La Calaca en Zacatecas

La Calaca en Zacatecas

Autor: Juan Martínez López

Residencia: Concepción del Oro, Zacatecas, México

 

¿Qué haces en mi Zacatecas,
Calavera del demonio?
¿Acaso jugadas chuecas,
para crear pandemonio?

Traes dos grandes estandartes
que abanderan tu cruzada;
con virus y con maleantes,
vienes bien organizada.

¿Qué hace crecer tu crueldad?
Pregunto, ante tu presencia.
¿La brutal enfermedad,
o la bestial delincuencia?

Un digno quinto lugar
nos dejas, tras bambalinas.
Vienes el miedo a sembrar
entre fosas clandestinas.

Ya nos pintaste de un rojo
que se volvió anaranjado.
Nos manejas a tu antojo,
esqueleto desdichado.

Aunque… seamos realistas,
pues en rojo, nuestro estado
siempre aparece en las listas,
ya es un color bien logrado.

¡Ay!, Huesuda condenada,
a la humanidad entera
la pusiste en desbandada
y la correteas ligera.

Vas al mundo donde reinas,
armada con cachiporra.
Como tú nunca te peinas,
vistes de túnica y gorra.

Llegas y toda te alocas
cuando miras a tus clientes;
como llevas cubrebocas,
ya ni te lavas los dientes.

Nos quitaste los modales,
el abrazo y los besitos;
ahora somos muy cordiales,
pero… desde lejecitos.

¡Ay!, Calaca tan maldita,
con tus actos despiadados
nos vas cargando en bolita;
nos hallaste descuidados.

Actuar con crueldad y saña,
eso nunca te abandona.
Tu arma, afilada guadaña;
los virus, tu gran corona.

¿Qué más nos falta, Calaca?
¿Qué otro as traes bajo la manga?
Según a lo que veo, Flaca,
aún seguirá tu pachanga.

Ya no me hagas tantas muecas,
que, de verdad, me disgusta.
Soy del mero Zacatecas,
ya ni la muerte me asusta.

Va pasando la Flaquita,
toda escuálida y coqueta.
No salgas de tu casita,
aunque te toque la puerta.

Aunque la duda les siembre,
la incertidumbre que muerde,
que no sea el dos de noviembre,
cuando más se les recuerde.

Calaca de mis tormentos,
ya no traigas más jaquecas.
Regresa a tus aposentos,
vete ya de Zacatecas.

¿No ves que a los aspirantes
para ser gobernadores
les vas a quitar votantes?
Ya no les des más temores.

Vuelve al infierno, Calaca,
deja libre a Zacatecas,
que el diablo tu pena aplaca,
cuando te cuenta las pecas.

La Muerte no se despide,
ronda por los callejones.
Todo aquel que se descuide
se va a poblar los panteones.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ