Sin bajar la guardia; no todo es la vacuna

Sin bajar la guardia; no todo es la vacuna

Ha sido un verdadero alivio el que se haya comenzado con la vacunación contra el Covid-19 en nuestro país; el rayito de luz dentro de toda esta obscuridad se ha empezado a ver; el optimismo y la esperanza de que pronto saldremos de toda esta lamentable situación que ha causado la pandemia está más cerca. Con emoción, la inmensa mayoría de las mexicanas y mexicanos esperamos nuestro turno en la larga fila para poder recibir la vacuna y sentirnos mayormente protegidos ante la enfermedad que ha causado estragos de toda índole en todo el mundo. Aunque es necesario decir, que, para salir por completo de esta pandemia, no todo depende de la aplicación de la vacuna.

Sí en realidad hemos aprendido algo de lo que nos ha enseñado la pandemia del Coronavirus, entonces debemos saber que como mexicanos y mexicanas tenemos grandes retos en diversos temas, sobre todo en cuestiones de salud; no solo me refiero a mejorar el sistema de salud de nuestro país (el cual tengo la certeza que está siendo más efectivo(, sino a todos esos hábitos y costumbres personales y sociales que debemos cambiar; esa mentalidad del mexicano que es necesario transformar; la pandemia nos enseñó de la manera más dura que debemos poner cartas en el asunto respecto a esas debilidades que como individuos y como sociedad nos han hecho de las naciones más vulnerables ante el Covid-19.

En nuestro país, hasta la redacción de esta columna, van más de 135 mil muertes por coronavirus registradas; seguramente, a estas alturas de la pandemia, la enfermedad ha alcanzado a alguno de nuestros seres queridos o a personas muy cercanas a nosotros; para muchas familias la enfermedad ha causado muchos estragos en lo económico y en la salud de sus miembros; todos conocemos a alguien que ya ha sido víctima del Covid, ya a todos nos queda claro que la enfermedad no es un invento de los gobiernos. Los positivos acumulados en nuestro país suman un numero de más de un millón y medio de contagiados. Pese a que se aceleró la construcción de hospitales en estado de abandono y se construyeron otros nuevos dedicados a atender pacientes de Covid-19, hay Ciudades de la República en donde la ocupación hospitalaria anda entre un 80 y 90 %. El personal de salud no se da abasto, está agotado, trabajando como verdaderos héroes y heroínas. Desde el principio de la pandemia se dijo que, si los contagios se llegaban a propagar de manera desmedida, el mexicano por sus hábitos, la iba a pasar mucho más mal que la población de otros países y nos podemos dar cuenta que así ha sido.

Las mexicanas y mexicanos enfrentamos graves problemas de salud que poco tienen que ver con el Sistema de Salud, sino más bien, son producto de los hábitos y costumbres del día a día y que vamos heredando de generación en generación. Nuestra sociedad padece severamente de graves enfermedades crónicas como la hipertensión, obesidad y diabetes, las cuales, con Covid o sin Covid, son la principal causa de muertes en México, todas esas enfermedades son generadas principalmente por los malos hábitos alimenticios y la poca actividad física. Se advirtió en su momento, que estas enfermedades pesarían en la salud de los mexicanos al momento de contraer Covid-19, es por eso que la tasa de mortalidad aumentó severamente para nuestro país, a tal grado que somos el 4to país con más muertes por Coronavirus . La vacuna que esta semana se comenzó a aplicar no va a combatir en lo absoluto estas comorbilidades, no será una varita mágica que haga que el mexicano prefiera el agua que el refresco, o que cambie de hábitos de la noche a la mañana, por lo que no debemos ser conformistas en lo más mínimo. El reto de ser más saludables persiste, de manera que ningún sistema de salud y ninguna vacuna del mundo harán algo respecto a las debilidades que nos hicieron vulnerables ante el Coronavirus; será una decisión personal donde hagamos que valga la pena lo aprendido en esta pandemia.

No podemos pensar en relajar las medidas sanitarias que las autoridades han determinado para contener lo más posible los contagios. Aunque haya iniciado la vacunación, no será hasta marzo del 2022 cuando todos los sectores hayan sido vacunados, por lo que no podemos dejar de cuidarnos.

En Zacatecas esta semana comenzó la vacunación contra coronavirus, primero vacunando al personal del sector salud que está en la primera línea del combate contra la enfermedad; de febrero a abril se vacunaran al resto del personal de salud y a los adultos de 60 años y más; en abril y mayo se continuará con las personas de 50 a 59 años de edad; de mayo a junio las personas de 40 a 49 años y de junio a marzo del 2022 el resto de la población.

Hagamos algo con lo aprendido en esta pandemia; no le dejemos todo el trabajo a la vacuna y cambiemos de hábitos para que cuando llegue la próxima enfermedad (que sin duda llegará) tengamos condiciones mejores. ■

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ