La Política rudimentaria se apodera del proceso 2021

La Política rudimentaria se apodera del proceso 2021

La improvisación como elemento común en las candidaturas de las coaliciones y de los partidos, ha logrado hacer crecer la brecha de indecisos que consideran poco o nada serias las opciones políticas que el mercado electoral les ofrece.

La realidad es que si bien, cualquiera que mantenga sus derechos políticos vigentes puede participar, hay un eslabón en la ley que debe regular el arribo de personajes limitados y turbios, a los espacios de decisión de los congresos y las administraciones públicas en México.

En Zacatecas pasa lo mismo, o tal vez peor, las candidaturas también son parte de una muy mala práctica de los partidos políticos para hacerse de votantes a costa de lo que sea. Los mini partidos o partidos coyunturales, que aparecen cada proceso electoral para robarse la prerrogativa o negociar regidurías o uniones de facto con los candidatos punteros, han pervertido el proceso al grado de postular a los más inesperados (por decir lo menos) candidatos a gobernar o a legislar.

Para no convertir éste texto en un teorema moral, quiero dejar claro qué, mi postura como liberal y como abogado me obliga a reconocer la capacidad de ejercicio, consagrada en la CPEUM, como indispensable e intocable, pero que también como integrante de una sociedad que ha experimentado (y lo sigue haciendo cada elección) administraciones y legislaturas encabezadas por “trogloditas del poder”, debo reconocer que hay un requisito indispensable para aspirar a cualquier cargo de elección popular y que no está en la ley:

Este requisito para mí indispensable es el Proyecto político con que se cuente y con el que se desee trabajar. Es muy triste ver como la sociedad ha confundido la política con un espacio de arribo a los privilegios, sin esfuerzo ni preparación. Y claro, es probable que el propio sistema político haya contribuido a estereotipar este concepto, pero el dinero fácil no debe darse ni en la política ni en ningún lado. Toda recompensa debe ser consecuencia del empeño y del trabajo con el que se realizó.

Miles de candidatos a lo largo del país y cientos a lo ancho del estado, estarán haciendo campaña con dinero público para promocionar su imagen y sus propuestas, estas últimas, seguramente limitadas e irreales. Muy a menudo vemos a candidatos a alcaldes proponer acciones que son atribuciones de los legisladores y viceversa. Cuando veamos por la calle, en los medios y en las redes sociales a los candidatos tratar de hacer interacción con nosotros los votantes, hagamos un ejercicio democrático y preguntémosles por su proyecto político, atrevámonos a preguntarles cómo pretenden legislar o gobernar nuestro estado. Cómo cristalizaran esas propuestas con la contrastante realidad que impera en el estado y en los municipios.

Es muy probable que los candidatos ni si quiera sepan que es un proyecto político y por lo tanto, sus propuestas de campaña sean tan limitadas como su aventura electoral. En resumidas cuentas, un proyecto político es la oferta dividida en rubros, pero bajo la premisa de legislar o gobernar para todos. La oferta política es la propuesta en cada uno de los temas que a su vez son la problemática de un determinado lugar, ligados a la realidad que arroja la situación socioeconómica, para así dar una solución acorde al contexto que se vive.

La improvisación, la falta de oficio y los muchos males enquistados que hemos estado describiendo en este texto y que están muy marcados en los candidatos y en los procesos electorales, por lo regular se distinguen por soluciones mágicas, propuestas fáciles y de corto plazo y sumamente irreales.

No permitamos que arriben a los espacios públicos de poder ambiciosos e ignorantes, que ven en la política el dinero fácil que no se han podido ganar fuera de ella. Busquemos y procuremos votar por las opciones de políticos y candidatos más serios. Con un perfil más definido y profesional y que sepamos que pueden con el paquete porque han podido con anteriores responsabilidades.

En este proceso 2021 y en esta elección del 4 de junio, démosle una lección de democracia a los políticos y premiemos a quienes han hecho las cosas bien y castiguemos a los ambiciosos e improvisados. Necesitamos verdaderos profesionales de la administración púbica al frente de los gobiernos. ■

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ