El Programa Sectorial de Educación 2020-2024; entre la legalidad, la legitimidad y lo legítimo (2/2)

El Programa Sectorial de Educación 2020-2024; entre la legalidad, la legitimidad y lo legítimo (2/2)

La mejor manera de decir, es hacer.
José Martí

Hablar del Programa Sectorial de Educación 2020-2024 (PSE 2020-2024), mismo que se deriva del Plan Nacional de Desarrollo 2019-2024, implica describir y analizar cuál ha sido el nivel de participación de la Secretaría de Educación Pública; las acciones y estrategias de este programa las centra en seis objetivos prioritarios:

Garantizar el derecho de la población en México a una educación equitativa, inclusiva, intercultural e integral, que tenga como eje principal el interés superior de las niñas, niños, adolescentes y jóvenes.

Garantizar el derecho de la población en México a una educación de excelencia, pertinente y relevante en los diferentes tipos, niveles y modalidades del Sistema Educativo Nacional.

Revalorizar a las maestras y maestros como agentes fundamentales del proceso educativo, con pleno respeto a sus derechos, a partir de su desarrollo profesional, mejora continua y vocación de servicio.

Generar entornos favorables para el proceso enseñanza-aprendizaje en los diferentes tipos, niveles y modalidades del Sistema Educativo Nacional.

Garantizar el derecho a la cultura física y a la práctica del deporte de la población en México, con énfasis en la integración de las comunidades escolares, la inclusión social y la promoción de estilos de vida saludables.

Fortalecer la rectoría del Estado y la participación de todos los sectores y grupos de la sociedad para concretar la transformación del Sistema Educativo Nacional, centrada en el aprendizaje de las niñas, niños, adolescentes, jóvenes y adultos.

Se puede creer que estos objetivo llevan la intención de fortalecer al Sistema Educativo Nacional, por añadidura, a los educadores y educandos; esto no podrá darse mientras constitucional e institucionalmente el Estado siga asumiendo la rectoría de la educación, peor aún, que continúe sirviéndole al capitalismo y al modelo neoliberal.

El PSE 2020-2024 habla de que en el sistema educativo cada grupo social cuenta con su propia ley –más bien son formas de legitimarse como grupo para que vean lo que podría ser legítimo para el grupo social mismo-. Otro problema del estado mexicano y que atañe al sistema educativo es que a nivel internacional se firman acuerdos y tratados con la finalidad no solo de fortalecerse como Nación, sino también como continente; el resultado de este tipo de convenios es poco satisfactorio puesto que no se cumple a cabalidad lo que dichos convenios contempla, el resultado, de suyo es evidente, los organismos internacionales registran datos nada halagadores de nuestro sistema educativo.

De entrada, el PSE 2020-2024, es considerada como una carta de buenas intenciones; habla de derechos y garantías educativas, de regionalizar la educación para contextualizar los procesos educativos, procurando así, un estado de bienestar y de bien estar. Considero que este plan le da poca importancia a la formación, actualización y profesionalización de los docentes, si bien es cierto, que considera a los alumnos como el eje central de la educación, se debe considerar también a los maestros como generadores de procesos para hacer sentir a los educandos parte importante de la sociedad.

El PSE 2020-2024, plantea la implementación del programa llamado “La Nueva Escuela Mexicana”, sus principios se fundan en una orientación integral para la regeneración Moral del País; se basa en promover valores como la honestidad, honradez, ética, libertad y confianza. Este programa podría ser el antídoto para regenerar al deteriorado sistema educativo, no basta con la derrama de presupuestos elevados ni con la implementación de proyectos demasiado onerosos y poco productivos, la prioridad debe ser el transformar las instituciones educativas y, por lo general, lo que se debe procurar en ello, es el generar proceso adecuados; de esta manera, se le daría vida al slogan que mucho pregona el Presidente de la República: “Por el bien de todos, primero los pobres” –por lo menos la pobreza ya tiene rango institucional-. Entonces, el mensaje es el preparar al pobre, sí, pero para qué, ¿para que sirva de mano de obra no calificada fortaleciendo al capitalista y al proyecto neoliberal?; de entrada, “La Nueva Escuela Mexicana” podría llevar la intención de favorecer el desarrollo humano, aunque con una tendencia; la de crear mano de obra barata.

El gobierno actual -2020- ha desatado una lucha frontal contra la corrupción, todavía esta prevalece, sigue mostrando un gran deterioro al tejido social; una manera de combatirla, es el replantear el papel de la educación, generando procesos en donde los actores del hecho educativo se involucren en una dinámica tal que, se comprometan a ser verdaderos agentes de la transformación educativa. No se podría cumplir con este precepto universal que claramente se encuentra plasmado en el PSE 2020-2024; “Una educación para todos sin dejar a nadie atrás”.

A la fecha, siguen siendo un problema los altos índices de deserción escolar y el rezago educativo, ello obedece a la presencia de dos tipos de pandemias: la sanitaria y la educativa. Sabemos que este problema es multifactorial, sin embargo, el que más pega es el de la deteriorada economía familiar. Por último, me sigo preguntando, ¿por qué el Estado debe ser rector de la educación?, por los referentes que son obvios, el Estado no le ha apostado a la educación social puesto que, si esta orientación se le diera, iría en contra de los intereses capitalistas y neoliberales. Ni al Estado ni a las autoridades educativas les ha interesado el darle una orientación con perspectiva social a la educación.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ