Rentas de las escuelas de P.L. y las mesas “de los decentes” y la “del común”, (1798-1820)

Rentas de las escuelas de P.L. y las mesas “de los decentes” y la “del común”, (1798-1820)
La casa del convento de San Agustín se siguió rentando como escuela durante buen lapso de tiempo ■ foto: la jornada zacatecas

El pago de los arrendamientos de las dos casas que albergaron a las escuelas de primeras letras no siempre se hacía con la puntualidad requerida. El bachiller, Manuel de las Piedras, Vicario del Colegio de Niñas de los Mil Ángeles Marianos, que sucedió al Lic. Sánchez Meza, en uno de los tantos recibos que firmó, menciona el pago de 105 pesos que le hicieron el 20 de junio de 1798, cuyo vencimiento había ocurrido desde el 21 de julio del año anterior.1

Por su parte, la renta de la casa propiedad del Convento de San Agustín y que como hemos dicho anteriormente se ubicaba en la Plaza de Villarreal, la cobraba el Procurador del mismo. En 1798, ocupaba este Cargo el señor Mateo Álvarez, por él sabemos que el maestro que estaba al frente de la escuela que en el citado domicilio funcionaba, era don Ignacio Ramírez.(2)

Para el año de 1804, la casa de la Plaza del Pirámide pasó a ser propiedad del Ayuntamiento. Esto se deduce porque el primero de marzo del año referido se tomó el acuerdo que cuatro días después, el órgano municipal hizo saber a los Oficiales Real Hacienda quienes administraban los fondos del Colegio, en el sentido de que debería de pagar el monto de las rentas de la casa escuela que pasaban al fondo de propios de la ciudad, al Síndico Personero del Común. El adeudo acumulado para entonces alcanzaba ya seis años, “corridos desde el diez de noviembre de mil setecientos noventa y ocho, hasta otro igual día del próximo anterior año de ochocientos tres; por haber cobrado el de setecientos noventa y siete, don José de la Luz Ayala, siendo Procurador Síndico personero al mismo común”.3

En el mismo tenor, el síndico personero, Joaquín Díaz de la Serna, recibió de la tesorería principal de la Real Hacienda, el 4 de diciembre de 1806, el pago del arrendamiento de un año de la casa del municipio utilizada como escuela de primeras letras por un monto de 120 pesos.

La casa del convento de San Agustín se siguió rentando como escuela durante buen lapso de tiempo. Todavía con fecha 12 de octubre de 1820, se efectuó el pago de un tercio, según se hace constar en uno de los cuadernos de cuentas del Colegio.

Por lo que hace a su estructura y disposición física, los inmuebles en los que funcionaban las escuelas constaban de varias habitaciones. En una de ellas, separados, se sentaban en una parte los llamados niños “decentes” que no eran sino los hijos de los padres que contaban con recursos para pagar una cuota semanaria. En otro cuarto, separados de los decentes se sentaba a los de la “mesa del común”, o de los niños pobres. A su vez, a cada grupo se le dividía en dos secciones: en una se acomodaba a los que ya sabían leer (llamados lectores) y escribir (escribientes), y en la otra; los que todavía no alcanzaban estos dominios.

En la misma casa que contaba con corral para que los niños descansaran o jugaran durante el recreo, y con letrinas para que hicieran sus “diligencias”. El maestro vivía en alguna de las habitaciones contiguas al salón de clases.

Referencias:
ARHZ. Archivo de la Real Hacienda de Zacatecas.

1 ARHZ. Documento N°. 210.
2 ARHZ. Caja 14. Documento N°. 213.
3 ARHZ. “Sexto cuaderno de las cuentas del Colegio de San Luís Gonzaga de Zacatecas”. Caja 16.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ