Empoderamiento de la mujer debe verse en la amplitud de los cambios sociales: Alma Colín

Empoderamiento de la mujer debe verse en la amplitud de los cambios sociales: Alma Colín
Desde el feminismo se habla de una propuesta donde se garanticen los derechos de las mujeres bajo tres principios: igualdad, no discriminación y equidad ■ FOTO: LA JORNADA

■ Participó en el congreso Experiencias y Enfoques de Construcción de Paz, organizado de manera conjunta por la UNODC y Gobierno del Estado

 

En el marco del congreso Experiencias y Enfoques de Construcción de Paz, organizado de manera conjunta por la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC por sus siglas en inglés) y Gobierno del Estado a través de la Subsecretaría de Prevención Social del Delito, se llevó a cabo la conferencia “Empoderamiento y liderazgo VS garantía de derechos de las mujeres”, a cargo de Alma Rosa Colín.

La ponente aseguró que el propósito de su charla era problematizar la percepción que se tiene del término “empoderamiento”, esto a fin de ampliar su significado al mismo tiempo que se recuperaba su significado original, es decir, ver al empoderamiento no sólo al nivel de lo individual, sino que entenderlo como aquello que tiene que ver con la transformación social y se refiere al poder hacer y participar dentro de las esferas públicas.

Su discurso tiene que ver con las relaciones de poder, donde “las mujeres están en desventaja”, y desde el feminismo se habla de una propuesta donde se garanticen los derechos de las mujeres bajo tres principios: igualdad, no discriminación y equidad, esta última bajo el reconocimiento de diferencias por posiciones sociales que se marcan y deben exponerse para acceder a los derechos.

Mientras que la igualdad se refiere a la relación con el Estado, al ideal al que se quiere llegar donde se garantice que todos son iguales en términos de dignidad humana, derechos, aunque sean diferentes en cuanto a identidad, condiciones y posibilidades individuales.

Por su parte, el principio de no discriminación se entiende, como su nombre lo dice, por no hacer diferenciación alguna basado en sexo, raza, preferencia sexual, religión, sino que identificando dónde están las prácticas discriminatorias para saber qué hacer y cómo proceder, según explicó Colín, y además no permitir que se reproduzcan este tipo de conductas.

A todo esto se debe agregar la diversidad de género, porque según la especialista, hay situaciones que permiten mayor alcance de los derechos a los hombres con respecto a las mujeres, desigualdades que se reflejan “en los puestos políticos, o la diferencia salarial, que es de entre el 25-27 por ciento por el mismo trabajo”, lamentó.

En este sentido es de especial importancia encontrar las diferencias que se van construyendo de forma cultural, social y políticamente y que van creando una brecha de desigualdad que puede ser gradual, dependiendo del contexto y los distintivos de cada mujer.

Se debe responder con acciones de equidad y empoderamiento, que de forma ideal se debería iniciar desde el estado, “pero si la estructura social no se mueve, no dejará de haber esquemas discriminatorios”, sostuvo.

A lo que agregó que para que haya liderazgo debe haber fortalezas en lo institucional para que las mujeres puedan hacer su trabajo con respaldo; a modo de ejemplo expuso que las mujeres son quienes tienen la carga de cuidado mayor, lo que les impide un desenvolvimiento total, , aunque sólo sea con lugares de asistencia para que puedan trabajar libremente.

Tras todo lo anterior, Colín afirmó que la perspectiva de igualdad de género es una metodología que se trabaja en la política pública a fin de forjar un camino más firme para “realmente alcanzar la equidad”, generando cambios en las estructuras y, por consiguiente, tener un impacto en lo colectivo.

Para esto proporcionó “claves para el diseño de políticas con perspectiva de género”, que en esencia son dos: identificar y llenar las necesidades prácticas e intereses estratégicos. El resultado serían políticas diferenciadas, de acuerdo a las características de la población que se trabaja.

Para terminar, la ponente señaló que no hay que pensar el trabajo en masa, sino generar condiciones estructurales, económicas políticas, donde se puedan llenar y ejercer derechos para todos desde todas las dependencias, ya que independientemente de la materia que atiendan, deben identificar los actos de desigualdad que se dan en su campo y atenderlos, aseveró.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ