Pandemia, educación virtual y peripecias pedagógicas 2/2

Pandemia, educación virtual y peripecias pedagógicas 2/2

Aún no se logra dar educación
primaria a todos los niños pero
ya crearon una nueva utopía:
la enseñanza superior para todos
por ley
La Jornada México, 10/dic/2020 p. 40

Esta crisis sanitaria por la que estamos pasando, repercute en el sistema educativo de una manera drástica y dramática, a punto se está que dicho sistema se colapse; los referentes fundamentales son los datos estadísticos, aún con su alto grado de subjetividad y, la interpretación que se hace de la realidad que se vive así como el sentir de los actores del hecho educativo. La Secretaría de Educación de Zacatecas informa que 6 de cada 10 personas están satisfechas con el servicio que prestan las escuelas de educación básica durante esta pandemia, ¿será cierto?, de esta manera, cada entidad federativa cuenta con un determinado nivel de satisfacción ante esta alternativa educativa. Con todo y esto, en la realidad no podemos dejar de considerar que, el sentir generalizado es que el sistema educativo se encuentra en crisis.

Tomo como referencia las declaraciones de maestros, mismas que pueden ser extraoficiales pero que mucho tienen que ver con la realidad; varios de ellos comentan que sus autoridades los obligan a falsear información, les condicionan la designación de calificaciones a los alumnos y, lo peor, los persuaden para que no reprueben a ninguno, sin importar la condición por la que hayan pasado. En realidad, un número no determinado pero considerable de alumnos no cuentan con la tecnología adecuada para tomar sus clases virtuales y, quienes sí la tienen, no les interesa o no se sienten motivados para hacer uso de ella.

Se puede decir que tanto de parte de las autoridades educativas, así como de los maestros, se falsea la información y, dada la contingencia por la que estamos pasando, se dificulta corroborar lo que ambas partes informan. “Varios docentes entrevistados aseguran que, en realidad solo han logrado tener comunicación y seguimiento escolar con menos del 50% de sus alumnos, el problema reside en que las autoridades educativas les imputan esa responsabilidad a pesar de que hay varios factores por lo cuales muchos niños no se han integrado a las actividades escolares” (La Jornada Zacatecas, 27/oct/20. p.12). Existen casos extremos como los que declaran dos docentes: uno de educación básica, que en su grupo de 38 alumnos, solamente 5 son quienes han trabajado de manera regular, caso similar lo evidencia una maestra de educación media superior.

Me pregunto: ¿realmente existe un modelo pedagógico de educación virtual?, en caso afirmativo, ¿lo conocen maestros, alumnos y padres de familia?, el hecho de que un determinado número de alumnos cuenten con la tecnología y los medios adecuados para acceder a la educación virtual, no es garantía de que estos atiendan adecuadamente las actividades escolares; existen alumnos que con mucho esfuerzo le ponen saldo a su teléfono y, al final, no concluyen satisfactoriamente sus actividades dado que este se les agota. Si el modelo de educación virtual o a distancia estuviera bien estructurado, cimentado y justificado, ni maestros ni autoridades educativas se verían en la necesidad de falsear información, de esta manera es como el docente se enfrenta a verdaderas peripecias pedagógicas, mimas que afectan el proceso educativo y, por añadidura, alteran los resultados del mismo.

Lamentablemente, un gran número de maestros que se ven presionados por sus autoridades, no les queda otra alternativa más que simular su práctica y, al final, como producto de esta simulación, los informes que entregan son halagadores para las autoridades educativas, aunque desalentadores para los propios docentes. Reitero, todo esto es reflejo de que un gran número de alumnos no están participando regularmente en las actividades educativas virtuales, quienes sí lo hacen, medianamente cumplen con las actividades que les exigen.

En educación media superior, el problema podría parecer más grave, de entrada, desde que inició la pandemia (marzo de 2020), disminuyó notablemente la participación de los alumnos en la modalidad virtual que de manera emergente se implementó, para el ciclo escolar 2020-2021, disminuyó el ingreso de alumnos, por consiguiente, se agudizó el rezago educativo. Reiteradamente, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación la Ciencia y la Cultura (Unesco), hace notar que en América Latina se sigue estandarizando la enseñanza, situación que no favorece ni fortalece a la diversidad; esto obedece a que las prácticas pedagógicas institucionales son excluyentes y limitan las oportunidades de desarrollo.

La Unesco hace un llamado a los países de América Latina y el Caribe para que construyan sistemas educativos más inclusivos y horizontales, ello para contrarrestar las múltiples barreras a la inclusión y prevalezca así la igualdad de oportunidades educativas. El sistema educativo se encuentra muy lejos de dar respuestas diferenciadas a las diversas formas de ser, de pensar y de sentir. Desgraciadamente sigue la tendencia a homogeneizar los procesos de aprendizaje, todo esto hace suponer lo que reiteradamente he aseverado: que los maestros viven verdaderas peripecias pedagógicas donde la simulación es el común denominador.

Sin lugar a dudas, se ha demostrado que la educación virtual ha profundizado las brechas de desigualdad, por lo que se debe subrayar que las nuevas tecnologías y la educación virtual y a distancia, por las razones que sean, no han sido suficientes, han provocado una tremenda desigualdad en cuanto a las condiciones de acceso a los estudiantes en este tormentoso proceso.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ