La retórica de ‘la seguridad’ en las campañas: demagogia recargada

La retórica de ‘la seguridad’ en las campañas: demagogia recargada

En los últimos 20 años la inseguridad es un tema recurrente de campaña. En la preparación de las campañas los partidos contratan empresas de marketing político, y éstas hacen estudios de opinión y de la escala de preocupaciones, para de esta manera elaborar el discurso de la contienda. Pero ojo justo en esto: los estudios de marketing tienen por objetivo construir un discurso de propaganda política y no se conducen a generar estudios para elaborar un programa que sirva efectivamente en la solución de los problemas públicos que resultan prioritarios en los diagnósticos de opinión. En otras palabras, el fruto del marketing es una construcción retórica, no una construcción de política pública. Retórica para convencer a los electores, no soluciones para los ciudadanos.

Por este motivo, es que los problemas no se resuelven y vuelven a salir en la siguiente elección, y después en la siguiente, y así durante décadas. En esos problemas reiterados está la inseguridad. Candidatos a gobiernos municipales y estatales prometen acabar o disminuir la inseguridad, y lo hacen a sabiendas que toda la política sobre ese tema está hiper-centralizado y los márgenes de maniobra de los órdenes de gobierno intermedio y local son extremadamente limitados. Esta política está asentada desde la reforma del artículo 21 de la Constitución, así que es aún más difícil de promover modificaciones de la misma. Por tanto, de entrada, los candidatos están en una condición de simulación: prometen resolver algo en que sus competencias han quedado disminuidas. Y los márgenes de maniobra ni siquiera son puestos en acción, se trata simplemente de abierta demagogia.

¿Y cuándo les preguntemos cómo resolverán el problema de la seguridad, qué dirán? ¿Qué destinarán más presupuesto al tema? Pero del 2006 a la fecha se ha incrementado más del 500 por ciento los presupuestos a seguridad y no ha habido mejores resultados. ¿Qué darán capacitación a las policías? Pues eso tienen haciendo más de 10 años y los resultados no se mueven. ¿Qué mejorarán los equipos y harán exámenes de control y confianza? Esos son los dos ejes del programa nacional de seguridad, y los efectos nada que llegan. ¿Qué irán a las causas sociales de la delincuencia? Esto justo fue el objetivo del programa de Jóvenes Construyendo el Futuro (JCF), y después de la evaluación de diseño, ¡Modificaron ese objetivo general! Por tanto, ahora el programa JCF no tiene como objetivo disminuir las casusas sociales de la delincuencia juvenil.

En suma, los polines retóricos de las campañas están desacreditados por la experiencia. ¿Ahora qué dirán? ¿Repetirán lo mismo a pesar de saber que está sin crédito? O por el contrario, ante la imposibilidad de seguir con retórica vacía, ¿se decidirán de buscar realmente solucionar el problema de la seguridad y no sólo conseguir votos en una elección pasajera? Eso sería muy bueno, pero no creemos que ocurra. Lo más probable es que agregarán a la retórica vacua y demagogia tallada, el cinismo propio de políticos de voluntad autorreferente: sólo se preocupan por sus carreras políticas sin comprometerse con ideologías o programas, que resultan un estorbo para su adaptación pragmática a las circunstancias.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ