetivas, coherentes y exitosas, de lo contrario, el camino hacia el despeñadero no tendrá retorno.

[email protected]

Artículo anteriorNi chapulines ni dinosaurios
Artículo siguienteEl mito del tirano honrado
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -spot_img

Últimas Noticias