Día del Maestro

Día del Maestro

Este escrito tiene que ver con el reconocimiento que se le debe a aquellos que han invertido alma, vida y corazón en los afanes de la enseñanza. Esa serie de tareas que se ejercen de maneras que van desde la sistemática aplicación de procedimientos para mostrar a los aprendices que la información existe en el universo y que existen maneras para que los que se entregan más, más satisfacciones suelen acumular a lo largo de su cadena como mentores de gente que aparentemente viene a encontrar los caminos del conocimiento con los profesores o maestros que cumplen con esta misión.

La profesión de profesor debiera ser severamente evaluada en puntos que son vitales para el ejercicio de la misma en el escenario que requiera transformarse un lugar de “transmisión de conocimientos”. Requiere horario único y disposición de tiempo exclusivo, un conocimiento y cultura general aceptable, además de gestor y comunicador, pensando siempre en que el futuro puede construirse con buena enseñanza hacia puertos seguros. Ojalá y pronto, alguien le encuentre formas y fondos congruentes a esta complicada tarea. Pero difícilmente se puede obtener todo lo anterior si no cambian los planteamientos en el papel que juegan quienes enseñan.

Se pichicatean todos los beneficios que el enseñante debe obtener por su labor en pro de la sociedad y de la gente. Ante lo anterior, la sociedad en su conjunto pudiera replantear mejores modelos de enseñanza, partiendo del principio de que, si se logra definir que clase de futuro se elige, se estaría haciendo una mejor apuesta para enfrentar lo que venga. Y concatenados los beneficios para los profesores, magisterio, dicen, entonces las obligaciones se ejercerán con gusto y todo mundo saldrá ganando. Pero falta todo el camino por recorrer.

El problema grave, además de la precarización del docente es la falta de escenarios dignos para su ejercicio en muchas regiones del estado y del país. Si se tiene la oportunidad de hacer cambios drásticos, no hay que pensarlo mucho. Es necesario fortalecer la experimentación y la investigación en el ramo, buscando soluciones concretas, porque lo que se dejó de hacer hace ya cincuenta años, solo cambiará si se empieza a caminar ya. “Caminante no hay camino, se hace camino al andar”, dice en Cantares Antonio Machado.

Por eso es importante rescatar la labor de los maestros, sin ellos no hay cambios, todo se paraliza y el futuro palidece en lo general y el corto plazo se vuelve predecible, el caos. La dignificación de la enseñanza es un asunto urgente, más allá de burocracias y estructuras. El profe debe ser el que se las ingenie para dar solución a los problemas del salón de clases, el de la carga extra de trabajo, como la preparación y la evaluación de las clases y las horas de llenados de formas y otros requisitos engorrosos que le borran brillo y matan de a poquito las ganas de pararse en el aula. Con todas las consecuencias nefastas que esto aportará a la larga al proceso educativo.

Razones sobran para felicitar a todos los que se dedican a esta, quizás la más noble de todas las profesiones. Nobleza obliga. Pero sería mejor si entre todos los que se interesan sobre todo lo que lleva implícito este oficio, se lleva a cabo la aparición y afianzamiento de nuevas formas de hacer enseñanza. En esta tarea no importan los títulos y las líneas de mando, cinco décadas de acumulación de malos resultados reclaman una visión diferente del fenómeno al que ahora le llaman proceso de enseñanza aprendizaje, visión más amplia de los fenómenos a provocar con objetivos mejor definidos, lo que facilitaría la identificación de las tareas de docencia en el afianzamiento de un futuro educado con una sociedad que además de prevenir la aparición de fenómenos negativos, tenga la capacidad de resolverlos con prontitud y atingencia. Y para llevar a cabo este milagro, los maestros deben estar en primera línea.

El método de enseñanza es “un sistema de acciones del maestro encaminado a organizar la actividad práctica y cognoscitiva del estudiante con el objetivo de que asimile sólidamente los contenidos de la educación” Neuner (1981). ■

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ