La importancia del incremento del salario mínimo

La importancia del incremento del salario mínimo

En el llamado Desarrollo Estabilizador en México se incrementa notablemente el poder adquisitivo de los salarios hasta llegar a su punto más alto en 1976. Pero después de ese año ha sido una historia de bajada y pérdida. Los años 80 fueron un verdadero siniestro en que se perdió más del 60 por ciento del poder de compra de los salarios. Luego vino la crisis del 95 en el cual (en un sólo año) se perdió otro 10 por ciento, Luego la crisis del 2007 y los periodos entre crisis que son de estancamiento. Por ello, ahora tenemos un salario con poder de compra que equivale a un quinto del salario del 76. Y para mitad del 2020, el 48 por ciento de las personas ocupadas están por debajo de la línea de pobreza laboral: aquellos que con su sueldo no alcanzan a comprar la canasta alimentaria.

Las mediciones de la pobreza laboral exhiben la simulación del concepto de ‘salario mínimo’: un ingreso que debería estar calculado justamente por encima de la línea de bienestar mínimo. En otras palabras: las cifras escandalosas de la pobreza laboral indican que el salario no es mínimo sino nulo. Y mientras caían los salarios, muchas de las empresas grandes tuvieron altas ganancias, por ejemplo, en el periodo más devastador para el salario (83-88), empresas como Bimbo tuvieron utilidades de 35 por ciento o Frisco de 157 por ciento. Lo cual provoca el crecimiento de la desigualdad de forma brutal.

En suma, lo anterior significa que los salarios reales en México, mínimos y generales, de los últimos años no cumplen con los derechos laborales establecidos en la Carga Magna, y en las leyes secundarias que de ella emanan. Por ello es relevante la decisión de aumentar un 15 por ciento al salario mínimo para el 2021, a los cuales se agregan dos profesiones al sistema de salarios mínimos con toda justicia: las trabajadoras del hogar y los jornaleros agrícolas, con lo que ya hay 61 profesiones en este sistema. El monto pasó de 123 a 141 pesos.

Subir el salario no sólo es importante por una razón elemental de justicia, sino que además tiene efectos económicos favorables, como lo muestra la experiencia concreta de varios países similares a México, a pesar de que la torpe doctrina neoliberal los ve como meros aumentos de costos y el miedo de la inflación. Pero, ¿existe evidencia de que el incremento de los salarios favorezca el crecimiento económico y mejore la equidad social? La respuesta es un contundente ‘sí’. Por ejemplo, una de las acciones primarias de la estrategia estadunidense para salir de la crisis estuvo orientada a incentivar el desarrollo del mercado interno. Y Lula en Brasil (2003-2011), comenzó con una estrategia de mejoramiento salarial general, concentrado básicamente en los salarios mínimos. En 10 años, el salario mínimo ha aumentado 54 por ciento mientras los ingresos reales del 20 por cien de la población de menores ingresos han aumentado casi 50 puntos porcentuales. Los resultados han sido una mejora en las condiciones de vida de los estratos más bajos de la población, disminución de la desigualdad social, fortalecimiento de la llamada clase media.

Así, esperamos que esta medida tome sus frutos y se vea acompañada con estrategias que eleven la capacidad de compra de toda la masa salarial y con ello la reactivación del mercado interno que tanto necesitamos. Va.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ