Dos escuelas públicas para la ciudad de Zacatecas (1786)

Dos escuelas públicas para la  ciudad de Zacatecas (1786)

Como bien sabe todo ilustrado, en el siglo 18 surgió un movimiento cultural que apostaba a la razón como vía para el progreso y bienestar de la sociedad, la crítica de las instituciones tradicionales y la difusión del saber. Eso y no otra cosa fue la ilustración. Sobre el último de los propósitos, el relativo a la adquisición del conocimiento, para la monarquía española ilustrar fue sinónimo de instruir. Y la instrucción debería de empezar por enseñar las primeras letras en los establecimientos que deberían crearse para tal fin.

En consecuencia, como parte de los fines que se proponían las reformas borbónicas, Zacatecas no sería ajena a la política del imperio español en el sentido de fomentar la primera enseñanza. Cuando se da la reapertura del Colegio seminario de San Luis Gonzaga, ocurrida el 24 de marzo de 1786,1 con ésta se establecen dos escuelas de primeras letras en la ciudad de Zacatecas. En ellas se seguía enseñando como en el tiempo en que los curas o frailes doctrineros y las parroquias las tuvieron a su cargo, a leer, escribir y contar. Aunque administrativamente dichas escuelas dependieron del Ayuntamiento, su arreglo y dotación de mobiliario fueron sufragados con los fondos del Colegio seminario. Estos fondos administrados por las Juntas de Temporalidades que se crearon tras ser expulsados los frailes de la orden fundada por Ignacio de Loyola estaban conformados por los réditos que generaban las hipotecas de haciendas y rentas de capellanías y casas habitaciones, básicamente.

De esos mismos caudales: “si bien escasamente dotados con respecto a que Zacatecas es un país muy caro para subsistir”, se pagaba a sus maestros conocidos también como preceptores.2

¿A cuánto ascendían los fondos del Colegio que hicieron posible la erección de los dos centros de primera enseñanza y su administración por parte del Ayuntamiento? Durante el mes de febrero de 1783, don Bernardo Faxardo y Covarrubias, que por entonces fungía como Contador de la Junta de Temporalidades y archivero general de los papeles comunes y reservados de los colegios jesuitas desaparecidos en el Reino de la Nueva Galicia, extendió un certificado en el que hacía constar la liquidación de la cuenta (estado financiero) de los fondos pertenecientes a la extinta institución jesuita.3 Dicho certificado se extendió en respuesta al “superior decreto del exmo. Señor virrey de este Reino” firmado por Martín Mayorga, con fecha de enero del año anterior. El contador Faxardo procedió, auxiliado por el corregidor de Zacatecas, don José de Miera Ceballos, a realizar el examen, glosa y liquidación del estado financiero que guardaba el desaparecido Colegio.

La data o saldo a que ascendían los fondos del ex colegio, según reportó el corregidor, era de 669 pesos, seis reales; cantidad a la que había que rebajar 362 pesos y un tomín por concepto del costo que implico pagar el trabajo para la elaboración del certificado (informe del inventario, revisión y liquidación); por lo que el líquido que quedó a favor del ramo de temporalidades fue de 317 ps. y 5 rs. Esta cantidad fue recaudada por las Cajas Reales.

Felipe Díaz y Francisco Lara, autores de una propuesta o plan de 7 puntos para la mejora de las escuelas de primeras letras, mucho tiempo después al que nos estamos refiriendo, al remontarse a su origen y los lugares de la ciudad en donde éstas se ubicaron, hacen alusión a la cédula del 27 de enero de 1795 que facultaba al Ayuntamiento la asignación de los lugares en los que se situarían las dos escuelas. Desde la reapertura del Colegio seminario, el órgano municipal comisionó para el efecto a dos personas para que localizaran dos casas a fin de establecer en ellas las instituciones de enseñanza. Además de la que se abrió en la Plaza del Pirámide (actual Plaza de Armas), la otra se estableció en la parte baja de la finca propiedad de don Manuel Ramos, ubicada junto a la Plaza de Villarreal (lo que hoy es el Jardín Independencia).4

Referencias de archivo:

1 “Propuesta para la mejora de las escuelas de primeras letras enviada a la Comisión permanente de escuelas de primeras letras, por Felipe Díaz y Francisco Lara”, AHEZ. Fondo Ayuntamiento, Serie Enseñanza, Caja 1, 5 fjs., agosto 20 de 1823.

2 Ibid. f., 1.v.

3 AHEZ.1783, Fondo Ayuntamiento, Serie Enseñanza, “Certificado que extiende Don Bernardo Faxardo y Covarrubias por la liquidación de la cuenta del 2 al 31 de diciembre de 1782, sobre los excolegios jesuitas”, caja 1, 1 fj.

4 AHEZ, “Propuesta para la mejora de las escuelas …, op. cit., f. 2

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ