Viene la vacuna: el inicio del final de esta pesadilla

Viene la vacuna: el inicio del final de esta pesadilla

El avance incontenible de la pandemia en el mundo y especialmente en México, hace que entremos en desesperación, la cual es una emoción provocada por la visión que no ve el final del túnel. Caminamos y parecía que la luz del túnel estaba en mayo con 25 mil muertos, luego seguimos caminando con el punto de ‘máximo catastrófico’ de 60 mil personas fallecidas por el Covid, y ahora hemos rebasado los 100 mil muertos y la marcha en ese túnel se sigue prolongando. No se ha logrado la solución y por ello emerge la desesperación. Autoridades impotentes y ciudadanía dividida entre angustiados y negacionistas. En este contexto, la vacuna viene a dar una esperanza que puede mejorar el estado de ánimo social, y con ello, el propio manejo de la pandemia.

La impotencia de los gobiernos continuará porque estos actúan con ‘anomia gubernativa’, la cual consiste en establecer fines sin poner los medios necesarios para alcanzarlos. Por ejemplo, si a una autoridad se le ocurre multar o castigar a los padres que no mandan a sus hijos a la escuela, pero dicha autoridad no pone a disposición de la población escuelas gratuitas, está actuando en forma anómica, porque exige fines para los cuales no pone los medios para que se cumplan. Sin escuelas gratuitas es imposible que todos los niños vayan a la escuela. Pues bien, cuando exigen que no se organicen eventos, después de 9 meses de afectación económica, es pedir que los músicos sigan sin trabajo, pero no establece un padrón para darles el apoyo necesario para que no se vean obligados por las circunstancias a contratarse para festejos o eventos. En cada decisión donde hay esta incongruencia de fines y medios, las autoridades actúan con anomia gubernativa, y por ello, destinan al fracaso las recomendaciones de cuidados.

Pero la vacuna puede ser la gran solución. Con ella, sólo será cuestión de tiempo para que esta pandemia efectivamente acabe. Ahora la prioridad cambia: es organizar todo el complejo proceso logístico para vacunar a la población. Quiénes primero y quiénes después, en dónde, quienes aplican y así, todo el proceso. Seguramente será gratuita y con un orden lógico: del personal de salud, a la población más vulnerable, hasta bajar a los mínimos la potencia de contagios.

Todos pensamos que la vacunación será la solución definitiva y segura. Sin embargo, no dejamos de pensar que este virus ha resultado atípico en muchos aspectos. Por ello, en el rincón de la duda se anida una pregunta: ¿y si no funciona la vacuna al momento de generalizar la aplicación? Sabemos que para aplicarla ha pasado por pruebas que muestran que sí funciona, claro está; empero, los comportamientos atípicos del virus causan estas dudas ácidas. Claro es que son reservas sin fundamento, pero son los reflejos dejados por los innumerables intentos fracasados de pararla. En fin, pensemos que la vacuna vendrá y en algunas 12 semanas estaremos sintiendo que la hemos librado: el inicio del final de esta pesadilla.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ