Trump ¿Causa o síntoma?

Trump ¿Causa o síntoma?

Desde la perspectiva que nos da la distancia, a muchos resulta inexplicable el apoyo a Donald Trump.

Su triunfo electoral fue toda una sorpresa, también lo cerrado de su derrota, y también el apoyo que recibió la semana pasada en marcha multitudinaria que terminó con el incidente en el Capitolio.

La simpatía que despierta su actuar político fuera de lo tradicional, provoca extrañeza entre quienes no asimilan que justo es eso tan políticamente incorrecto lo que convence a sus electores, hartos como están de una manera de gobernar que para bien o para mal no les convence.

Y es que poco se ha explorado ese sentir porque se ha minimizado a sus simpatizantes cuando menos en número y beligerancia.

Esto provocó que el triunfo de Trump hace cuatro años no fuera previsible para muchos sectores porque se asumió que la opinión publicada era equivalente a la pública. Y se pensó que se daría por cierto el retrato que de él se hacía en medios de comunicación aún poderosos pero cuya influencia está en continuo decremento.

Ante una prensa que no lo favorecía, Trump como individuo, y los suyos como fuerza política encontraron en internet las herramienta de comunicación que les permitieron difundir sus ideas aún si ellas no eran divulgadas o bien recibidas ante los medios tradicionales.

Pero luego de los hechos de la semana pasada, Twitter, Facebook e instagram cancelaron las cuentas del aún mandatario de Estados Unidos por considerar que había instigado a la violencia. Esto puso al descubierto una obviedad que como los buenos secretos estaba a la vista de todos, y sin embargo poca conciencia había en ello: la confianza de que las redes sociales son terreno ilimitado de libertad es excesiva e ingenua.

Si al movimiento Yo soy 132 Televisa respondía aduciendo ser propiedad privada pese a usar una concesión del Estado, más razón (jurídica al menos) asiste a quien argumenta que Zuckerberg tiene libre determinación sobre sus normas comunitarias presuntamente violadas por Trump.

Pero lo político es más complejo que eso. Se trata al final de cuentas y con independencia de filias o fobias, de un presidente en funciones que más allá de su derecho a comunicar sus ideas, es un actor político cuyas ideas interesan se esté o no de acuerdo con ellas, y si bien es plausible se les límite cuando llaman a la violencia, dar por cancelada una cuenta en lo general y no los mensajes que caigan en ello en particular sí hace una diferencia.

La debilidad política de Donald Trump y el ocaso de su mandato hace de esto una discusión más teórica que práctica. Poco cambiaría en el terreno de los hechos al menos a corto plazo, incluso si permanecieran las cuentas de las redes sociales que hoy han “cancelado” a Trump.
No obstante en el mediano y largo plazo es probable que la decisión de estas empresas sí tenga consecuencias en las fuerzas que están en el terreno del juego.

Sería ingenuo pensar que Donald Trump y sus simpatizantes no encontrarán otra forma de comunicarse y transmitir sus ideas. En una era tan diversa como la actual, no será difícil que encuentren otra plataforma, aunque se les pongan las trabas que hoy vive Parler, la red que comenzaron a utilizar.

Por otro lado, no es difícil imaginar que estas medidas abonarán a las teorías que sustentan parte de los simpatizantes trumpistas que afirman que su líder es víctima de una conspiración de las élites por su temor, según dicen, de que se descubra una red de pederastas.

La cancelación de Trump en las principales redes sociales puede ser la pizca que la teoría requería para tener verosimilitud en quienes tiene escepticismo, pero también curiosidad en ella.

Se pensará quizá que el riesgo bien vale la pena porque quitar el megáfono al incitador es como soplar al encendedor antes del incendio. Pero la pradera sigue seca y en riesgo de encenderse y propagarse más violentamente si no se distingue la causa de los síntomas, y si no tiene cauce pacífico que seguir.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ