A pesar de haber renunciado, regresa Emilia Pesci a la dirección del Inmuzai

A pesar de haber renunciado, regresa Emilia Pesci a la dirección del Inmuzai
En su renuncia manifestaba que el instituto requiere de una asignación “real” de patrimonio y recursos ■ FOTO: LA JORNADA ZACATECAS

■ Asegura que la Junta de Gobierno del organismo rechazó su decisión, planteada en diciembre

■ El alcalde Ulises Mejía Haro ofreció instrucciones para atender las necesidades del instituto

 

El pasado 14 de enero, Ana Emilia Pesci Martínez dio a conocer, a través de sus redes sociales, que se reincorporó al cargo de directora del Instituto Municipal de las Mujeres Zacatecanas para la Igualdad (Inmuzai), a pesar de que presentó su renuncia desde el pasado 9 de diciembre.

Por el mismo medio declaró que “hace un par de días sesionó la Junta de Gobierno de Inmuzai”, y fue entonces que se decidió rechazar la renuncia. En la misma publicación expuso que “el alcalde (Ulises Mejía Haro) ha girado instrucciones para atender las necesidades del instituto”, por lo que Pesci volvió a sus funciones en la fecha señalada.

Los hechos fueron celebrados en la sección de comentarios de la publicación, donde mujeres que dijeron haber sido acompañadas por la funcionaria, la felicitaron por su labor y la impulsaron a seguir trabajando como hasta ahora.

Al momento de presentar su renuncia, argumentó que las instituciones, antes de estar obligadas al principio de austeridad, lo deben estar en el cumplimiento de Ley y “evitar la simulación”.

Así lo hace saber una carta que la misma directora publicó en su perfil de Facebook junto a un mensaje. Como ya lo había informado esta publicación con anterioridad, en el documento, Pesci Martínez señaló que como titular del Inmuzai es su responsabilidad manifestar sus preocupaciones respecto al funcionamiento del instituto, y así lo ha hecho desde que se propuso su creación en 2017, cuando fungió como regidora independiente.

En la carta, dirigida al presidente municipal de Zacatecas, Ulises Mejía Haro, la activista escribió: “Reconozco el respaldo que durante su administración se ha brindado al instituto y a las acciones para transversalizar la perspectiva de género e implementar una política de igualdad en el municipio, sin embargo, la problemática de la violencia contra las mujeres, en sus diferentes ámbitos, tipos y modalidades, exige una intervención auténtica, donde las acciones para disminuir las brechas de desigualdad y la atención integral a las mujeres víctimas de violencia sea una prioridad”.

En la actualidad, precisó la activista, el Inmuzai cuenta con una plantilla laboral insuficiente para la que demanda que tiene, razón por la que en el mes de julio solicitó la contratación de tres psicólogas y una abogada que había prestado su servicio como parte del programa “Jóvenes Construyendo el Futuro”, sin embargo, pese al compromiso hecho, señala, la contratación no se concretó y por el contrario, se ha finiquitado a dos empleadas y un empleado más sin certeza de una recontratación.

“Comprendo que las instituciones del Estado están obligadas al principio de austeridad, pero primero y sobre todo, están obligadas al cumplimiento de la Ley y a evitar la simulación. Pese a las condiciones, gracias a su respaldo y al trabajo colaborativo, el Inmuzai ha incrementado la representación jurídica de mujeres víctimas de violencia en más de 3 mil por ciento con respecto a 2018 y en más de 300 por ciento las atenciones psicológicas”, argumenta, además de otros compromisos logrados en acciones de prevención.

“Sé que no puede dejarse de lado la responsabilidad financiera de las instituciones pero, como siempre, la atención a la problemática de violencia contra las mujeres no se encuentra dentro de las prioridades de los gobiernos y serán siempre los primeros en la lista si hay que disminuir el personal u omitir contratar más”.

El Inmuzai, concluye su carta la reincorporada funcionaria, junto con todas las instancias municipales de la mujeres, requiere de una asignación “real” de patrimonio y recursos, sobre todo de recursos humanos capacitados para la atención de mujeres y niñas, que atiendan con perspectiva de género y eviten “a toda costa” la revictimización que se fomenta con la rotación del personal.

“Conozco los límites de las instituciones y conozco mis limitaciones personales, por lo que estoy segura que el trabajo que he desempeñado al frente del Inmuzai es sumamente perfectible, más de no contar con personal suficiente y capaz, los resultados de la instancia serán sumamente limitados, sobre todo para hacer frente a las violencias que ha desencadenado la contingencia sanitaria y el reto que representa 2021”.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ