Nueva República Desterrando el miedo

Nueva República Desterrando el miedo

Solo se desesperan aquellos que ven el fin más allá de toda duda.
J.R.R. Tolkien

Uno de los sentimientos más humanos que pueden existir, desde el inicio del homo sapiens hasta la era de la información, es el miedo. Ese que sentimos cuando la pandemia dejó los monitores para volverse una angustia física, presente en cada rincón de México. Ese temor me acompañó cada día al cumplir las obligaciones de la legislatura, cuando varios compañeros de la Cámara enfermaron. Para amigos y familiares, el terror constatado llegaba al ver más de cerca lo que el terrible COVID podía hacerle a un humano, incluso un humano sano.

Es en estas circunstancias en las que, de acuerdo con muchos historiadores, la capacidad gregaria de los seres humanos se ve comprometida y, con ella, la organización y las estructuras superiores corren enormes riesgos. Vimos con terror las noticias del enorme impacto en ciertos países cuyos sistemas de salud colapsaron, también el crecimiento exponencial de fake news, de aquellos que mediante el miedo querían llevar agua a su molino, o vimos también ese mezquino sesgo de realidad de algunos, que los llevó a, en medio de una terrible situación mundial, intentar sacar dividendos políticos. Que la senadora Téllez sea conservadora y reaccionaria es una cosa natural, pero que haya evitado a toda costa hacer un examen de consciencia en medio de esta complicada situación, es lo que debería desacreditarla del todo para ejercer cargos públicos, los servidores públicos somos precisamente los últimos que debemos abonar al clima de pánico, nuestra función es la que llevan a cabo hoy con total diligencia López-Gatell y el canciller Marcelo Ebrard.

El día de ayer México firmo acuerdos que aseguran, del inicio al final del 2021, una cobertura universal de la vacuna contra el COVID. Son pocos los países que han logrado llevar las finanzas sanas necesarias como para poder hacer, o querer hacer, un gasto tan fuerte. El gasto social, nadie lo puede negar, siempre ha sido uno de los ejes programáticos del gobierno de la 4T, y la terrible situación mundial terminó dando la razón a la izquierda que se ha preocupado por estos temas. Hoy no puedo pensar en nadie que, de manera sincera, cambiaría el plan de austeridad republicana iniciado por AMLO ese plan que tan pronto mostró su pertinencia.

México está a la par de la Unión Europea y Estados Unidos, según palabras del canciller, pero esto no se debe a que nuestro país se haya impuesto a ningún otro, sencillamente, la presencia de finanzas sanas y un buen trabajo tanto diplomático como económico aseguran a los mexicanos la tranquilidad que tanto nos ha faltado. Son históricas las ocasiones en las que las determinaciones de un gobierno marcan de manera tan profunda y tan directa el destino de tantos millones, yo no puedo más que estar aliviado de que esta pandemia haya sucedido después de la transición al México de la 4T. El material de mis pesadillas está hecho de la imagen de una administración peñista lidiando con un giro mundial de semejantes dimensiones; para empezar, olvidémonos del robustecimiento del sistema de salud mexicano que se logró en tiempo récord y con una enorme inversión proveniente de los pagos de impuestos de compañías a las que antes se les condonaba todo, luego habría que olvidarse de las medidas de prevención que ha impulsado la secretaría de salud, como el etiquetado frontal de alimentos y bebidas. ¿Imagina el cauto lector a Peña Nieto haciendo un informe diario sobre la situación Covid? ¿Cabe alguna duda de que sin las finanzas disciplinadas que ha mostrado el gobierno sería posible pensar en cobertura universal durante el primer año?

Pues bien, estamos hablando de cerca de 120 millones de mexicanos que se proyectan como vacunados al final de diciembre de 2021, y esto no se dice mucho por lo difícil que resulta de tragar, pero: no es el caso de todos, de hecho, no es el caso de la mayoría de los países. Hoy los funcionarios de nivel federal han dado la cara para cumplir la labor por la cual la ciudadanía voto por ellos, Marcelo Ebrard declara que no quiere saber nada de elecciones por un motivo sencillo, su trabajo, cuyos frutos hoy tenemos a la vista, es el objetivo primario por el cual se rige.

Aquellos que intentaban montar su reino sobre el temor están totalmente desacreditados, los mexicanos saben de sobra que nuestro país fue golpeado con dureza debido a la deteriorada salud de la mayoría de nuestros ciudadanos, a los terribles hábitos alimenticios a los que las compañías nos tenían impuestos. Sacando fuerzas de flaqueza, como pueblo hemos enfrentado a esa plutocracia perversa a la vez que enfrentamos una pandemia mundial, y poco a poco se comienza a ver la luz al final del túnel. Estos hechos, que marcarán un parteaguas en la historia de México, no pasarán en vano, hemos aprendido más de una cosa, una de ellas es que a las fake news y a los desestabilizadores sólo se les combate mediante el oficio político, la serenidad y la ética.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ