‘Día de Muertos’ en cuarentena

‘Día de Muertos’ en cuarentena

Autora: Sareli Janeth Guerra Morúa

Residencia: Sauceda de la Borda, Vetagrande, Zacatecas, México

 

 

El Día de Muertos se acercaba y la Muerte en el inframundo se encontraba; ideaba cómo llegar a Zacatecas, aun con los problemas de pandemia.

Un plan se le debía de ocurrir para llegar sin contagiarse de Covid; pasó a las farmacias espectrales a comprar muchos geles antibacteriales. Cubrebocas, caretas y un ibuprofeno para sus alergias.

Se puso a revisar las noticias cuando vio que los panteones iban a cerrar, y a su amiga la Catrina decidió llamar.

–“Por Alejandro Tello yo quiero pasar, pero ahora, con todo esto, va a ser más difícil de encontrar”. A la Catrina, preocupada, sólo se le ocurrió decir: –“respetando las medidas de sanidad, debemos acudir”.

Se llegó el día tan esperando, el Día de Muertos ha comenzado. Los diablitos temblaban de miedo, porque la Muerte había emprendido su vuelo. La Catrina emperifollada estaba, con su sombrero y botas de gala; a asustar a los niños dispuesta se encontraba.

La noche del 2 de noviembre por el Centro Histórico paseaban. Tal fue su sorpresa que ningún alma encontraban.

Llegaron a Plaza de Armas y la Huesuda la puerta de Catedral tocaba; preguntando por Alejandro Tello, su alma aclamaba.

Derrotados, los dos caminaban, pues ninguna respuesta encontraban. Tristes y cansados, decidieron cancelar su misión, cuando frente al Congreso, ¡se encontraron un fiestón!

Gritos y sombrerazos, a muchas mujeres cantando. Era el movimiento feminista, con su unión protestando. La Calaca contenta se puso; por fin, unas cuantas almas se iba a llevar, cuando La Llorona le impidió pasar.

Bastante cansados por la caminata y con un pan Lulú en mano, se rinden definitivamente y de Zacatecas se despiden.

Se dirigen rumbo a la central de autobuses, cuando a Miguel Alonso se topan. La Catrina lo captura y la calavera su alma le roba. Como a Alejandro Tello no pudo capturar, con el alma de Miguel Alonso se tenía que conformar; al fin que también él tenía cuentas qué pagar.

Por fin, sale su autobús al inframundo; de regreso se disponen a su mundo. Por lo menos, su viaje les sirvió de paseo, y prometen regresar el año venidero.

Colorín colorado. Esta calaverita ha terminado.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ