El nuevo horror en ‘His house’ y ‘Relic’

El nuevo horror en ‘His house’ y ‘Relic’

La Gualdra 457 / Cine

 

 

El cine más llamativo, dentro de la categoría de horror, es aquel que se ha permitido utilizar dicho género como una alegoría o representación de la experiencia humana. Muchos de los grandes clásicos de horror, si bien hacen uso de elementos ficcionales, también desarrollan dentro de su argumento ideas o temáticas profundamente arraigadas a la realidad.

Bajo dicha lógica, el nuevo cine de horror también ha explorado diversas facetas de la condición humana, sin dejar de lado las atmósferas inquietantes de dicho género. Resulta interesante notar que este año fueron lanzadas dos cintas, que además de encontrarse en la misma vena y tradiciones del horror moderno, se trata de producciones debuts, dirigidas por nuevos cineastas. Asimismo, ambos filmes, a su propia manera, retoman los temores y mitos de las casas embrujadas.

His house, de Remi Weekes, narra la historia de Bol y Rial (Sope Dirisu, Wunmi Mosaku), una pareja originaria de Sudán del Sur, que migra hacia Londres en busca de una mejor vida. Una vez ahí, son ubicados por un centro de acogida de migrantes en una casa pequeña, de manera provisional. Al correr de los días, ambos notan extraños detalles dentro de la casa, como sombras o ruidos que se escuchan detrás de las paredes. Tal vez algo está acechando a la pareja en la oscuridad, o puede que simplemente se trate de su inquietud al vivir en un país totalmente desconocido.

Weekes utiliza esta premisa para desarrollar temas como la alienación y el duelo, ambos resultados de los horrores dentro de la experiencia migratoria, así como de las dificultades de adaptación hacia otra cultura. El realizador deja claro que, bajo dichas circunstancias, todo mundo puede ver espectros, cuando se encuentra en un país ajeno. Esta falta de pertenencia ya se ha visto en el cine de Jordan Peele (Get out, Us), y en ese sentido, el filme de Weekes encuentra una clara conexión con las narrativas que fusionan el horror cinematográfico con el comentario social.

Relic de Natalie Erika James, parte de la desaparición de Edna (Robyn Nevin), una mujer de edad avanzada, en un pequeño pueblo de Australia, motivo por el que la policía contacta a su hija, Kay (Emily Mortimer). Ella viaja ahí en compañía de su hija, Sam (Bella Heathcote), y ambas se hospedan en la oscura y muy descuidada casa de Edna, quien tiempo después reaparece, como si nada hubiera pasado. Pero al avanzar los días, queda claro que Edna no se encuentra muy lúcida. Puede ser una consecuencia de la edad, o tal vez se trate de otra cosa, que poco a poco se va apoderando de ella, al igual que unas extrañas manchas negras que crecen en su pecho.

Tomando dicho conflicto como punto de partida, la directora funde el llamado body horror con el género de suspenso, y representa temáticas como la maternidad, la vejez y la demencia. Al mismo tiempo, propone cómo es que las personas estamos destinadas a heredar determinadas conductas de acuerdo con nuestras relaciones familiares. En ese sentido, la cinta de Erika James encuentra una clara relación con los filmes de Ari Aster (Hereditary, Midsommar), que también plantean una narrativa de horror dentro de un contexto definido por las dinámicas de familia.

Además de continuar con ciertas tendencias en cuanto a sus temáticas y estilos, lo que queda claro con filmes como His house y Relic, así como con otras películas de horror recientes es que, lo que realmente crea un temor genuino, no es un ente o aparición creados a partir de la ficción, sino aquello que encontramos en nuestro interior, pero que es enteramente desconocido.

 

 

https://issuu.com/lajornadazacatecas.com.mx/docs/la_gualdra_457 

 

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ