La persistencia en los negativos resultados de seguridad: gobiernos fallidos

La persistencia en los negativos resultados de seguridad: gobiernos fallidos

Observamos que Fresnillo subió en la percepción de inseguridad, pasó de 91.8 a 94.8. Pero la capital también incrementó de 80 a 85 el porcentaje de las personas que sienten que su entorno es inseguro. Pero a nivel nacional las tendencias son las mismas: algunos indicadores objetivos se incrementan, sobre todo los homicidios dolosos y los indicadores subjetivos negativos no han dejado de subir.

Hay un dato que, aunque pequeño, puede servir de foco de análisis: en la capital disminuyeron los delitos del fuero común, sobre todo los de asalto a viviendas y transeúntes, justo en las zonas donde se han hecho marchas exploratorias, puesto de luminarias y algunas medidas de prevención situacional. Esos datos son analizados en la evaluación al Fortaseg del 2019. Es un dato relevante porque muestra que con algo de recursos y una estrategia medianamente planeada, se lograron resultados concretos e inmediatos. Pero los recursos destinados al Fortaseg para prevención son muy pocos. Y ahora serán ‘ningunos’. Ese programa quedó en ceros para el 2021. En cambio, las carretas de dinero destinadas a la estrategia militarizada no han dado resultados en lo absoluto.

Ahora tenemos a Fresnillo compartiendo el grupo de municipios más inseguros del país, junto a Ecatepec, Morelos y Cuernavaca. Y la guardia nacional atendiendo únicamente al 25 por ciento de los municipios catalogados como los más peligrosos. De los (casi) 2 mil 500 municipios, son 80 los que deben tener atención prioritaria. Y 300 los que tenían cobertura del Fortaseg. Así, observamos que la acción de la Guardia Nacional deja mucho que desear: no atiende todos los municipios en rojo, y donde está, los resultados no reflejan efectividad.

Alguien podía caer en la tentación de culpar a los alcaldes por el incremento de la inseguridad. Pero eso es efecto de ignorar la política de seguridad nacional. El diseño de programas, asignación de presupuestos, y control de mandos corresponde a gobierno federal. El margen de maniobra de los gobiernos municipales es muy poco, además de que sus capacidades están en la lona. Y contra esta situación, puede demostrarse que es en el ámbito municipal donde mejor se han conseguido los pocos resultados que existen. En pocas palabras: el municipio es un ámbito al que hay que apostarle porque es el que tiene mejor manejo de los territorios, pero es el que menores recursos recibe y poca capacidad de decisión tiene. El municipio está gubernativamente marginado.

La situación de la seguridad se agrava con la crisis que iniciamos, pero la estrategia sigue como si todo fuera muy bien. Estamos convencidos que un gobierno sin resultados indica una cosa: debe cambiar su diseño, programas y sus formas de operación. Durante varios sexenios se formaron gobiernos autistas que se negaban a ver la realidad, ¿estamos ante otro gobierno autista? Si el gobierno tiene la misión de cambiar la realidad (a fin de resolver los problemas públicos) y la acción emprendida no cambia nada, ¿no debe cambiar la ruta de su acción? Y si a pesar de tener evidencia contundente de que los problemas siguen igual que antes, y no modifica las estrategias, ¿no es eso autismo político? Lo claro es que todos los órdenes de gobierno han fallado. Estamos ante gobiernos fallidos.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ